Observatorio de la Infraestructura, de las Megaobras a la doble calzada al Mar

Publicado: 7 julio, 2011

En la vía a Buenaventura existen demoras en algunos tramos por el atraso en la adquisición de predios.

El Valle del Cauca vive actualmente un fuerte dinamismo en el sector de la construcción gracias en gran medida a las obras contratadas por el Estado como las Megaobras, el MÍO y la construcción de la doble calzada entre Buga y Buenaventura.

Sólo en esos tres proyectos, la inversión suma más de dos billones de pesos y de ahí la necesidad de velar por la buena ejecución de los recursos públicos. Ésa es una de las razones por la cual se creó el Observatorio de la Infraestructura del Valle del Cauca, una iniciativa liderada por la Fundación para el Desarrollo Integral del Valle del Cauca, F.D.I. (Entidad adscrita a la Cámara de Comercio de Cali) y la Cámara Colombiana de la Infraestructura, seccional Occidente.

Actualmente el Observatorio adelanta el seguimiento a dos proyectos importantes para Cali y el Valle: la primera fase de las Megaobras y la doble calzada al Mar, entre Loboguerrero y Citronela.

Doble calzada al Mar. El proyecto comprende la construcción de la segunda calzada entre Citronela (Buenaventura) y Loboguerrero (Dagua), en una extensión de 48 kilómetros, incluidas obras de estabilización, viaductos y túneles, que buscan mejorar la movilidad del principal puerto de Colombia. Para ello se destinaron $682.470 millones.

Las obras fueron divididas en cuatro tramos: Consorcio MetrovíasBuenaventura (Tramo I), ConsorcioDoble CalzadaBuenaventura (Tramo II), ConsorcioDoble CalzadaBuenaventura II (Tramo III) y Consorcio ECC (Tramo IV).

En una primera visitada realizada por el Observatorio se percibe trabajo en la vía, tanto de construcción de la nueva calzada como de mantenimiento vial. Sin embargo, existe un evidente atraso en algunos tramos. El problema radica, según Invías, en la demora para el otorgamiento de las licencias ambientales, documentos que son expedidos una vez las comunidades afrodescendientes e indígenas de la zona aprueban los acuerdos (o consultas previas) para entregar los predios necesarios para los trabajos. En estos procesos han habido casos donde las negociaciones con las comunidades han durado más de dos años y han obligado al Invías a extender los plazos de entrega iniciales. Aún hoy hay tramos sin licenciar, lo que no permite el avance de las obras.

La calzada antigua estuvo sin mantenimiento durante un año y sólo hasta diciembre del 2010 se definió que el Instituto Nacional de Vías era el encargado del mantenimiento, el cual se encuentra en marcha.

Megaobras. Frente a los proyectos aprobados para su construcción con el cobro de la Valorización, el Observatorio insiste que el contratista Vías de Cali SAS no podrá entregar en el tiempo pactado en el contrato la prolongación de la Avenida Circunvalar entre carreras 70 y 80 y la ampliación de la Carrera 80 entre calles 2 Oeste y 5 debido a la demora en la compra de los predios. Por ello el Observatorio llama la atención nuevamente al señor Alcalde Jorge Iván Ospina para que se tomen los correctivos necesarios y a tiempo para evitar que en un futuro se generen sobrecostos en esta contratación.

Igualmente, existen inconvenientes con la disposición de los vestigios del Puente Ortiz, situación que no ha sido definida por el Municipio de Cali y que pone en riesgo la buena ejecución del hundimiento de la Avenida Colombia, cuya vía es la más importante para conectar el oeste con el centro de Cali. Esta falta de definición podría originar sobrecostos a la obra, dinero que sale de los bolsillos de los caleños.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés