Experiencias en la Cuenca

Publicado: 6 octubre, 2011

Dos empresarios vallecaucanos y uno japonés cuentan sus experiencias y dan pautas para tener en cuenta al decidir ingresar a los mercados de la Cuenca.

María Isabel Garrido
Productos María Isabel y
Comercializadora Internacional

“Cuando traje mi primer contenedor con uvas pasas desde Chile no me fue bien: la calidad no era, los costos no eran y yo no podía quedar mal ante el banco. Me tocó dar esa mercancía al costo, dejé de ganar, pero gané experiencia. Con ese episodio quedé asustada, pero volví a intentarlo y esta vez bien asesorada. En el segundo contenedor me fue mejor y ahí sí, era el momento de importar en forma.

Viendo las necesidades de los clientes empecé a mirar otros mercados. Así salté a California y Los Angeles. Con el negocio de la juguetería, que requiere innovar permanentemente, comencé importando desde Ecuador, Panamá, Los Angeles, Las Vegas, pero mi sueño era llegar a China.

La primera vez que llegué a China me tropecé con muchas dificultades porque son culturas totalmente diferentes. Empezando por el idioma y la comida. Yo, por ejemplo, perdí 8 días de mi viaje por no contar con una buena intérprete. Sin intérprete no vales nada, así sepas hablar inglés. Hay que asegurarse de que la empresa con que se vaya a hacer negocios tengan certificaciones. A muchos compañeros les ha pasado que piden un contenedor de zapatillas y se las mandan nonas. Por eso es indispensable tener el control de los negocios”.

Masaki Machida
Electro Japonesa

“Japón es una cultura completamente diferente que es necesario entender antes de hacer cualquier negocio. Si la reunión es a las 4:00 p.m. es a las 4:00 p.m.. Ni cinco minutos antes o después. Esto puede ser interpretado como que los japoneses son rígidos, pero también que son disciplinados. Eso hay que saberlo.

Aunque muchos creen que somos una misma raza, entre los orientales hay serias diferencias. Los coreanos, japoneses y chinos piensan, comen y negocian de manera muy distinta. Por eso cualquier empresario que esté interesado en hacer negocios en estos países debe tener claro a dónde va a ir, porque de lo contrario podría estrellarse.

En el caso de ir a una feria, por ejemplo, siempre es recomendable tener un intermediario, alguien que esté desde allá haciendo un control sobre lo que se está enviando. Ese control de calidad es importante”.

José Antonio Ayala
Iteg Ltda.

“Entre 2009 y 2010 exportamos 7 contenedores de patas de pollo. Siempre exporto a Hong Kong, porque allí abro el contenedor, descargo en la bodega y los chinos vienen y compran. Hasta ahora esta estrategia ha sido un éxito porque en este mundo globalizado la fuente es lo más importante: si la protejo estoy protegiendo mi compañía. Si mi fuente está abierta, en algún momento la infiltran y me sacan del mercado, porque el proveedor nunca sabe qué gana uno y muchas veces piensa que uno es el eslabón final de la cadena.

La barrera más importante es el tema cultural: el idioma porque así hable inglés, sus estructuras mentales son completamente distintas a la nuestra y hay casos en los que uno se encuentra con compañías muy grandes, de US$50 ó US$60 millones cuyo propietario te atiende en chanclas. Uno se choca con eso.

En toda esta experiencia se aprende mucho. Me han entregado productos de mala calidad y he devuelto mercancía, y es que si usted pide rebaja obviamente se la dan, pero también le rebajan la calidad al producto”.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés