Accesorios Lynx lanzará su canal de venta online

Accesorios Lynx lanzará su canal de venta online

3 may 2017

Trabajar en alianza con laboratorios de moda para anticipar las tendencias nacionales y mundiales, y traducirlas en piezas de joyería y accesorios únicos es una de las actividades críticas que desarrolla el departamento de diseño de Lynx. Esto les ha permitido incursionar con gran éxito en mercados internacionales y desarrollar sus canales de venta directa en Bogotá, Cali y Barranquilla.

El taller, ubicado en la capital del Valle del Cauca, produce entre 95.000 y 100.000 unidades al año que se comercializan en las ocho tiendas ubicadas en puntos estratégicos de estas tres ciudades. Lo más destacable es que entre el 10% y el 15% de los ingresos de Lynx proviene de las exportaciones a Estados Unidos, Panamá, México, Ecuador y Costa Rica.

El origen de la compañía se asemeja al de muchos emprendimientos de joyería en Colombia porque fue impulsado por las habilidades estéticas de María Isabel Cardona, su fundadora. Pero el gran factor diferenciador ha estado en la capacidad de la empresaria y su esposo, Juan Carlos Cabrera, para entender el concepto tendencias de moda e imprimirle una visión gerencial.

De la venta puerta a puerta con la que iniciaron operaciones en el 2005, pasaron un año después a ser distribuidores mayoristas de una de las joyerías más reconocidas en el país. Sin embargo, la posibilidad de posicionar Lynx como marca llegó con el primer punto de venta propio, que abrieron en el centro comercial Paseo de la Quinta en el año 2007.

El buen comportamiento de las ventas en esta tienda los impulsó a abrir una segunda un año después, en el sector comercial del barrio Santa Mónica. Para Juan Carlos quien se desempeña como director administrativo, ese local fue una de las oportunidades más valiosas que tuvieron para la consolidación de la empresa, lo que los llevó a cerrar la distribución al por mayor para enfocarse en la expansión de su propia marca a nivel nacional. Esta decisión también mejoró de manera significativa el flujo de caja y la rentabilidad de la operación.

Con sus propios recursos, esta pareja abrió en los últimos seis años dos tiendas más en Cali, dos en Bogotá y dos en Barranquilla para la comercialización de su línea de pulseras, collares, aretes, anillos y complementos como joyeros, cofres y paños para limpiar joyas. En cuanto a las ventas internacionales, gran parte de los negocios se lograron porque alguno de los representantes conoció los productos que se comercializaban en las tiendas colombianas y contactó a los directivos. La excepción fue México, país al que llegaron gracias a una feria de negocios en la que participaron en el 2015. Para impulsar las ventas al exterior retomaron la modalidad de distribución al por mayor.

Hoy, la empresa genera 60 empleos directos, entre empleados del taller de diseño y de los locales comerciales. El 70% de los insumos, entre piedras naturales, herrajes y cueros, para la elaboración de las cuatro colecciones que lanzan anualmente son importados desde India, Filipinas, Corea, Indonesia, China y Brasil. Cada pieza es fabricada con altos estándares de calidad seleccionando cuidadosamente los materiales para garantizar su durabilidad.

Expandirse a través de franquicias

Para apalancar su crecimiento, Lynx se presentó a la convocatoria de Valle Impacta, programa de la Cámara de Comercio de Cali que busca detonar el crecimiento extraordinario de las empresas vallecaucanas, y fue seleccionada para recibir el acompañamiento de los mentores. “Con las asesorías recibidas hasta el momento hemos identificado algunas debilidades que necesitamos resolver y las estrategias necesarias para fortalecer lo que hacemos bien”, cuenta Juan Carlos Cabrera.

Después del diagnóstico inicial concluyeron que los temas a mejorar estaban en los procesos de logística, operaciones internacionales y procesos financieros. Y en cada uno de ellos cuentan con el acompañamiento de un mentor experimentado que ofrece las recomendaciones pertinentes.

La asesoría recibida hasta el momento se recoge en el plan estratégico que tienen trazado a cinco años, con el que aspiran consolidar su presencia internacional con el modelo de franquicias. La meta para el 2018 es abrir las primeras tiendas Lynx en República Dominicana, Costa Rica y Estados Unidos. Igualmente se han propuesto reforzar la unidad de distribución al por mayor y para ello han programado su participación en diversas ferias internacionales.

También trabajarán fortaleciendo su presencia en Colombia con la apertura de otros dos puntos de venta, uno en Bucaramanga y otro en Montería. Y para responder a la demanda en otras ciudades, en un mes lanzarán el canal de venta online con el que esperan atender a los clientes ubicados en el territorio nacional y no descartan que a mediano plazo, pueda contribuir a expandir su operación internacional.

Juan Carlos y María Isabel están convencidos de que con el acompañamiento de Valle Impacta sus ventas van a registrar un dinamismo mayor del que han tenido hasta ahora, pronosticando un crecimiento del 25% en sus ingresos este año con los ajustes que han adelantado y los proyectos que llevarán a cabo en los próximos meses.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas