Claves de Eka Corporación para tener un negocio rentable y emprendedor

Claves de Eka Corporación para tener un negocio rentable y emprendedor

9 jun 2017

Con 48 años de operaciones, Eka Corporación demuestra que el espíritu emprendedor es esencial para que las empresas impulsen el crecimiento rentable y sostenible. La restricción es la madre de la creatividad. Esta premisa ha sido la inspiración de los directivos de Eka Corporación, una de las firmas líderes en la producción de insumos textiles en Colombia, para convertirla en la matriz de exitosos emprendimientos con los que buscan diversificar sus actividades e impulsar el crecimiento. Rami Kadoch, gerente de la empresa, señala que en el ADN de la organización está muy arraigado el emprendimiento, por eso lo patrocinan e impulsan en todos los niveles. “Sabemos que en el universo de los cierres, el mercado no va a crecer mucho más, entonces nos enfocamos en impulsar el crecimiento a través de emprendimientos que se convierten en nuevas unidades de negocio que la compañía pueda soportar”, señala el ejecutivo. A la fecha cuentan con tres unidades: Eka Cierres, Texcintas y Kos, esta última es la única que se sale de su core ya que produce vasos desechables biodegradables fabricados con materias primas renovables. Kadoch se graduó en Ciencias Políticas, en Israel, realizó una especialización en Administración de Empresas, un MBA y cursa actualmente el programa Owner/President Management (OPM) en Harvard Business School. Toda su gestión está consolidando el legado de su padre y su tío, Enrique y Joseph, quienes fundaron EKA en el sótano de la Cacharrería La Victoria. Esta empresa, a su vez, fue creada por su abuelo en la capital vallecaucana tras su arribo al país desde Palestina a principios de los años 20. En 1968, iniciaron la producción de cremalleras con dos operarios. Hoy, la corporación genera 800 empleos directos en sus plantas de Cali. Evaluando las máquinas y los clientes de su línea de cierres encontraron que tenían grandes oportunidades para la producción de cintas textiles, dando origen a Texcintas. En simultánea, fundaron Corporación Ekazipper del Ecuador, que actúa como agente logístico y distribuidor en el país andino. “La compañía está consolidada y esperamos seguir generando nuevas unidades de negocio con todo el soporte administrativo. De hecho, pensamos crear la cuarta unidad integrada verticalmente hacia adelante”, señala Kadoch.  

Con paso firme

EKA Corporación atiende múltiples industrias a través de sus dos unidades de insumos textiles. EKA Cierres está presente en toda la industria de confecciones, desde carpas para los soldados de las Fuerzas Militares hasta calzado de moda, pasando por jeans, fajas, ropa casual y formal, hasta las prendas confeccionadas por los diseñadores más destacados de Colombia. Tex Cintas, por su parte, provee cintas de adorno para todo tipo de usos, desde los más variados empaques hasta colchones, artículos para bebé, reatas para correas, hiladillas para todo tipo de usos, y cordones para agroindustria. Gracias al buen comportamiento de la industria de confecciones la operación consolidada registró ventas por $50.000 millones en 2015, un 20% más que en el 2014, y proyectan alcanzar $58.000 millones en ingresos totales al cierre de 2016. En Colombia cuentan con presencia en 55 municipios mientras en Ecuador manejan la distribución directa en Quito, Guayaquil, Ambato y Cuenca. También exportan, pero en menor proporción, a Perú y Centroamérica. Sin embargo, esperan impulsar su actividad internacional con la unidad de vasos desechables (Kos). La meta es incrementar las ventas internacionales de Kos en un 20% y en 10% las de Texcintas y EKA Cierres.  

“Vivimos insatisfechos”

18

Kadoch dice que la filosofía de la empresa es la insatisfacción permanente con los resultados obtenidos. “Siempre nos queremos superar y estamos en una constante autocompetencia. Por eso estudiamos las tendencias del mercado y los gustos de nuestros consumidores para responder mejor”, señala. Para enfrentar ese reto, la empresa cuenta con un área de ingeniería, innovación y mejoramiento, que se nutre de la información que provee el equipo comercial en su trabajo ‘de calle’. Innovación, procesos y servicios son las claves de su estrategia competitiva, en la que se enfocan en realizar entregas oportunas, con el producto adecuado y en el momento preciso. Y gracias a esa visión lograron sobrellevar los años en que la revaluación jugó en contra de sus resultados, ya que muchos de sus clientes se volcaron a la importación de insumos y producto terminado para aprovechar el diferencial cambiario. Pero la devaluación revirtió el proceso y estimuló la producción local de confecciones, impulsando con ello los resultados de la organización. Para responder a esa demanda creciente han invertido en los últimos dos años más de US$2 millones en reconversión tecnológica, importando maquinaria y equipo desde países como Taiwán, Italia, Turquía y Corea.  

Ecosistema con potencial

Kadoch asumió la gerencia de la compañía en el año 2003 y asiste con mucha frecuencia a buena parte de las ferias de moda en Colombia y en el exterior. Con ese bagaje tiene claro que el fortalecimiento de la industria de confecciones requiere de un ecosistema saludable y en el que se cuente con todos los servicios de soporte e insumos que garanticen la competitividad. “Para que todo funcione necesitamos de un ecosistema competitivo que abarque desde la producción de hilazas, telas, todo el universo de insumos y servicios que requiere la confección y un sistema de retail fortalecido que responda a los gustos y tendencias del consumidor moderno”, señala. También recalca la necesidad de mantener beneficios tributarios que propicien la producción local y medidas que combatan el contrabando. “En Colombia veo mucho futuro para todo el ecosistema porque, a diferencia de los demás países de Latinoamérica, aquí hay gran talento humano, muy buen diseño, buena capacidad de producción y confección. También contamos con excelentes compañías de soporte que entregan todos los accesorios que necesitan los confeccionistas para hacer una prenda de calidad”, concluye. Con respecto a las brechas que tiene la industria en el Valle señala la necesidad de vincular o crear eslabones de metalmecánica, que complementen el cluster con maquinaria e insumos claves para la producción industrial. También destaca la escasez de mano de obra calificada que se registra en el sector, a nivel local y nacional. Con 48 años de trayectoria, Eka Corporación transita por nuevos rumbos inspirada en una filosofía que ve las restricciones como oportunidades de crecimiento y prosperidad.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas