POT planeando la Cali del Futuro

Publicado: 1 mayo, 2011

¨Incendio acabó con 20 viviendas en invasión”: Titular de El País, lunes 21 de marzo de 2011.

“Cada que caía un aguacero no hacíamos sino rogar para que esa montaña no se viniera encima y todo se desplomara”: Palabras de un habitante del edificio Monterrosa al periódico El País, martes 12 de abril de 2011.

“‘¿A nosotros nos van a sostener el suministro de agua de la planta de acueducto de La Reforma?´, preguntaron insistentemente ayer a los funcionarios de la Alcaldía y Emcali unos 25 habitantes de la Comuna 18”: Noticia de ADN, jueves 24 de febrero de 2011.

De no ser porque estas tres noticias tuvieron lugar en Cali, cualquiera pensaría que se trata de problemáticas distintas, pero la realidad es que sus soluciones a largo plazo dependen en gran medida de lo que se haga hoy frente al Plan de Ordenamiento Territorial –POT, de Cali.

Y que es la hoja de ruta de la ciudad está en mora de revisarse y no sólo porque así lo determina la legislación (según la Ley 388 de 1997, en diciembre de este año culmina la vigencia de largo plazo del Plan), sino porque la dinámica actual de la capital del Valle lo pide a gritos.

“Diez años es un buen período de tiempo en el cual se han acumulado cambios importantes en la estructura urbana de la ciudad y en la institucionalidad de la Nación, el Municipio y la Subregión”, señala Sonia Fabiola Amaya, directora de Camacol, seccional Valle.

No obstante, el tiempo juega en contra y ante esa realidad hoy sólo se habla de una revisión extraordinaria al POT para dejar en manos del próximo gobierno la revisión ordinaria para determinar hacia dónde debe crecer la ciudad, cómo se movilizarán los ciudadanos en algunos años o qué zonas verdes se necesitarán, por ejemplo.

De acuerdo con Juan Carlos López López, secretario de Planeación Municipal, la revisión extraordinaria dejaría listas normas sobre disposición de escombros y residuos sólidos y el uso del jarillón del río Cauca, por mencionar sólo algunos, que le permitirán al gobierno entrante iniciar la revisión ordinaria del POT con un trabajo ya adelantado.

“Lo más seguro es que para el próximo año van a quedar listos el expediente municipal, conceptos de la CVC y de algunas agremiaciones para que el próximo alcalde presente el Plan al Concejo en el primer año de su gobierno”, dice Noralba García, presidenta de la Comisión del Plan y Tierras del Concejo.



El momento indicado

La decisión de hacer por ahora sólo ajustes a unos cuantos artículos del documento no significa que la oportunidad de planear la Cali del futuro se haya perdido. Por el contrario, podría ser bien aprovechado.

“Uno puede pecar por extemporaneidad de las decisiones o por apresuramiento; pero hay que entender qué es lo urgente en este momento para que la ciudad empiece a generar unas bases para lo importante, que es de más largo plazo. Eso sí, para ambos hay que hacer un plan de trabajo”, asegura Juana Mariño, experta en desarrollo urbanístico.

De tal manera, que el tiempo disponible hoy pareciera ser el tiempo justo para que distintas instancias abran el debate al POT como debe ser. Incluso, la cercanía de las elecciones locales podría ser una oportunidad para que a partir del nuevo POT el alcalde electo articule su Plan de Desarrollo.

Lo urgente y lo importante

¿Qué es el POT?
Se define como el instrumento básico para desarrollar el proceso de ordenamiento del territorio municipal.
¿Por qué hay que revisar el POT?

Es un procedimiento establecido para actualizar el Plan de Ordenamiento después de un período de aplicación. La Ley señala las causas y procedimientos para la revisión del POT:

» Revisión ordinaria una vez cumplido el período (4, 8 o 12 años). El POT actual de Cali data del 2000.

» Revisión extraordinaria, por causas específicas, como la introducción de un sistema de transporte.

Para los expertos en la materia, el Plan de Ordenamiento Territorial debe trascender el tema urbanístico, entender al ciudadano más desde el sentido humano y enfocarse en temas de competividad.

Para Javier Medina, director del Instituto Prospectiva de la Universidad del Valle que ha realizado el proyecto Cali Visión 2036, “Un POT no son sólo las vías o la movilidad; es toda la funcionalidad de ciudad, pero aquí solucionamos a Cali con una intersección vial”.

Por eso no son pocos quienes hoy cuestionan que el concepto de ordenamiento territorial haya convertido al territorio en el actor principal, desplazando a la relación de la población con su entorno y que el debate se centre en redensificaciones o planes parciales, por mencionar algunos.

“El POT necesita un ajuste estructural que recoja al componente rural, que retome a Cali como ciudad región, que involucre a los municipios vecinos. Desde allí es que se tiene que dar una mirada seria al Plan de Ordenamiento Territorial de Cali”, sentenció José Reinelio Sepúlveda, presidente del Consejo Municipal de Planeación.

En todo caso, lo cierto es que el tema está sobre la mesa y se requiere cuanto antes iniciar un debate juicioso para planear la Cali del futuro.

Temas para el debate

Datos de interés
» Debido a que el saldo migratorio en la ciudad de Cali tiende a cero y a que los municipios vecinos están adquiriendo la característica de ciudades dormitorios, la tasa de crecimiento de la población de Cali es menor a la de sus municipios limítrofes y además es inferior a la dinámica poblacional de las principales ciudades del país.

» La dinámica demográfica en la ciudad de Cali sugiere que en el corto plazo se presentará una reducción pronunciada en la participación de los grupos etáreos más jóvenes, un ensanchamiento de la población en edades productivas y un incremento todavía moderado de la población vieja, lo cual sugiere la presencia de un dividendo demográfico; no obstante el mercado laboral no cuenta con la capacidad para absorber esta población de manera efectiva.

(Apartes de las conclusiones del documento Dinámicas poblacionales y de migración en Cali del proyecto Cali Visión 2036)

Javier Medina, director del Instituto Prospectiva de la Universidad del Valle que realizó el proyecto Cali Visión 2036, señala que “la política del POT de Cali no pasa sólo por el Plan de la capital del Valle, sino por concertar con los POT de las ciudades vecinas. Cali, por ejemplo, llega hasta aquí, pero en Jamundí hay expansión, entonces ¿hasta donde llegue la frontera hay política y de aquí para allá no?”.

De una posición similar es José Reinelio Sepúlveda, presidente del Consejo Municipal de Planeación, pues a su juicio Cali no ha tenido desarrollo ni crecimiento como una ciudad región. “Las áreas metropolitanas se empezaron a fomentar desde 1979 y desde esa época vemos como Pereira, Bucaramanga, Medellín y Bogotá las tienen en alto grado de desarrollo; pero Cali que tiene unas ventajas inmensas con vecinos como Yumbo, con la zona industrial; con Jamundí, una área de expansión importante; y con Palmira, la ciudad agrícola a nivel nacional, no lo ha hecho”.

Por eso María Eugenia Lloreda, directora de la Agencia de Atracción de Inversión Invest Pacific, insiste en que uno de los asuntos que debe dejar resueltos un nuevo POT o su revisión es definir la vocación de la ciudad, y en ese sentido no deja de tener importancia la relación con los vecinos y sus desarrollos.

De ahí que llame la atención sobre el Decreto 3600 de 2007que limitó la construcción en zonas rurales a un 30% del territorio, perjudicando a muchos municipios, particularmente a Yumbo, ya que su desarrollo industrial se ha realizado en zona rural, “lo que pone en jaque a muchos inversionistas extranjeros”.

Camacol, por su parte, considera que la disponibilidad de suelo y la calidad del hábitat en la ciudad son temas prioritarios. “Por esta razón presentamos a la Administración Municipal una propuesta, que consolidamos en cinco ejes temáticos: Clasificación del suelo; Vivienda, hábitat y espacio público; Edificabilidad; Planes Parciales y Plusvalía”.

Y ni qué decir del espacio público. El Presidente del Consejo Municipal de Planeación asegura que informes técnicos del 2003 señalan que Cali tiene un déficit de espacio público de 25 millones de metros cuadrados.

Entonces, al 2003 en Cali había 4 metros cuadrados por habitante, cuando la Ley 388 de 1997 establece que se debe tener 15 metros cuadrados por habitante”.

Y aun sin desconocer la tesis de que hay que mirar al ciudadano más como un ser humano que desde el punto de vista demográfico, este último aspecto no puede ser desplazado del debate.

De hecho, la concejal Noralba García planteó recientemente: “Las mujeres estamos en una edad de desarrollo económico, social y cultural para la ciudad, el potencial de ciudad en competitividad hacia el futuro está en nosotras y eso no se puede olvidar”. Lo que anticipa que el género tendrá un capítulo especial en el debate.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés