Huevos Kikes estrena producción de energía a partir de la gallinaza

Huevos Kikes estrena producción de energía a partir de la gallinaza

3 may 2017

Comprometidos con dar un mejor manejo a los residuos orgánicos generados en el proceso productivo y minimizar el impacto ambiental, Incubadora Santander, dueña de la marca Huevos Kikes, estrena este mes un sistema para la producción de energía a partir de la gallinaza en su planta de Caloto, Cauca.

La compañía, que produce alrededor de 3,5 millones de huevos diarios y tiene presencia en 15 ciudades del país, le apuesta a la generación de energía por medio de la cofermentación de excrementos de gallina procedentes de las ponedoras (gallinaza) y del agua utilizada durante la producción, que actuarán como fuente de biomasa. “Desde la empresa privada debemos impulsar el desarrollo de estas fuentes no convencionales de energía, contribuyendo así a minimizar la emisión de gases de efecto invernadero”, afirma Juan Felipe Montoya Muñoz, presidente de la compañía avícola.

Una vez culmine la etapa de montaje, la energía renovable producida con gallinaza será empleada  para el abastecimiento de la planta de producción de huevo comercial denominada Granja Egipto, ubicada en Caloto, Cauca. También será usada en la planta de Granja Las Palmas (Cauca), que está próxima a entrar en operaciones para ampliar la capacidad de producción de la empresa.

En la granja Egipto se están instalando tres unidades de generación o biodigestores, dos de 0,8 MW y una de 1 MW, para un total de 2,6 MW instalados. Mientras que la planta de producción Las Palmas tendrá dos unidades generadoras, una de 1 MW y una de 0,8 MW, para un total de 1,8 MW, de los 4.4 MW que se obtendrán una vez se completen las fases de instalación. Los excedentes generados serán entregados al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

Por lo pronto, la primera fase construida solo generará 800KW, para lo que se requieren 110 toneladas diarias de gallinaza. Para el funcionamiento total del proyecto se usarán cerca de 600 toneladas que no requerirán otros sustratos.

Pensando en la comunidad aledaña esos cinco biodigestores también ayudarán a eliminar los malos olores y combatirán la proliferación de moscas en la zona.

La construcción del sistema para la producción de energía inició en agosto de 2016 y estuvo a cargo de una compañía alemana que ha realizado más de 300 proyectos biogás en el mundo. La mano de obra y el montaje fueron contratados con empresas locales. Para ejecutar la primera fase de operación de esta planta generadora de energía renovable, Incubadora Santander invirtió U$ 4,5 millones.

Más energía renovable para el país

Con esta nueva tecnología, Incubadora Santander hace un gran aporte a la meta del Gobierno colombiano de aumentar en un 6,5% la cuota de energías renovables para el año 2020. Esta es una alternativa que genera gran impacto en el medio ambiente y en los procesos internos de las compañías. “Los ahorros que se obtienen por la generación de energía van directamente a disminuir el costo del huevo haciéndonos más eficientes”, asegura Juan Felipe Montoya.

Incubadora Santander se propone también aumentar la producción diaria a 10 millones de huevos en los próximos años; además, en enero pasado empezaron la producción y venta de huevo líquido y huevo en cáscara pasteurizado, productos orientados a la industria de alimentos.

Igualmente avanzan en el fortalecimiento de sus dos canales de distribución: el primero a través de ‘Kikes en el Hogar’ con el cual llegan a más de 45.000 tiendas en todo Colombia y grandes superficies. El segundo es el canal ‘Kikes Food Service’ que atiende a casinos, restaurantes, pastelerías y hoteles que utilizan este insumo en sus procesos productivos.

¿Cómo se produce energía a partir de gallinaza?

Como cualquier otro desecho orgánico, la gallinaza puede ser tratada con biodigestores que aceleran el proceso de descomposición y hacen más efectiva la transformación de sus elementos, generando biogás.

La gallinaza recibe un tratamiento previo en un tanque de sedimentación.Luego es cubierta con arena y cal y se bombea al fermentador de 4.903 metros cúbicos a través de un depósito de 1.076 metros cúbicos.

Con la cofermentación, los restos de fermentación consiguen un alto valor fertilizante, por lo que pueden devolverse eficientemente como desechos orgánicos para diversos cultivos.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas