Ideas, listas para salir de los laboratorios

Publicado: 8 junio, 2012


De Univalle para el campo
El Grupo en Ciencias Ambientales y de la Tierra de Univalle ha desarrollado una patente para determinar la reserva energética de los suelos, con el fin de que los agricultores, grandes o pequeños, cuenten con una herramienta precisa que les permita mejorar las condiciones del suelo para lograr mayores rendimientos de las siembras, mejores cosechas y conservar el recurso.

Dichas reservas energéticas se determinan a través del análisis de las propiedades físicas, químicas, biológicas y sintéticas de los suelos. El método desarrollado por este grupo de investigación tiene una ventaja frente a todos mecanismos utilizados. “Para una finca de 50 hectáreas podemos sacar en 7 días un indicador, lo que en laboratorios químicos o físicos se demora un mes”, explicó Guillermo López, ingeniero agrícola de Univalle.

Con los resultados obtenidos, se pueden definir zonas de baja, media o alta reserva energética, lo que permitiría hacer un manejo diferencial del terreno y optimizar recursos, con los fertilizantes, por ejemplo.

Bicicletas para todas las edades
Estudiantes de Diseño Industrial de la Universidad del Valle se dieron a la tarea de pensar en un medio de transporte que sirva para personas de todas las edades y no dañe el medio ambiente.

El resultado fueron tres propuestas de movilidad urbana, una con dirección flexible, otra con dirección tradicional y una diseñada especialmente para adultos mayores, con tres ruedas y una silla mecedora como galápago.

“Dependiendo del usuario se desarrolló toda una propuesta. A partir de éstas se hicieron ensayos de movimiento de algunos materiales y ya posteriormente se procedió al diseño de detalles para tener productos finales. Seguimos buscando inversionistas, personas que quieran invertir capital para poder desarrollar productos y terminarlos totalmente”, señaló Robinson Ariza, estudiante de Diseño Industrial.

Tecnología local para aguas residuales
Electroflox es una tecnología desarrollada y patentada por la Escuela de Ingeniería Química de la Universidad del Valle, que consiste en un tratamiento electroquímico para remover contaminantes en las aguas residuales, un proceso que podría resultar interesante para las grandes industrias.

De hecho, hoy en la Licorera de Caldas opera una planta que usa esta tecnología y desde allí se desarrollan estudios para lograr una mayor proyección en el plano industrial. De acuerdo con Diana Doneis Victoria, estudiante de Maestría de Ingeniería Química de Univalle, “este es un proceso que hace el trabajo pesado: la remoción de la carga orgánica y de metales pesados. Hemos realizado pruebas con lixiviados de los basuros de Carrasco y Presidente y alcanzamos buenos niveles de remoción de contaminantes”.

Actualmente, explicó la investigadora, se sigue trabajando en otros procesos con los que se lograría remover mucho más y alcanzar mejores niveles de calidad del agua.

“La idea, al mostrar nuestra investigación, es que los empresarios conozcan y se interesen por la tecnología que se está aplicando aquí para la industria colombiana. Queremos demostrar que en realidad funciona y se puede llevar a una escala mayor”, señaló.

El Salón de Ciencia, Tecnología e Innovación, realizado en el marco de Exponegocios 2012, fue una manera de mostrarles a los empresarios de la región que se puede hacer transferencia tecnológica con talento vallecaucano y de que hay muchos proyectos innovadores que sólo requieren capital. Allí estuvieron 45 grupos de investigación de la Red Universitaria para la Innovación en el Valle del Cauca –Rupiv.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés