MÍO protagonista del desarrollo de Cali y la región

Publicado: 1 mayo, 2011

Análisis de la Veeduría al Sistema Integrado de Transporte Masivo sobre el presente y futuro de la obra que le dio a la ciudad un nuevo desarrollo.

Tras ejercer la Veeduría al Sistema Integrado de Transporte Masivo por cerca de siete años y haber conocido el proyecto en toda sus facetas, positivas y negativas, se puede decir con seguridad que el MÍO continua siendo el proyecto más importante de Cali y con mayor potencial de consolidación de la ciudad.

Hay varias razones que explican la importancia del MÍO para los caleños. La primera de ellas es que en el mundo moderno, el transporte y la movilidad se convierten en un bien público, sensible en el desarrollo y el desempeño de las personas y organizaciones y este proceso se está logrando en la ciudad, a medida que el sistema se va fortaleciendo.
Además, la mejoría en la dimensión de la movilidad de hoy con relación al tiempo en ciudades con ritmos crecientes de congestión es un aspecto que hace que Cali adquiera relevancia y mejore su nivel de competitividad.

Desde el aspecto social es también indiscutible que para una ciudad como la capital del Valle, el Masivo Integrado de Occidente – MÍO, juega un rol trascendental en la integración y la inclusión de la población en todos los aspectos que la vida urbana ofrece, tales como empleo, educación, salud y esparcimiento. Más aún con el potencial de revivir el espíritu cívico que tanto se añora en Santiago de Cali.

Infraestructura: aciertos y desafíos

Desde la perspectiva vial y urbanística, es innegable la transformación de los ejes del sistema que cruzan la ciudad de norte a sur y de oriente a occidente, con más de 30 kilómetros de vías construidas con especificaciones especiales y adecuadas a las características del Sistema. La recuperación de la estructura vial de la ciudad en todos sus corredores es un factor positivo, acompañado de la recuperación de espacios públicos y un amoblamiento operativo que da cuenta en general, para propios y extraños, de una ciudad que ha entrado en una fase superior de su desarrollo.

No obstante, para la Veeduría del Sistema Integrado de Transporte Masivo, en materia de infraestructura, en el proyecto todavía subsisten algunos desafíos que la Administración Municipal y Metrocali deberán asumir con la mayor diligencia posible.

» El primero es el mantenimiento vial. Si bien no existen recursos disponibles en la estructura de financiación acordada entre el Municipio y la Nación, es preciso que esta responsabilidad sea compartida entre la Administración Municipal y Metrocali. Con los excedentes de la operación del Sistema, se deberá crear un fondo de mantenimiento preventivo de las vías troncales pretroncales y alimentadoras, en la medida que en corto plazo empezarán a vencerse las garantías de calidad y estabilidad de obra constituidas.

» El segundo elemento es la recuperación física del espacio público intervenido que en muchos sectores de la ciudad ya muestra un sensible deterioro. En este aspecto se conjugan responsabilidades de distintas dependencias de la Administración, hasta el día de hoy muy esquivas. Es preciso que la ciudad cuente con un instrumento jurídico y de gestión para la protección, recuperación y definición del uso del espacio público, por lo cual es necesario reiterar la vieja recomendación de contar con una política urbana en la materia, que lleva varios años aplazada.

Respuesta de los pasajeros

Otro aspecto para seguir de cerca es la operación del Sistema y ahí es necesario hilar fino para deslindar responsabilidades entre los diferentes actores. La operación de transporte en el 2010 cerró con mas de 61 millones de pasajeros transportados, hecho positivo que indica que a medida que la estructura de operación ha crecido la demanda de pasajeros responde. De esta suerte se puede decir que el proyecto cuenta con un buen pronóstico.

Si se analiza la operación del Sistema se puede afirmar que es sana, lo cual se sustenta con el índice de pasajeros por kilometro (IPK) que muestra un indicador superior a 7, inclusive mayor al de Transmilenio de Bogotá. Sin embargo, la operación en la estructura pretroncal y de alimentadores, presenta múltiples tropiezos como la dificultad de mantener la frecuencia de la flota, la competencia del transporte público colectivo que todavía no desaloja las vías de la ciudad, la competencia desleal de empresas y transportadores que subsisten en el colectivo y la falta de información al ciudadano.

Todos estos factores se conjugan en contra del crecimiento sostenido de la operación. Si bien la demanda diaria ha llegado a 310.000 pasajeros, ésta todavía resulta insuficiente con relación a las estimaciones de crecimiento, lo cual arroja a los transportadores en un escenario de muy difícil recorrido en el cumplimiento de sus metas financieras.

Para la Veeduría, es en este punto en el cual deberá hacerse énfasis para lograr un proceso sincronizado de decisiones y acciones del Gobierno local, Secretaría de Tránsito, Metrocali, operadores del Sistema y empresarios del transporte, con temas tan sensibles como la reestructuración y cancelación de rutas del transporte colectivo, medidas de control para enfrentar la informalidad y la amenaza del mototaxismo que ya se asoma en la ciudad. Asimismo, es pertinente una sólida gestión de información y cultura ciudadana todavía precaria frente a la gestión del proyecto.

Lo que viene

En el futuro varios hechos relevantes impactarán muy positivamente el Sistema de Transporte Masivo de la ciudad. El primero de ellos es la terminación de la troncal de Aguablanca y su entrada en servicio, consolidando definitivamente la red de troncales del MÍO, aportando al sistema cerca de 300.000 pasajeros diarios adicionales, un evento nada despreciable que implica también completar el sistema de terminales.

Además, ya se encuentra en etapa de conclusión la terminal de Puerto Mallarino, definitiva para la operación de la Carrera 15 y el Nororiente, e inicia la construcción de las terminales Sameco y Calima, esta ultima después de un muy largo proceso de ires y venires con el contratista y el alcance de los diseños. Con estos elementos, la operación se integrará en los puntos críticos en los cuales se concentra una masa importante de pasajeros.

Por otro lado, dos importantes proyectos deberán entrar en proceso de licitación y construcción. Se trata de la terminal de la glorieta Estación con un importante y revolucionario diseño deprimido que conectará la Avenida de Las Américas y la Avenida Tercera Norte. En el oriente de la ciudad se licitarán y construirán la terminal intermedia Julio Rincón y la terminal de Cabecera de Aguablanca, esta última con un impactante diseño que incorpora elementos naturales y una sofisticada estructura de guadua.


» MÍO Cable

Para el año 2012 se contará con la operación del MÍO Cable desde la estación Intermedia de Cañaveralejo hacia la ladera occidental de la ciudad, comprometiendo un importante desarrollo de carácter social que revolucionará y otorgará seguridad en la movilidad de esta zona. Todo este desarrollo estará acompañado de una fuerte intervención en el mejoramiento de las vías pretroncales que para esta época deberán constituir una muy importante estructura de corredores.

» El gran reto

Toda esta inversión, debe conducir necesariamente a consolidar el proyecto de transporte masivo como el modelo de transporte urbano integrado más moderno del país y de América Latina, con una demanda atendida cercana al millón de pasajeros diarios.

En el mediano y largo plazo, la suerte del MÍO no puede ser ajena a la visión del desarrollo de la ciudad región y de la posibilidad de integrar un moderno sistema de transporte articulado a las necesidades de movilidad con los municipios que tienen el potencial de conformar un área especial de servicios como Yumbo, Palmira y Jamundí, lo cual supone un enorme reto de coordinación y capacidad de expansión operativa para servir a cerca de dos millones de personas.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés