Salud: potencialidades que proyectan a una región

Publicado: 6 agosto, 2012

A principios de la década pasada, a través de un Plan de Desarrollo se propuso convertir al Valle del Cauca en una plataforma exportadora. Dicha apuesta se ha ido consolidando y aunque hoy todavía falta mucho por hacer, no se puede negar que Cali ha sabido aprovechar sus ventajas naturales y potencialidades en el sector de la salud para avanzar hacia ese propósito regional.

Las más recientes cifras publicadas por el Dane sobre Cuentas Departamentales, muestran que los servicios de salud presentaron un crecimiento de 2,1% para el 2010. De igual manera, este subsector de la economía ha contribuido en la última década con un promedio de 2,1% en el total del PIB del Valle del Cauca.   

Estas cifras corroboran lo que desde años atrás concluyó una investigación realizada por la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Pontifica Universidad Javeriana de Cali: “El Valle del Cauca se constituye en un apropiado escenario para la articulación de procesos productivos y comerciales de bienes y servicios hacia el exterior, por su posición geoestratégica. En el sector salud del departamento, existen ventajas competitivas por la calidad de su oferta de servicios”.

El creciente número de instituciones, empresas, procedimientos, ofertas educativas, de capital humano y de atractivos con las que cuenta la región son hoy una muestra de que a través de la salud se ha fortalecido esa plataforma exportadora.

“Es evidente que la importante aglomeración de empresas de servicios de salud en la ciudad de Cali, su concentración geográfica, el número y tamaño de las mismas, la disponibilidad de proveedores de insumos y de servicios, la oferta educativa para la formación del talento humano que dichos servicios requieren y algunas instituciones para la colaboración son los elementos que permiten afirmar la existencia de un cluster de servicios de salud en la ciudad de Cali”, señala Ana Milena Yoshioka, vicerrectora Administrativa de la Universidad Javeriana de Cali y quien lideró la investigación mencionada anteriormente.

Y aunque hay diferentes opiniones frente a si se puede hablar de un cluster o no, es innegable que las potencialidades son muchas.

De acuerdo con la investigación realizada por la Universidad Javeriana, en aquel momento (2008) se identificaron diez cadenas sustentadoras de salud: trasplantes, cardiovasculares, cirugía endoscópica, reproducción humana, cirugía ortopédica, neurocirugía, cirugía oncológica, cirugía plástica y reconstructiva, oftalmología, odontología. Las cuatro últimas con tradición exportadora y paquetes integrales al exterior.

Además, la existencia de actores como son los centros de apoyo diagnóstico e imagenología, universidades formadoras de talento humano especializado, centros de investigación y organizaciones de apoyo refuerzan esta condición.

“El Valle cuenta con instituciones de salud especializadas y con tecnologías avanzadas, profesionales de alto nivel en distintas áreas médicas y de odontología; universidades con programas en salud destacadas nacionalmente; centros de investigación con trayectoria; fuerte industria farmacéutica, de insumos hospitalarios y dispositivos médicos; y empresas innovadoras en tecnologías de información y comunicaciones que también pueden aportar en el área de la salud. Tenemos todo el potencial para tener un cluster de salud estratégico para la región, generador de empleo y valor agregado, de alta especialización y motor de la investigación en el país”, señala Emilio Sardi, vicepresidente ejecutivo de Tecnoquímicas.

Debilidades para trabajar

» Bajo número de IPSs con acreditación internacional.
» La calidad percibida de los servicios de salud no es de un destino de talla mundial, se compite más por precios bajos.
» La infraestructura hospitalaria y hotelera es insuficiente para atender un volumen representativo de turistas de salud.
» Bajo nivel de bilingüismo del personal vinculado a la prestación de servicios de salud.
» Falta de recursos humanos capacitados en las profesiones universitarias relacionadas con la salud.
» Cali se percibe como una ciudad con alto riesgo de seguridad.
» Baja calidad de la plataforma logística que apoye la oferta de los servicios de salud.

(Fuente: Ana Milena Yoshioka)

Retos y oportunidades

Según el programa de Transformación Productiva del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la expectativa para el año 2020 de las exportaciones de salud serán por el orden de 800 millones de dólares y para el 2032 de 6.000 millones de dólares. Estas cifras se repartirán básicamente en tres regiones del país: Medellín, Cali y Bogotá.

Cali tiene con qué acceder a buena parte de ese mercado. No obstante, todavía hay frentes que cubrir para alcanzar un mayor fortalecimiento, y una buena manera de empezar a hacerlo es identificando las debilidades en las que se debe trabajar. (Ver recuadro)

“Un asunto de importancia es la configuración de las relaciones inter institucionales que supone un cluster, del que deben participar diversas entidades tanto públicas, como privadas. Los regímenes de contratación y de asociación que se espera que den soporte a un cluster requieren gran flexibilidad y agilidad por parte de las entidades que toman parte en él. En el sector público tenemos limitaciones propias de la normatividad que nos rige, que nos podría causar limitaciones. Es un punto a estudiar y desarrollar”, dice Julián Herrera, decano de la Facultad de Salud de Univalle.

Asimismo, el Vicepresidente Ejecutivo de Tecnoquímicas considera que los principales retos están en la coordinación y la gestión. “Se requiere más gestión, por ejemplo, para reconocer permanentemente las capacidades locales y las posibilidades del mercado, definir portafolios de actividades y servicios complementarios o integrados, asegurar calidad, y establecer estrategias de posicionamiento de la región. Igualmente, se necesita gestión con las autoridades. El cluster en salud merece ser uno de los clusters previstos en el nuevo plan de desarrollo de Cali”.
Y Ana Milena Yoshioka agrega: “Para llevar a cabo esta iniciativa se requiere de un grupo de empresarios, que sean dueños del proceso, con poder de convocatoria y capacidad de movilizar personas, entidades y recursos económicos. Y de un gobierno municipal y departamental que cree las condiciones del ambiente de negocios que las empresas requieren para lograr altos niveles de competitividad“.

Lo que sí está claro es que este tipo de apuestas promueven la competitividad de la región y Cali y el Valle tienen con qué hacerlo.

Mapa del sitio - Links de interés