Hortofruticultura

Publicado: 16 noviembre, 2012

El Valle del Cauca tiene en este sector una de las principales claves para impulsar su desarrollo económico y social.

Las perspectivas que se presentan con los tratados de libre comercio, el incremento de la demanda mundial y las brechas aún por cubrir en el consumo local, muestran un panorama muy promisorio para las frutas del Valle del Cauca. 
 
De hecho, el impulso a este sector es un tema que se encuentra a la orden del día, tanto en el sector público, como en las agremiaciones, empresa privada y academia, que trabajan en proyectos que permitan sacarle el ‘jugo’ al universo de oportunidades  que se vislumbran. 
 
Y aunque es una realidad que el Valle del Cauca cuenta con condiciones  agroecológicas óptimas para la siembra de frutales, aún hay varias tareas pendientes si el sector se quiere explotar de la mejor manera.
 
De acuerdo con las cifras contenidas en el Plan Frutícola Nacional, el país cuenta con 7.467.765 de hectáreas aptas para la fruticultura, de las cuales 132.840 se encuentran en el Valle del Cauca. Por otra parte, las cifras de la Secretaría Departamental de Medio Ambiente, Agricultura, Seguridad Alimentaria y Pesca, dejan ver que a 2011, el área sembrada con frutales en el departamento alcanzaba 30.823 hectáreas.
 
Incrementar la anterior cifra, es una de esas tareas pendientes. Para lograrlo, no sólo hay que sembrar más, también hay que continuar con la interesante sinergia que se está generando entre la institucionalidad estatal y los esfuerzos privados que – como lo expresa Francisco José Lourido, asesor de la Sociedad de Agricultores y Ganaderos (SAG)- “están encontrando caminos comunes para jalonar la fruticultura, lo que se aprecia en alguna medida en el trabajo de las cadenas productivas”. Por otra parte, agrega: “El mercado externo está pidiendo frutas, tanto para el consumo fresco como procesadas, y para competir es urgente prepararnos  en todo sentido: comercial, administrativo, técnico  y social, pues no hay que olvidar que la producción de frutas y hortalizas ha tenido su soporte en pequeños y medianos productores que necesitan asociarse para mejorar sus condiciones productivas”. 
 
Precisamente, estas acciones se encuentran contempladas en el Plan Nacional Frutícola que formuló la SAG en 2006, el cual le apuntaba a  sembrar, en un lapso de 20 años, 26.000 hectáreas nuevas con 16 especies frutales identificadas con grandes posibilidades técnicas y financieras para su explotación en la región, pero que se había quedado en el papel, ya que, como lo explica Lourido, su implementación dependía de que coincidieran los factores políticos, económicos, sociales y comerciales,  que hoy se presentan a su favor: hay un interés del Estado de impulsar el agro al definirlo como una de sus locomotoras del desarrollo y  tratados de libre comercio que brindan posibilidades de incursionar en el mercado internacional. Además, se presenta una creciente demanda de frutas y un sector empresarial decidido a invertir en ellas.
 

”Pienso que la mesa está servida, lo que falta es que nos decidamos a hacer las cosas y a hacerla de manera excelente. Debemos hacer crecer las áreas cultivables de manera decidida con las especies de mayor potencial como son fresa, mango, piña, lima Tahití, papaya, melón y pitaya, por citar algunas, pues no podemos pretender llenar los contenedores que exige el mercado mundial con 10 ó 20 hectáreas sembradas por frutal. Además no podemos pensar que estamos solos en el mercado: ya otros como Chile, Costa Rica, Perú y hasta Ecuador, nos han tomado la delantera y tienen su fruta posicionada en el mundo”, señala Lourido.

 

 

 

La apuesta ganadora

El mundo entero demanda frutas y hortalizas y Colombia, al no tener estaciones, puede producirlas todo el año. Y por fortuna, como dice Adriana Senior, presidente de la Corporación Colombia Internacional-CCI, entidad que trabaja para impulsar el desarrollo y la modernización de la agricultultura no tradicional en Colombia,”el país ya se dio cuenta de que éste es un sector ideal para generar desarrollo, empleo y paz”.  
 
La dirigente recalca, que en todos los TLC´s  que se están firmando,  el subsector del sector agropecuario, de mayor impacto, es el de frutas y hortalizas, que crece a más del 10%  anualmente. 
 
Para que el Valle salga ganador en esta apuesta, hay que fortalecer al pequeño productor, ofrecerle acompañamiento para implementar buenas prácticas agrícolas, porque como afirma Enrique Villegas, presidente del Consejo Directivo de la CCI, “la no ejecución de estas 
prácticas puede convertirse en una barrera más severa que las de tipo arancelario”. Igualmente, se necesita mayor inversión en construcción de vías terciarias, secundarias y primarias, desarrollo de sistemas logísticos y de riego y mejoramiento de la cadena de frío y seguros agrícolas. 
 
“Obviamente, hay que aumentar el consumo local, no podemos pretender solamente cultivar para exportar porque nunca nos va a salir el 100% de una producción destinada a ese propósito. Y además, los consumidores  colombianos también demandamos productos de primera calidad”, señala Senior, quien considera paradójico que  teniendo una de las mejores tierras para el cultivo, los vallecaucanos consuman una cifra inferior  a los 190 gramos de frutas y hortalizas al día, lo que representa menos de la mitad del promedio del consumo nacional que es de 400 gramos.
 
Laderas: polos de desarrollo
 
Los expertos coinciden en llamar la atención sobre la importancia de aprovechar las tierras de ladera para el cultivo de frutas y hortalizas, dado que el 55% del área del Valle está en  esta zona y que cuando la seguridad sea un hecho real y permanente, éstas serán el verdadero polo de desarrollo del Valle, pues son tierras más baratas, con buena profundidad, buen registro de lluvias y con la posibilidad de montar sistemas de riego.
 
Estudios indican que en reforestación podrían hacerse grandes cosas, también en siembra de macadamia y se podrían habilitar muchas hectáreas para el cultivo de tomates, pimentón, coliflor, brócoli, acelgas, espinacas y cebollas. Esto podría contribuir con toda la seguridad alimentaria en el Valle del Cauca.
 

El Valle del Cauca es el mayor productor a nivel nacional de:

  • Uva 86,9% 
  • Chontaduro 69,3% 
  • Borojó 53,7% 
  • Melón 50%, 
  • Papaya 37,5%, 
  • Guanábana 22,1%, 
  • Banano 38,9%, 
  • Té 100%, 
  • Cítricos 25,9% 
  • Pepino Cohombro 46,1%  
  • Aromáticas 44%. 
Abono para el Plan 
 
En muchas de las especies identificadas en el plan, ya se está trabajando en forma individual por parte de agricultores y empresas frutícolas. Además, con la reciente aprobación por parte del  Gobierno Nacional de una  partida presupuestal de $10.000 millones para el desarrollo del plan hortofrutícola del Valle, se espera que, como dijo el Ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, “el Valle sea el emporio de las frutas tropicales”. 
 
Según informó Juan Guillermo Valencia de la Torre, Secretario Departamental de Medio Ambiente, Agricultura, Seguridad Alimentaria y Pesca, $5.000 millones, que fueron gestionados por el Bloque Regional Parlamentario del Valle del Cauca, se invertirán en la financiación de 9 proyectos con 12 especies.
 

Los proyectos son:

  1. Siembra de 300 hectáreas de papaya, piña, melón y maracuyá, en La Unión, Toro, Roldanillo, El Dovio y El Águila. 
  2. Desarrollo de las bases teóricas del plan de asistencia técnica integral para el cultivo de mango en el Valle del Cauca.
  3. Asistencia técnica integral y apoyo al sistema de riego de pequeños productores de fresa en Palmira y El Cerrito.
  4. Fortalecimiento de procesos de competitividad para la producción especializada de naranja oro miel.
  5. Asistencia técnica integral en cítricos en Andalucía, Sevilla, Caicedonia y Tuluá.
  6. Asistencia técnica integral y apoyo al sistema de riego de pequeños productores de lulo en Sevilla.
  7. Asistencia técnica para sanidad y manejo post cosecha en chontaduro en Buenaventura.
  8. Asistencia técnica integral para bananito en Dagua y Buenaventura.
  9. Asistencia técnica en el control sanitario para el clúster hortofrutícula del distrito RUT en el Valle del Cauca.
 

 

 
 

Mapa del sitio - Links de interés