Fluvip, uno de los emprendimientos más exitosos de Latinoamérica

Fluvip, uno de los emprendimientos más exitosos de Latinoamérica

10 jun 2017

Fluvip crece de manera acelerada en América Latina y Estados Unidos con un modelo de negocio que optimiza el papel de los influenciadores en las campañas de mercadeo en redes so ciales.

Las redes sociales revolucionaron las estrategias de branding. Hoy, los personajes reconocidos se pasaron al mundo virtual para compartir con sus seguidores contenidos asociados a sus experiencias con diversas marcas y servicios.

El argentino Sebastián Jasminoy percibió el enorme potencial que ofrecía esta nueva práctica y se propuso profesionalizarla para convertirla en una nueva actividad clave en los planes de mercadeo: el influencer marketing. Así nació Fluvip, uno de los emprendimientos más exitosos de Latinoamérica con presencia en México, Colombia, Perú, Brasil, Venezuela, Argentina, Nueva York y Miami.

En el proceso de consolidación Colombia ha jugado un papel clave. “Este es uno de los países que más le abre las puertas a los emprendedores. Aquí cualquier emprendedor ingresa a las redes sociales y encuentra una charla o un evento al que puede asistir y compartir con otros. Eso es importante, sobre todo en la etapa inicial, cuando más solos nos sentimos”, asegura Sebastián, quien lleva cinco años residenciado en nuestro territorio.

El empresario, que fue invitado a compartir su experiencia en el Cali MeetUp, destaca la labor de diversas entidades que forman parte del ecosistema emprendedor. De hecho, obtuvo el respaldo de Wayra, aceleradora de startups digitales de Telefónica, que le ha brindado acompañamiento para escalar su negocio.

Fluvip cerró el 2016 con US$ 7,6 millones de ingresos, un incremento del 300% con respecto a las ventas obtenidas en el 2015; cada mes optimizan cerca de 200 campañas en los siete países en los que operan, y gestionan cien mil influenciadores de 22 países que se han suscrito a su plataforma.

El éxito de la empresa se deriva de tres aspectos clave: el primero es ayudar a las marcas a identificar el influenciador indicado para generar una campaña digital exitosa. Para lograrlo la plataforma utiliza análisis de datos para seleccionar a las personas que influyen en el público objetivo al que va dirigida la estrategia e indica los niveles de engagement del influenciador para pronosticar los resultados que este puede lograr en sus redes sociales, incluso antes de iniciar la campaña.

E

n segundo término, está la virtualización de todo el proceso de negociación entre las empresas y los influenciadores, que se realiza dentro de la plataforma. Por último, está la entrega en tiempo real de los reportes de actividad para que se evalúe el comportamiento de las campañas y se tomen decisiones rápidas al respecto.

“Colombia es un país que valora el emprendimiento y eso es fundamental porque permite la creación de nuevos empleos, innovación de servicios y atracción de inversión extranjera”, Sebastián Jasminoy, fundador de Fluvip.

¿En dónde está el factor diferenciador de Fluvip en un mundo plagado de ‘expertos en marketing digital’? Sebastián sostiene que la clave en la organización, que cuenta con 33 empleados en Colombia y 70 en los países donde tiene presencia, es el enfoque en la perfección. “Somos muy exigentes, buscamos siempre la perfección en lo que hacemos. La cultura latinoamericana a veces es conformista, dejan productos cerrados sin estar perfectos y esa es la razón por la que muchas empresas no prosperan”, dice.

Lo mejor de todo es que esta firma ha logrado comprometer a todo el equipo con esta filosofía, generando grandes factores de diferenciación con respecto al mercado y allanando el camino hacia el crecimiento extraordinario.

“Aguanta, no te emplees nuevamente”

Fluvip es líder en automatizar y optimizar campañas digitales de grandes compañías como Heineken y Coca Cola, pero Sebastián reconoce que llegar a este nivel fue difícil, en particular, la fase en la que gestionaron la primera inversión. “En esta etapa es sumamente importante la confianza en uno mismo, en su idea y en su producto, no darse por vencido. Muchos dudamos sobre si aguantaremos el tiempo suficiente hasta que esto avance y funcione. Pero hay que aguantar y no ir a emplearse nuevamente”, aconseja.

La segunda fase compleja es la del crecimiento, cuando se presentan errores que pueden afectar el futuro de la compañía. En estos casos, el emprendedor recomienda reconocer el error rápidamente y corregirlo. “El año pasado abrimos oficina en Nueva York y fue un gran reto para nosotros por la diferencia cultural. En ese proceso tuvimos una equivocación, pero resolvimos la situación muy rápido y hoy estamos operando con campañas exitosas en ese país”, señala.

En cuanto a los mecanismos para financiar los emprendimientos, Sebastián recomienda conocer todas las opciones disponibles así como el lenguaje que utilizan los inversionistas. “La primera vez que me junté con un inversionista yo no sabía muchas cosas básicas de las negociaciones y dudaba en mis respuestas. Eso es una falla, no podés dudar”, dice y recomienda hacer un seguimiento estricto de las decisiones que toman los potenciales socios.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas