Arroz, una industria que innova

Publicado: 19 noviembre, 2012

 

A pesar de la transformación del sector agropecuario en el Valle del Cauca en los últimos años, hay una industria que sigue siendo muy significativa en cuanto a producción y generación de empleo en el campo agroindustrial. Se trata de la industria arrocera.

Junto con la soya, el maíz, el algodón, el cacao, las frutas y otros productos agrícolas, el arroz completa el portafolio que le dio al departamento ese deseado propósito de ser autosuficiente en producción de alimentos. La anterior afirmación la hace José Manuel Suso, gerente de Arroz Blanquita.

Sin embargo, varias arroceras fueron desapareciendo, mientras que Arroz Blanquita logró posicionarse dentro del mercado y sobrevivir hasta nuestros días, con grandes expectativas de crecimiento. Esta empresa, fundada en 1950, ha realizado un importante trabajo de apoyo a los agricultores en educación, investigación y tecnificación que le han dado soporte a esta industria en el departamento.

Actualmente, en el Valle y el Cauca, 330 agricultores se dedican a la siembra de arroz, generando más de 2.500 empleos. “Muchos de ellos ya tienen cultivos orgánicos, pero todos son conscientes de la protección de las aves y han eliminado el uso de insecticidas y fungicidas haciendo un hábitat ideal. Los arrozales son humedales con arañas, libélulas y demás insectos benéficos que a la vez son alimento de más de 70 especies de aves identificadas por la fundación Calidris (Respaldado por el centro de Investigación Smithsonian)”, explica el directivo.

Además, en el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego, Flar, dentro del CIAT se desarrollaron los programas de educación y trasferencia haciendo uso racional de los insumos y del correcto manejo del agua como una premisa de sostenibilidad.

Asimismo, el programa I+D+I de Investigación, Desarrollo e Innovación de Arroz Blanquita, ha fortalecido las alianzas Universidad- Empresa- Estado, con las Universidades Icesi y del Valle, que, en conjunto con Colciencias y el Sena, han montado proyectos agrícolas e industriales para reducir costos, mejorar rendimientos y hacer uso eficiente de los subproductos.

Líderes nacionales en producción de té

50 hectáreas de plantaciones de té, rodeadas por la reserva natural de Bitaco, hacen parte de la empresa Agrícola Himalaya, la única que posee este tipo de cultivos en Colombia.

Los cultivos están localizados a una altura ideal para producir té de calidad, es decir, entre 1.750 y 1.950 metros sobre el nivel del mar. La empresa, productora de la marca de tés, aromáticas e infusiones Hindú, líder en su categoría desde hace varias décadas, acaba de obtener la importante certificación UTZ, para té sostenible, que garantiza los más altos estándares globales de producción agrícola y suministro responsable.

Es la primera vez en el país que una empresa nacional ostenta esta certificación, lo que significa que la compañía trabaja con las mejores prácticas de producción sostenible o sustentable. Es decir, aquellas que aprovechan los recursos energéticos propios de la zona, sin exceder el límite de explotación, para que se genere un equilibrio. Esto aplica para la preservación del ambiente, sus aguas y especies nativas, entre otros factores claves.

“Tener la Certificación UTZ significa estar seguros de que nuestra compañía trabaja con las mejores prácticas de producción sostenible, lo cual resulta en un té de mejor calidad y mejores beneficios para nuestros trabajadores, para el medio ambiente y para el consumidor final”, afirma Juan Camilo Barreto, coordinador de Proyectos Estratégicos de Agrícola Himalaya S.A. Otra de las empresas representativas del sector es Termoaromas Ltda., productora del conocido Té Oriental y que tiene una historia de más de 4 décadas. Anualmente, esta compañía, ubicada en el municipio de Yumbo, produce más de 120 millones de unidades de tizanas, té e infusiones para los hogares colombianos.

 

Deja un comentario

Mapa del sitio - Links de interés