Biointropic, compañía pionera en la aceleración de negocios de biotecnología

Biointropic, compañía pionera en la aceleración de negocios de biotecnología

22 nov 2017

La gestión del conocimiento se ha convertido en un gran diferenciador para competir. Biointropic es una aceleradora que apoya estos procesos, con el objetivo de impulsar el crecimiento y la rentabilidad empresarial.

Según Americas Most Admired Knowledge Enterprise (MAKE), organización que otorga un reconocimiento internacional a las empresas que realizan la mejor gestión del conocimiento en América, este tipo de organizaciones crean capital intelectual y generan valor casi tres veces más rápido que sus pares, apoyadas en la innovación y la promoción de una cultura empresarial de conocimiento.

Esta organización también señala que los resultados extraordinarios están muy relacionados con aspectos como el liderazgo que ejercen los directivos, el desarrollo y la entrega de productos, servicios y soluciones basados en conocimiento y la creación de un ambiente de colaboración. Por Colombia, este año Ecopetrol recibió el reconocimiento junto a firmas como Google, Apple, General Electric, Nex Era Energy, IBM, Microsoft, Amazon, Good Year Tire & Rubber, Facebook y la Nasa.

¿Qué tanto ha avanzado el país en gestión del conocimiento?

El interrogante lo responde Camilo Pizarro, Coordinador de promoción y desarrollo de negocios de Biointropic, una compañía pionera en la aceleración de negocios de biotecnología y en la gestión del conocimiento  en el territorio nacional.

¿Cómo ha sido su experiencia en promover como pioneros los negocios de la biodiversidad y la biotecnología?

La empresa nace en 2008 gracias a un convenio entre varias universidades que vieron una gran apuesta para empezar a desarrollar la innovación y potenciar el sector industrial a partir de la biodiversidad y la biotecnología enfocada en negocios. Luego, en 2014 nos constituimos como la primera aceleradora de negocios de biotecnología, organización sin ánimo de lucro, y en 2015 nos vinculamos a Ruta N en Medellín. Ya tenemos más de 70 tecnologías de universidades y empresas evaluadas, más de 40 empresas de biotecnología acom-pañadas y más de 20 aliados nacionales e internacionales que respaldan nuestros servicios.

¿Qué tan difícil ha sido “vender” estos conceptos entre las empresas?

Lo bueno es que Colombia tiene una trayectoria de más de 40 años en investigación y además seguimos siendo reconocidos como un país líder en biodiversidad en especies vegetales y animales. El asunto es dar el giro a la tuerca para que sean aplicados a los negocios y como generador de riqueza. En el país la investigación se ha quedado en el entorno académico y no ha logrado transformarse en productos y servicios; por eso nuestro principal objetivo es convertir la biodiversidad en negocios a través de la biotecnología de una manera sostenible y con una visión global. Buscamos que no solamente sea aplicada a soluciones locales sino que permita participar en mercados sofistica-dos como el europeo, el japonés o el de Norteamérica.

¿En qué sectores se percibe mayor apertura hacia este tema?

Donde más se ha implementado es en el sector agro en la producción y protección, por ejemplo en agroquímicos en cosechas y resistencias a plagas. Cuando pasó la crisis de la roya en el café, una de las estrategias fue aplicar un hongo patógeno para un beneficio comercial. También se destacan los renglones de energía, cosméticos, salud y medio ambiente.

¿De qué manera contribuyen a la gestión del conocimiento?

Lo hacemos de una forma bidireccional, es decir, revisando qué están haciendo los grupos de investigación para ver en cuáles de las industrias que conocemos pueden aplicar y, en el otro sentido, conociendo las necesidades de las empresas. En este caso, nosotros vamos hacia los grupos de investigación y les proponemos que trabajen en conjunto para buscar una solución específica. En cuanto a acompañamiento lo que hacemos es definir unas rutas de aceleración, la idea es llevarlos del punto A al B de una forma más estratégica, rápida y eliminando la curva de aprendizaje, que es la que hemos asumido.

¿Cómo ven los procesos de transfe-rencia de conocimiento y tecnología en el país en comparación con el resto del continente?

En los últimos años se ha hecho bien la tarea pero aún nos falta avanzar mucho. Según las cifras del Banco Mundial que miden la inversión como porcentaje del PIB, en la medida en que un país invierte más en investigación y desarrollo quiere decir que hay una mayor transferencia de conocimiento e innovación, lo que se traduce a su vez en un mayor crecimiento. Colombia está al nivel de Bolivia, con un aporte de 0.16%, el líder es Brasil con 1.16%;  Canadá tiene 1.8% y Estados Unidos 2.9%, así que nos queda mucho camino por recorrer. El salto se dará en el momento en que las industrias se den cuenta de que si invierten en I+D tendrán mejores beneficios, pues todo lo que se está invirtiendo aho-ra es por cuenta de recursos públicos, en otros países funciona al con-trario y la idea es balancearlo pues cada vez recortan más los recursos.

¿Qué hace falta para que más empresas se apropien de la gestión del conocimiento?

Lo que tiene que ocurrir es un cambio de mentalidad en las empresas, es decir que los líderes le den un valor real al conocimiento pues estamos dejando de ser un país manufacturero para transformarnos en uno de servicios, en donde ya no dependeremos de las materias primas sino de esa gestión del conocimiento. En la medida en que se rentabilice y vean que tiene funcionalidad se van a apropiar más del tema.

¿Qué debe tener un plan de gestión del conocimiento?

A nivel interno, un diagnóstico y plantearse ¿qué hacemos diferente frente al competidor?; luego, definir objetivos, es decir qué hacer con esa información y después viene el desa-rrollo y la implementación. El asunto es que el conocimiento lo tienen personas con mucha rotación así que hay que preparar un plan para que el conocimiento no se vaya y sea un tema estructural en donde cada uno pone su granito de arena.

¿Han realizado actividades en conjunto con Reddi?

Sí, hemos tenido reuniones con Reddi, Centro de Innovación, para alinear estrategias de transferencia tecnológica y replicar modelos de negocio exitosos y sostenible económica, técnica y socialmente. También estamos planeando una misión a Medellín, que se realizaría este mes,  para adelantar encuentros con diferentes actores del ecosistema de ciencia, tecnología e innovación de la región que pueden ser aliados estratégicos de Reddi y para articular proyectos conjuntos que fortalezcan las dos  ciudades.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas