Adela Tolosa, de empleada a dueña de su propio negocio, vea su historia

Adela Tolosa, de empleada a dueña de su propio negocio, vea su historia

18 may 2017

 

El excelente servicio y la buena atención son el sello distintivo del equipo de trabajo del Centro Integral de Belleza Ade. De eso da garantía su propietaria, Adela Tolosa, una de las estudiantes más aplicadas del programa De Peluquero a Empresario, de la Cámara de Comercio de Cali y el Banco Interamericano de Desarrollo-Fomin.

 

Su negocio fue una de las 100 peluquerías y centros de estética de la ciudad que durante ocho meses recibió asesoría de expertos del sector de belleza en análisis de costos, procesos administrativos y experiencia de cliente.

 

Como resultado de las capacitaciones gratuitas, Adela pasó de tener su peluquería en un espacio limitado a ser propietaria de un centro de belleza, donde genera tres empleos.

 

“Gracias a Diego González, conocido como el Señor Calvo en el sector de la belleza en Cali y uno de los mentores del programa, aprendí cómo atraer clientela y cómo fidelizarla a partir de un buen servicio y un local bien presentado”, dice Adela.

 

Pasar de empleado a dueño de su propio negocio suele ser un camino difícil de recorrer, pero la historia de esta joven de 28 años confirma que las dificultades para los emprendedores están en la mente y que todo escollo se puede superar con fuerza de voluntad.

 

Nació en la Costa Pacífica, exactamente en Iscuandé, Nariño, y siendo aún menor de edad llegó a Cali para emplearse como niñera mientras aprendía cómo aplicar tintes, realizar cortes, alisados y peinados. Una vez se convirtió en experta en el tema, encontró trabajo en un salón de belleza del oriente de la ciudad en donde se desempeñó durante cinco años. Sin embargo, “trabajar solo para el arriendo” como ella misma dice, la motivó a experimentar la independencia.

 

Empezó prestando servicio a domicilio, pero ante el temor de que le fueran robadas sus herramientas de trabajo, decidió abrir su propia peluquería.

 

Así que alquiló un pequeño local en la misma casa donde vivía. Un aviso de cartulina, una silla de plástico y un espejo fueron suficientes para empezar. Adela es especialista en alisados, trenzas y extensiones para cabellos ‘afro’, y gracias a su talento ha ganado reconocimiento en el barrio El Vallado.

 

Con el apoyo económico de su pareja y unos préstamos solicitados, el mobiliario de su pequeña peluquería fue aumentando al mismo tiempo que el número de clientes. Ante la necesidad de contar con más empleadas recurrió a sus dos hermanas, quienes se desplazaron a Cali con trabajo fijo y contrató una persona más para prestar el servicio de manicure y pedicure. En ese proceso de estructuración del negocio recibió la invitación para participar en el programa De Peluquero a Empresario de la CCC + BID-Fomin.

 

Con el programa, Adela conoció las ventajas de contar con buenas prácticas técnicas y empresariales. Por tal razón, se arriesgó a hacer algunas mejoras en sus servicios y se trasladó a un local más grande. Estos cambios se han visto representados en el crecimiento de sus ingresos. Además, se ha motivado a seguir estudiando estética para incluir el servicio de depilación, mascarillas, limpieza facial y masajes relajantes en su Centro Integral de Belleza Ade.

 

El crecimiento es la meta de esta empresaria, que continuará esforzándose por brindarle a sus clientes las mejores experiencias.

 

Programa De Peluquero a Empresario

Esta iniciativa hace parte del proyecto Modelo de Formalización Empresarial para la Competitividad, suscrito entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en su calidad de Administrador del Fondo Multilateral de Inversiones y la CCC.

 

Por lo menos cien propietarios de peluquerías y centros de estética fueron beneficiarios del programa, que ofreció capacitaciones de acuerdo con las necesidades grupales detectadas, laboratorios de diseño de experiencia de cliente, generación de alianzas con negocios vecinos, dinámicas que facilitan la asociatividad y espacios de relacionamiento con proveedores.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas