En busca de un empresariado confiable para atraer inversión

Publicado: 7 julio, 2011

El concepto de Gobierno Corporativo busca que las empresas se fortalezcan en temas como la transparencia y la responsabilidad financiera para hacerlas mucho más atractivas en los mercados internacionales.

Con frecuencia los empresarios de distintos sectores tienden a manifestar su insatisfacción, en relación con el acceso al crédito y a recursos que financien la expansión de su empresa. A pesar de que se esté atravesando por escenarios de alta liquidez en el mercado y que existan proyectos atractivos para los potenciales inversionistas, no se logran atraer recursos frescos. En gran medida, esto se debe a que las empresas no están bien manejadas y administradas, lo que impide la generación de confianza en los inversionistas. Es por esta razón que el concepto de Gobierno Corporativo, poco a poco, se ha ido posicionando en diferentes países, sobre todo después de que mercados sólidos han atravesado crisis económicas de importantes consecuencias.

Es así como, con la adopción de buenas prácticas de gobierno corporativo se reducen riesgos para el inversionista, se mejora el acceso al mercado de capitales, se promueve la eficiencia, eficacia, honestidad y responsabilidad de los administradores, se genera confianza y transparencia al mercado en general, se eliminan asimetrías de información entre administradores e inversionistas, se incentiva el flujo de recursos, se garantiza su mejor uso en las empresas y se minimizan prácticas contrarias a la ética.

Reflejar un alto nivel de Gobierno Corporativo, implica a una empresa que se le perciba como una organización confiable, lo que le permitirá acceder a mejores condiciones en el mercado en que se desenvuelve; así como, lograr atraer la atención de inversionistas o entidades financieras, pudiendo no sólo sostener su operación habitual, sino además expandirse en el mercado.

Las empresas del sector privado han jugado un rol muy importante en los procesos de desarrollo económico y en la generación de empleo y riqueza. Sin embargo, hemos visto grandes escándalos corporativos de relevantes consecuencias, como producto de malas prácticas empresariales. Esto ha permitido establecer que la viabilidad y confianza de una economía comienza con el fortalecimiento de las instituciones, sean éstas de naturaleza pública o privada, y que la democracia en un país se fortalece a través de la adopción y aplicación de prácticas de Gobierno Corporativo, en la medida que se generan espacios para la rendición de cuentas, la transparencia, la responsabilidad financiera y el rescate de valores y principios éticos.

Generando confianza

Es evidente que cuando existe un ambiente positivo y confiable en la gobernabilidad corporativa de las empresas, se genera un adecuado ‘clima de negocios’, por lo que inversionistas y entidades de financiamiento del exterior están más dispuestas e interesadas en dotarlas de recursos, pudiendo así acceder de una manera más efectiva a mejores condiciones en el mercado financiero y a los mercados de capitales internacionales. Claro ejemplo de esto son las medidas sobre transparencia y el cumplimiento de contratos; la primera, como factor fundamental de generación de confianza y la segunda como generador de seguridad, en la medida que se disminuye la percepción de riesgos.

Es así como el éxito de la integración económica en el ámbito local, continental, y global depende en gran medida de una adecuada y sana cultura corporativa en todos los sectores. Por esta razón, el conocimiento, formación, e implementación de prácticas de Gobierno Corporativo en las empresas privadas y en las entidades públicas, así como la generación de conciencia de nuestros profesionales, nos hará más competitivos ante la realidad empresarial mundial, y más comprometidos y proactivos frente a los cambios del entorno económico, político y social.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés