Movilidad un asunto que requiere compromiso ciudadano

Publicado: 5 julio, 2012

Roberto Arango DelgadoHace seis años la legislación colombiana planteó que las ciudades deben diseñarse para la gente, no para los vehículos. Así quedó consignado en la Ley 1083 de 2006. Sin embargo, hoy en las calles y avenidas de Cali, en los accesos a la ciudad y hasta en
sus barrios se vive una realidad muy distinta a la planteada en el ordenamiento jurídico, que hace reflexionar sobre la urgencia de adoptar medidas eficientes que garanticen la movilidad de sus ciudadanos.

El Sistema Integrado de Transporte Masivo -Sitm, MIO, es una de las apuestas para mejorar la movilidad de la ciudad y que no puede ponerse en duda, a pesar de las dificultades financieras y operativas que hoy lo tienen movilizando 430.000 pasajeros diarios, una cifra muy inferior a la que, según algunos cálculos, debería estar transportando.

La situación es preocupante y no es nueva. Por eso la importancia de acompañar a la presidente de Metrocali, María del Pilar Rodríguez, en su labor por mejorar el funcionamiento del sistema, de manera tal que, como ella misma lo dice en esta edición, sea pieza clave en el propósito de la ciudad por lograr mayores niveles de competitividad. Y lo mismo se debe hacer con el secretario de Tránsito de Cali, Alberto Hadad, para que pueda avanzar en la chatarrización de los buses, lo que permitirá acabar con el paralelismo al sistema.

Fortalecer el Sitm es definitivamente lo más importante. Diseñar planes de movilidad para el área metropolitana con el fin de integrar ciudades vecinas como Jamundí, Yumbo, Palmira y Candelaria; adoptar medidas para el uso de los transportes particulares y fortalecer las herramientas para el control del tránsito, también son fundamentales, pero deben ir acompañadas de cultura ciudadana.

En las manos de los ciudadanos y de la Administración Municipal está el buscar alternativas que permitan que Cali sea una ciudad más amable con el transeúnte y el medio ambiente y respetuosa de los espacios públicos.

Sólo en la medida en que entendamos que el problema de la movilidad es un asunto de todos y recuperemos el espíritu cívico que fue modelo en nuestra ciudad, lograremos soluciones para beneficio de los caleños.

Asumir esa responsabilidad no significa desconocer el importante papel de las autoridades locales en el asunto. Uno de ellos es, precisamente, incluir el tema en los debates que se realicen de ciudad desde diferentes instancias y velar para que en la revisión que se está haciendo actualmente del Plan de Ordenamiento Territorial –POT, la movilidad tenga un tratamiento especial, digno de lo que la ciudad reclama y necesita para continuar su camino hacia la prosperidad.

Roberto Arango Delgado
Presidente

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés