Ciencia e ideas para proyectar una apuesta productiva

Publicado: 6 agosto, 2012



En las universidades y centros de investigación de la ciudad se gestan proyectos, invenciones y estudios que, en unión con las empresas, podrían ser los grandes impulsores del sector. Ese es el gran reto.

Investigaciones de nuevos materiales para la fabricación de dispositivos optoelectrónicos con aplicaciones médicas, grupos dedicados a la línea de trabajo en e-Health y labores de investigación de enfermedades infecciosas como la malaria y la tuberculosis son apenas tres de los muchos temas en salud sobre los que hoy se centra la atención de universidades, laboratorios o centros de investigación de la ciudad.

Y es que en Cali, a pesar de las evidentes
necesidades presupuestales y de políticas para un mayor desarrollo de las ciencias, las tecnologías y la innovación, se están gestando grandes ideas relacionadas con el sector de la salud que, de hallar el apoyo necesario, podrían convertirse en grandes impulsores de la industria.

De acuerdo con Diana Carolina Mora, coordinadora de la Red Universitaria por la Innovación del Valle del Cauca – Rupiv, “uno de los sectores prioritarios para la región es el referente al área de salud. Este sector se ha priorizado en el Plan Regional de Ciencia, Tecnología e Innovación -Percti del Valle del Cauca como apuesta productiva, así mismo se encuentra en la agenda de la Rupiv para formular y estructurar macroproyectos para presentar en el sistema de regalías en el fondo CTI, vigencia 2013 y actualmente, el Valle del Cauca viene liderando la estructuración de la agenda prioritaria en CTI para el sector salud, 2010-2020 en la zona Sur-Occidente”.

Todo este trabajo en red es el que le permite a Patricia Guerrero, directora de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de Univalle, sentir cierto optimismo por lo avanzado hasta ahora, aunque no desconoce que falta mucho camino por recorrer.

“La innovación no se hace sólo dentro de la academia, se requiere de la articulación con los sectores empresarial y social, para que todos esos procesos o tecnologías novedosas se pongan en función de la sociedad. Hasta ahora, desde el Comité Universidad – Empresa – Estado hemos ido construyendo herramientas que faciliten el camino de articulación y encuentros, pero se necesita mucho más. Hay potencial para innovación, pues tenemos empresas muy importantes, de todos los tamaños, y tenemos universidades muy buenas, pero todavía hace falta consolidar esos lazos”, asegura.

Las universidades como parte del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación -Sncti, están obligadas a fortalecer su base organizativa para la investigación y transformar sus procesos de
generación de nuevos conocimientos en la construcción de capacidades para promover innovaciones. Pero, toda esta gestión también implica alinearse con las capacidades de otros agentes del sistema, como las empresas.

Por eso, Clara Eugenia Goyes, jefe del Departamento de Energética y Mecánica en la Universidad Autónoma de Occidente, insiste en que “de parte de la empresa, lo importante es identificar muy bien el problema, tener a su interior personas innovadoras que vayan a las universidades e identifiquen los proyectos que promuevan la búsqueda de soluciones concretas. De parte de las universidades, lo importante es tener disposición y capacidad de gestión, de trabajo conjunto en las áreas que identifique y fortaleza de infraestructura y talento humano”.

La región tendrá su
Banco de Huesos

Antes de que finalice el 2012, el Suroccidente colombiano contará con la fundación Banco de Huesos del Pacífico Colombiano, una iniciativa liderada por la Cámara de Comercio de Cali y la Fundación para el Desarrollo Integral del Vallde del Cauca – FDI, con el apoyo de varias instituciones de salud de la ciudad y el departamento.

El proyecto, según explicó el médico ortopedista Mauricio Gutiérrez, consiste en tener disponibilidad de tejido musculo – esquelético a partir de donantes fallecidos, con el fin de poder atender cirugías por pérdida de hueso secundario o trauma, tumores o en cirugías de revisión de prótesis, por ejemplo. “Algunas veces se toma la decisión de amputar porque no hay cómo reemplazar esas partes y el banco de huesos permite disponer fácilmente de hueso para hacer cirugías que requieran reconstruir grandes defectos óseos”, señala el especialista. También es frecuente el uso de tejidos proveniente de donantes para lesiones de ligamentos en rodilla y hombro.

Y es que si bien, ciudades como Bogotá y Medellín ya cuentan con bancos de huesos, éstos no son siempre una alternativa fácil para los pacientes del suroccidente del país que requieren de dichos servicios, que no son pocos. “Problemas de este tipo se presentan regularmente por accidentes de tránsito, tumores, lesiones deportivas o, incluso, en el campo de la odontología para los implantes. El uso de los injertos músculo – esqueléticos es muy frecuente, no siendo fácil la disponibilidad de ellos y en ocasiones se hace necesario importar el hueso, aumentando considerablemente el costo del procedimiento”, agregó.

Además, para acceder a los servicios que prestan los bancos de huesos de otras ciudades se tiene que ingresar a una lista de espera y muchos casos requieren soluciones rápidas.

En esta iniciativa se cuenta con el respaldo de entidades como la Fundación Valle del Lili, la Clínica Imbanaco y la Gobernación del Valle, a través del Hospital Universitario del Valle. La fundación Banco de Huesos ya fue constituida, actualmente se adelanta el proceso de adquisición de un sitio adecuado para su funcionamiento y posteriormente se realizarán los respectivos trámites ante las entidades de salud respectivas para, una vez esté todo listo empezar con la concientización hacia la donación de huesos.

El médico Gutiérrez reconoce que poner a andar esta iniciativa no es sencillo por la falta de cultura frente al tema de la donación de órganos y particularmente de huesos, pero confía en que cuando esté en marcha significará un cambio en los servicios de salud de la región.

“Es importante que la gente sepa que ya existe, que tenemos esta posibilidad que nos va ayudar a tener una mejor cobertura para los pacientes que requieran de este tipo de donaciones y que todo va dirigido a tener un mejor servicio de salud”, señaló.

Telemedicina: una apuesta de la red pública
del Valle

El Valle del Cauca podría ser el primer departamento del país en incursionar en la atención médica especializada de urgencias a través de Telemedicina, lo que permitiría que un 70% de los pacientes que hoy son remitidos para valoración y manejo médico al Hospital Universitario del Valle –HUV, desde otros municipios, no tengan que trasladarse hasta Cali para recibir atención directa.

Así lo anunció Hoover Canaval, jefe de la Oficina de Educación y Asuntos Internacionales, quien coordina el proyecto de Telemedicina del HUV. La Telemedicina utiliza las tecnologías de la información y las comunicaciones –TICS, para acortar distancias, permitir que la información de los pacientes se pueda compartir entre los médicos que solicitan una valoración y encontrar opciones de manejo, apoyo en la interpretación de las ayudas diagnósticas sin importar la distancia donde se encuentre el paciente.

Aunque el departamento no sería el primero en incursionar en esta modalidad de prestación de servicios, el HUV y la Universidad del Valle están enfocando sus esfuerzos en que la Telemedicina en la región funcione en una primera fase para cubrir los servicios de urgencias, modelo en el que hasta ahora no se ha incursionado en ninguna ciudad del país, para luego abordar otras fases de atenciones que incluyan servicios diferidos de consulta externa para subespecialidades médicas, a las que muy difícilmente podrían hoy acceder los municipios pequeños.

“A los grupos médicos del HUV los hemos venido entrenando en cuanto a los temas regulatorios (legislación) de la telemedicina; el hospital se ha ido preparando en tecnología que va a requerir; y desde octubre del año pasado obtuvo la habilitación como ‘Centro de Referencia’, pero en el momento es importante el desarrollo de software especiales para el manejo de las historias clínicas digitales y los ajustes tecnológicos que el proyecto requiere y que desde las ingenierías se irá fortaleciendo”, explicó Canaval.

El proyecto será presentado al Gobierno Nacional para acceder a recursos de regalías, pero mientras éstos son aprobados, existe la voluntad para ir avanzando con la estructura actual. “Estaríamos haciendo pruebas pilotos este mes, los ingenieros dicen que estaríamos con una cobertura importante en varios municipios vallecaucanos en enero del 2013, pero antes de terminar el año podríamos estar generando bastante impacto en la prestación del servicio por Telemedicina”, señala.

Con los recursos a los que se piensa acceder, se busca que los hospitales periféricos (de otros municipios) cuenten con la tecnología informática necesaria para acceder fácilmente al servicio. Además, se requiere de la voluntad de los alcaldes para que los hospitales de cada localidad se involucren en un proceso de habilitación como IPS Remisoras para hacer telemedicina.

“Lo que se busca es que desde la empresa pública, HUV y Univalle, se genere toda una cobertura de atención que le permita a la comunidad vallecaucana y, a mediano plazo, incursionar en atención para la región Pacífico, permitiéndose contar con médicos especialistas ayudando a pacientes de regiones muy apartadas y asegurar un buen servicio profesional en atención en salud sin necesidad de largos desplazamientos”, precisó.

En qué andan las universidades

» El grupo de investigación Biomédica de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Icesi, con la Fundación Valle de Lili, y otros grupos de investigación tiene registrado en Colciencias la línea de trabajo en e-Health, que es entendida como la aplicación de las tecnologías de información y telecomunicaciones en la prestación de servicios de salud en el nivel individual y poblacional. La Organización Mundial de la Salud propone incluir dentro del concepto de e-Health cinco componentes: Registros médicos (de salud) electrónicos, farmacias por internet, Telemedicina, movil-Health y e-Learning.

» El Grupo de Investigación en Materiales Avanzados para Micro y Nanotecnología Imamnt, de la Universidad Autónoma de Occidente, ha diseñado un dispositivo Bio-MEMS que podría usarse para el suministro de dosis controladas de insulina a pacientes que a diario necesitan de esta proteína. El dispositivo emplea micro agujas, las cuales pueden ser imperceptibles al contacto con la piel y serían el medio de administración de la insulina. Todo el sistema estará dispuesto en un parche adhesivo, el cual incluye reservorios para la insulina de donde será extraído por medio de una micro bomba y llevada hacia las micro agujas y finalmente a su destino. El dispositivo ya fue diseñado y está a la espera de la financiación del proyecto para su construcción.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés