Aldor, endulzando a África

Aldor, endulzando a África

14 ago 2017

Conquistar un mercado tan lejano y exótico como Sudáfrica a punta de chupetes ha sido uno de los mayores logros de Comestibles Aldor. Desde el 2011, la empresa vallecaucana opera con su propia planta de producción de confitería dura, lo que le ha permitido atender la alta demanda de sus marcas y extender su red de distribución a otros países africanos.

De acuerdo con Leonardo Aljure, gerente general de Comestibles Aldor, parte del éxito de las exportaciones de la empresa se debe al acceso a precios competitivos del azúcar, a través del mecanismo de exportaciones conjuntas con ingenios azucareros. “En esos acuerdos el precio del azúcar que utilizamos para las exportaciones se calcula con base en el precio internacional”, afirma.

De las nuevas alianzas estratégicas de la empresa para fortalecer su presencia en el mercado latino, habló Leonardo Aljure.

¿Qué retos tuvieron con el montaje de planta en Sudáfrica?

Ingresamos a ese mercado en 2003, logrando el liderazgo de las marcas en Sudáfrica a través de una estrategia de mercadeo, posicionamiento, distribución e innovación. La fortaleza lograda por las marcas nos dio el impulso para producir localmente 20.000 toneladas anuales, que representan el 35% de las ventas de la compañía.

¿Qué ventajas le trae a la compañía tener planta en ese país?

Cuando iniciamos exportaciones a ese país fue muy difícil, debido a la revaluación del dólar del 2001. Además, los fletes desde Colombia al continente africano son bastante elevados y evidentemente los tiempos de tránsito también, lo que exigía un capital de trabajo enorme. Otro punto importante fueron los aranceles de los países africanos.

Estos aspectos ahora son una ventaja para nosotros. La planta tiene capacidad solo para atender el mercado local, eso debido a la alta demanda que tenemos allá. Pero algunos excedentes se exportan a Mozambique, Zambia, Congo y Zimbabwe. Parte de la estrategia de expansión de Aldor se ha concentrado en alianzas con multinacionales.

¿Cómo ha sido la evolución de esta apuesta?

Buscamos empresas aliadas que sean fuertes en sus mercados locales, como el Grupo Carozzi, que tiene marcas bien posicionadas y una red de distribución amplia en Chile, lo que nos ha permitido llegar a ese mercado. Esa alianza la extendimos a finales del año pasado a Molitalia Perú, que pertenece al mismo grupo. Este año firmamos alianza con el Grupo Pascual de Panamá, líder en confitería de ese país.

¿Cómo contribuyeron esas alianzas al crecimiento de los ingresos de la empresa?

Los ingresos de Aldor Colombia en el 2016 fueron de $198.000 millones, logramos un crecimiento del 16%.

¿Qué países aportaron más a ese resultado?

Las alianzas comerciales han sido un pilar para el crecimiento de la compañía. La devaluación del peso nos ha permitido ser más competitivos en mercados donde estábamos de forma muy pasiva. Hoy estamos más agresivos con mayores inversiones en publicidad, mercadeo e innovación. Cerramos el negocio con el Grupo Pascual, que representa ingresos adicionales por U$ 1.5 millones. Iniciamos en nuevos mercados en el continente africano como lo es Guinea ecuatorial y nos fortalecimos en el Caribe, aumentando las ventas en un 95% en Haití, República Dominicana y Centroamérica.

¿Qué línea de producción tiene mayor dinamismo en el exterior?

Seguimos focalizados en los caramelos duros, principalmente chupetes, que corresponden al 90% de las exportaciones.

¿Cuánto crecieron en exportaciones el año pasado?

Tuvimos un crecimiento en exportaciones del 19%. Proyectamos cerrar este 2017 con exportaciones de U$ 32 millones. Esperamos la recuperación de algunos países que eran importantes para el sector, como Venezuela, y considero que en el 2020, Aldor debería estar exportando unos U$ 45 millones.

¿Qué capacidades debe desarrollar una empresa para experimentar el proceso de internacionalización que ha vivido Aldor en los últimos años?

Hay que trabajar mucho en las eficiencias internas. Las compañías hoy en día tienen que ser eficientes en sus procesos para estar en mercados altamente competitivos. Se debe tener tener sistemas de gestión de primer nivel, tecnología de punta, procesos automatizados, mano de obra eficiente y buscar economías de escala, para lograr eficiencias que nos permitan competir a nivel internacional.

¿Qué impacto ha traído para la empresa la Alianza del Pacífico?

Es una alianza que apenas se está gestionando. Nosotros ya exportamos cerca de U$ 1 millón anuales a China y U$ 250.000 a Corea del Sur.

¿Cuál es el reto de Aldor en la cadena productiva del clúster de macrosnacks que promueve la CCC?

Nuestro reto está en hacer productos más elaborados, diferenciados y sofisticados, que sean reconocidos en el mundo como productos de primera calidad, aprovechando la materia prima nacional. Este es un clúster natural donde hay unas ventajas competitivas para la región.

¿Cuál es la mayor apuesta a desarrollar en los próximos años?

Hemos incursionado en gomas, con la compra de una máquina para hacer gomas a base de almidón y gelatina. La meta a corto plazo es consolidar ese proyecto, también crecer en el mercado nacional y mejorar la distribución, especialmente en las tiendas para tener una operación más fortalecida. Y aprovechar la tasa de cambio y un precio del azúcar competitivo para fortalecernos y construir marcas, ya sea directamente o a través de alianzas en mercados internacionales.

Ventas 2016: $198.000 millones

Número de empleados: 1.200

Aldor fue fundada en 1991 en Cali por la Familia Aljure Dorronsoro, e inició la producción con una capacidad de 5 toneladas por día de chupetes y caramelos duros. Dos años después comenzó a exportar a Panamá, Ecuador y Haití.

En 2011 compró la marca de caramelos blandos frutales Frunas, con la cual logró el liderazgo en este segmento. Hoy la compañía cuenta con las marcas Frunas, Yogueta, Pin Pop, Mist, Mechas Locas, Bumba Metro y Play. En el mercado nacional la marca de mayores ventas es Pin Pop, seguida de Frunas y Play.

La materia prima principal para Aldor es azúcar local y glucosa (a base de maíz) que les provee la compañía Ingredion Colombia con su planta en Cali.


Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas