Dividendo, una opción para ayudar a construir sueños

Publicado: 2 noviembre, 2011

La Fundación Dividendo por Colombia trabaja para que niños en condiciones de vulnerabilidad retornen a la escuela y terminen sus estudios. 30 empresas caleñas se han vinculado a esta causa.

Sandra Lorena Ocampo tiene nueve años de edad y llegó a Cali con su mamá y sus cinco hermanos huyendo de la violencia de Norte de Santander. Juan Carlos Londoño tiene doce años y trabajaba con un tío reciclando desde las 4:00 de la madrugada a las 2:00 de la tarde. Samuel Sebastián Trejos, con apenas nueve años, es el que cocina para la familia, compuesta por su papá y un hermano.

Voluntariado

» Los empleados que hacen sus donaciones tienen la posibilidad de participar en jornadas lúdicas con los niños vinculados al programa. La idea es que quienes apoyan la causa puedan conocer un poco más de la vida de estos pequeños y aportar con su tiempo a las actividades que realiza la Fundación.

» Para obtener más información, puede llamar a los teléfonos: 8801481 – 8854231 o escribir al correo electrónico: dividendocali@dividendoporcolombia.org.

Hasta hace poco, ninguno de estos tres niños estudiaba. Las difíciles condiciones de su entorno los alejó de los cuadernos y los salones de clase. Pero, hoy asisten sin falta a las aulas de aceleración que funcionan en algunas escuelas públicas de Cali, sólo con el propósito de ‘poner al día’ a cientos de niños de escasos recursos que sueñan con un futuro mejor.

Sandra Lorena, Juan Carlos y Samuel Sebastián hacen parte del grupo de 10.550 niños de Cali que se benefician este año de los programas de educación de la Fundación Dividendo por Colombia, que desde que llegó a la capital vallecaucana, hace siete años, viene trabajando por mejorar el nivel académico de los pequeños en condiciones más vulnerables.

Partiendo de la premisa ‘Ayudar a estudiar a un niño colombiano, es ayudarlo para siempre’, Dividendo por Colombia enfoca sus esfuerzos en tres fenómenos que dificultan el buen desempeño escolar: la inasistencia, la repitencia y la deserción. La mayoría de estos casos se dan porque se trata de niños en condiciones de extrema pobreza, que en algunos casos son desplazados de sus lugares de origen u obligados a trabajar y por eso no continúan con sus estudios.

Los fondos provienen del sector empresarial, pues son las compañías y sus empleados, quienes destinan un porcentaje de su sueldo para apoyar esta causa. No existe un monto mínimo o máximo para donar, el único requisito es querer hacerlo. Hasta el momento hay 30 empresas aportantes en la ciudad y 1.300 empleados.

De acuerdo con Christine Riani de la Cruz, directora regional de la Fundación, los programas de aprendizaje de Dividendo por Colombia se desarrollan en la red de escuelas públicas de la ciudad y son operados por la Fundación Carvajal.

Por su parte, la Secretaría de Educación Municipal debe suministrar las aulas y los maestros. La labor se enfoca en Aprendizajes Básicos, Aceleración del Aprendizaje; Leer y Escribir en la Escuela y Primera Infancia. Además, se vienen fortaleciendo las bibliotecas públicas con programas especiales para estos niños.

Estudios de la Fundación precisan que el 89% de los niños que entran al programa de Aceleración del Aprendizaje, en el que en un tiempo más corto terminan los cursos de educación básica que les faltan, continúan en el sistema educativo hasta terminar el colegio.

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés