Movilidad: un reto para una Cali con futuro

Publicado: 5 julio, 2012

Diseñar un plan de movilidad que integre la zona metropolitana de Cali, trabajar en cultura ciudadana y un mayor compromiso por parte de los habitantes, algunas de las propuestas.

José Pineda se traslada todos los días desde Ciudad Jardín a la planta de su empresa, ubicada en Yumbo. Para estar en su lugar de trabajo a las 7:30 a.m. debe estar abordando un MIO a las 5:50 a.m.. En la estación Torre de Cali hace transbordo a la P30A que lo deja en Menga y allí coge un bus de la empresa Transyumbo. “Me toma una hora y 45 minutos todo el trayecto”, dice. 

El caso de Diana Osorio no es muy distinto, aunque para transportarse desde su lugar de trabajo, también en Yumbo, utilice vehículo particular. Si sale a  las 6:00 p.m. de su oficina corre con la mala suerte de toparse con un trancón que, en el mejor de los casos, le permite llegar a su casa una hora y media después. “Y eso que sólo voy hasta el barrio Salomia”, dice.

Estas dos historias se repiten por montones y en todos los puntos cardinales de Cali. No es distinto, si el traslado es de norte a sur, si ni siquiera se sale de la ciudad o si se cuenta con vehículo particular. En todos los casos, hay un común denominador: la movilidad.

“Cali no puede hablar sólo de Cali.
Debe hablar de una región que vincule a Cali,
Palmira, Yumbo, Jamundí y Candelaria en un
sistema de movilidad sostenible”
Alberto Hadad, secretario de Tránsito de Cali
ALGUNAS CIFRAS

» Finalizando el 2012, Cali contaría con más de 500 agentes de tránsito que estarán trabajan bajo la modalidad de los cuadrantes; es decir, se distribuirán equipos de trabajo por zonas delimitadas previamente, donde cada comandante o supervisor, contará con un grupo de agentes aprovisionado para cumplir con sus labores.

» A finales de septiembre, el Gobierno Local aspira contar con 40 cámaras fijas en la ciudad, más las dos móviles que realizan adicionalmente control de velocidad.

» Un sistema de transporte público es más equitativo y proporciona de 2 a 3 veces más puestos de trabajo que el transporte por carros particulares.

Las obras, el mal estado de la malla vial, el incremento del parque automotor y las dificultades de operación del MIO son algunas de las muchas razones que impiden que desplazarse de un sitio a otro en la ciudad se esté convirtiendo en un verdadero reto para los ciudadanos. Y ni hablar de los accesos a Cali que presentan un embotellamiento inusitado en horas pico por la actividad industrial y educativa que se ha concentrado en las zonas.

De acuerdo con la encuesta de percepción del programa ‘Cali Cómo Vamos’ del año pasado, el 54% de los encuestados considera que en el último año (2011) se toma más tiempo que en el 2010 el trayecto a su trabajo o estudio. Además, de acuerdo con el documento Cali en Cifras, entre el 2005 y el 2010 el número de vehículos matriculados en Cali pasó de 373.936 a 504.653, es decir, hubo un incremento del 35% del parque automotor en los últimos cinco años.

“La movilidad del Municipio de Cali no puede ser entendida sin considerarse la realidad de la movilidad de su Área Metropolitana. Esa es una discusión que debe iniciarse lo antes posible. Mientras la movilidad entre los municipios vecinos y Cali ha aumentado progresivamente, no se ha planificado ni la infraestructura ni los sistemas de transporte masivo para servir a tal movilidad. Si no hay planificación es imposible enfrentarla de manera apropiada”, señala Carlos Alberto González, investigador doctoral del Centro de Estudios Urbanos de la Universidad de Cambridge y director de la firma consultora M&U Movilidad y Urbanismo.

Pero más allá de las múltiples razones, el interrogante que no pocos se plantean es si Cali podría vivir en un futuro una situación similar a la de Bogotá y qué hacer frente a lo que hoy ya está afectando a los habitantes de la capital del Valle. “Cali por sus características de tamaño poblacional y espacial está lejos de vivir una situación como la de Bogotá. Los problemas de una y otra ciudad son distintos. Por ello, Cali tiene más margen de maniobra para resolver sus problemas de movilidad. Sin embargo, en menor espacio y con menos gente, la ciudad también ha sabido complicar la vida de sus habitantes en materia de movilidad”, precisa Mauricio Vásquez, coordinador del programa ‘Cali cómo Vamos’.

DATO IMPORTANTE

“Con el fin de dar prelación a la movilización en modos alternativos de transporte, entendiendo por éstos el desplazamiento peatonal, en bicicleta o en otros medios no contaminantes, así como los sistemas de transporte público que funcionen con combustibles limpios, los municipios y distritos que deben adoptar Planes de Ordenamiento Territorial en los términos del literal a) del artículo 9o de la Ley 388 de 1997, formularán y adoptarán Planes de Movilidad según los parámetros de que trata la presente ley”.

Ley 1083 de 2006

IDEAS PARA PONER EN PRÁCTICA

» Compartir el carro con los compañeros de oficina o de la entidad. En Bogotá, la Universidad de Los Andes, por ejemplo, creó Portal Viaje, una página de internet donde estudiantes y empleados ponen a disposición el carro para compartirlo con personas de la universidad. El conductor especifica la ruta, la hora de salida, número de cupos disponibles y espera a que lo contacten.

» Capacitar en seguridad vial a los empleados.

Promover e incentivar entre los colaboradores y empleados el uso de medios alternos como la bicicleta o el transporte masivo.

» Reorganizar jornadas laborales usando tecnologías de la información, tales como teleconferencias y teletrabajo.

» Realizar mejoras en infraestructura, como crear zonas de taxi.

¿Qué hacer?
Las dificultades en movilidad que presenta la ciudad han llevado a que las autoridades tomen algunas medidas al respecto. La ‘Ola Verde’, que consiste en dejar durante más tiempo los semáforos en luz verde para agilizar los tiempos de desplazamiento, especialmente, durante las horas pico; la ‘Moto vía’, corredor vial de seis kilómetros para motociclistas y ciclistas; y más recientemente el ingreso de cien agentes de tránsito más a la ciudad, se suman a otras ya implementadas como el pico y placa que, si bien, ayudan a la movilidad, no son, según los expertos, soluciones completas.

Julián Velasco, arquitecto experto en urbanismo, insiste en que buena parte de lo que hoy debe pensarse para la ciudad está en el Pideca, plan estratégico que se diseñó en 1979 durante la Alcaldía de Rodrigo Escobar.

“El Pideca planteó una estrategia de transporte que sigue siendo válida: ‘Se debe integrar la planificación del transporte y de usos de suelo; la meta fundamental será el bienestar del ser humano y no la comodidad para el automóvil. Con este propósito se estimulará el transporte público y peatonal aumentando las vías destinadas a dichos usos. Se limitará el acceso de automóviles al área central, se buscará acercar el trabajo a la vivienda, promoviendo empleos en los barrios más poblados y planes de vivienda cerca de las concentraciones de empleo”, recuerda.

Por su parte, González considera que “el reto fundamental de Cali frente al tema, es entender que la movilidad urbana requiere instituciones fuertes, planificación proactiva, inversión responsable de los recursos y un enfoque que aborde la movilidad desde la realidad metropolitana”.

Insiste en un paquete de medidas que incluyan un Plan de Movilidad del Área Metropolitana de Cali, la creación de una Autoridad de Transporte Metropolitano que diseñe la política de movilidad y gestione la planificación de ésta, la estructuración e implementación de un sistema de transporte masivo de orden metropolitano, concluir de manera exitosa la implementación del sistema MIO y planificar futuras troncales al interior de la ciudad.

No obstante y sin desconocer la importancia de estas medidas, Velasco asegura que se debe trabajar simultáneamente en dos conceptos: movilidad y accesibilidad, de lo contrario las soluciones que se planteen no serán suficientes. “Usted puede hacer un Plan de movilidad muy completo, pero si sigue existiendo una concentración de universidades en el sur de Cali, la movilidad seguirá siendo un absurdo”, señala.

Sin duda, se trata de soluciones que requieren tiempo para ponerse en marcha y del compromiso de todas sus entidades, pero por lo pronto, la ciudad debe dar pasos en ese sentido. “¿Cómo se logra que haya conductores responsables si las academias de conducción no cumplen los requisitos?, ¿cómo resolver el problema de las motos si la dinámica social y económica las privilegia?, o ¿cómo se evita la invasión de espacio público y vías con vehículos, si no hay espacio para parqueos ni política al respecto? De nada sirve la mejor autoridad en tránsito, por ejemplo, si la gente no toma conciencia”, puntualiza Mauricio Vásquez.

EN CALI SE CONSTRUYE CULTURA CIUDADANA

El respeto, la tolerancia, la paciencia y la convivencia pacífica son los valores que se están difundiendo en sitios estratégicos de Cali a través del programa ‘Espacio Público Humanizador’, que ha encontrado en los jóvenes su principal caja de resonancia para construir una ciudad más amable.

Se trata de un grupo de estudiantes de las instituciones educativas Juana Caicedo y Cuero y Eustaquio Palacios, que fueron preparados con una serie de talleres como ‘Multiplicadores de Cultura Ciudadana’, y difunden mensajes cívicos. “Acciones como respetar las filas en los sitios de parada del transporte público o respetar las señales de tránsito, contribuyen a que tengamos una mejor Cali”, comenta Hermes de Jesús Botina, quien, junto a 119 jóvenes más se graduó el mes pasado como forjador de una nueva cultura ciudadana.

Para adelantar el programa se aprovechó el voluntariado social exigido por el Ministerio de Educación para recibir su título de bachiller. Todos estos jóvenes recibieron capacitación en formación teatral y utilización de zancos y cumplieron con 33 horas de prácticas en los alrededores de tres sitios de la ciudad: Imbanaco, Universidad Santiago de Cali y Cosmocentro.

Este programa también ha incluido la convocatoria a un concurso para escoger el mejor slogan y piezas publicitarias para difundir el programa de cultura ciudadana. ´Los primitivos son cosa del pasado, evoluciona tú comportamiento’ fue el slogan ganador propuesto por estudiantes de la Universidad Santiago de Cali.

Esta iniciativa es adelantada por el Grupo 5C, conformado por La Alcaldía de Cali, Cedecur, las fundaciones Fanalca, FES y Sidoc, GNC / Global Cooperation Network, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali, el Grupo de Jóvenes Voceros en Acción – VEA, y la Cámara de Comercio de Cali.

“Este proyecto ha demostrado que cuando se trabaja en equipo si se pueden lograr resultados importantes para Cali. La unión de esfuerzos de diferentes entidades públicas y privadas ha reflejado que hay un compromiso claro por el desarrollo de la ciudad”, señaló Elizabeth Gutiérrez, directora de la Fundación Fanalca.

En el segundo semestre de este año se seguirá replicando este programa.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés