Innovación, el sello de la Arrocera La Esmeralda para hacer crecer el negocio

Innovación, el sello de la Arrocera La Esmeralda para hacer crecer el negocio

11 jun 2017

El desempeño de Arrocera La Esmeralda confirma que la innovación es el verdadero combustible para poner a volar un negocio. Con esta estrategia han logrado que sus ventas crezcan el 67% en los últimos tres años, pasando de $ 79.312 millones en 2013 a $133.131 millones al cierre del 2015, de acuerdo con la información reportada ante la Superintendencia de Sociedades.

Además de los beneficios económicos, obtuvieron el sello ‘Arroz amigo de las aves’ que otorga la Fundación Calidris a quienes realizan siembras responsables. De hecho, algunas especies migratorias originarias de los Estados Unidos decidieron trasladar su ‘vivienda’ de manera definitiva al Valle del Cauca, como lo confirmaron varios expertos del Programa Internacional del Servicio Forestal del país del norte que en 2013 siguieron los localizadores de sus aves y las encontraron alojadas en los cultivos que proveen a esta compañía.

Según Zoyla Salazar, gerente Financiera y responsable de los procesos de innovación en la compañía, la razón está en que la empresa promueve tecnologías libres de agroquímicos que han permitido recuperar las tierras y poblarlas de insectos que son el alimento de los pájaros.

El enfoque innovador es claro en todas las actividades de la organización, que recientemente culminó su proceso en el Programa Sistemas de Innovación, de la Cámara de Comercio de Cali y Colciencias, con un prototipo para preparar arroz instantáneo.

Esta apuesta es el fruto de una semilla plantada hace 14 años, a raíz de una plaga de pulgón amarillo que La Esmeralda vuela alto diezmó los cultivos del Valle. La mayoría incrementó la fumigación pero La Esmeralda decidió seguir la recomendación de científicos norteamericanos: dejó de fumigar para permitir que la tierra se restaurara sola.

También implementó un sistema para evitar que la densidad de plantas por hectárea fuera muy alta, permitiendo que a todas llegara la luz de sol adecuada y circulara el aire de manera más eficiente. Como resultado, se redujo la aplicación de fungicidas y se comenzó a nivelar el agua en los cultivos evitando la anegación y manejando una lámina mínima del vital líquido. A la par invirtió en capacitación entre los cultivadores para explicar las ventajas del nuevo esquema.

Desde entonces, la investigación y el desarrollo se convirtieron en parte fundamental de la cultura organizacional. De hecho, uno de los grandes avances se debe a uno de sus empleados quien, en 2008, propuso desarrollar un horno quemador con cero emisiones de CO2, utilizando la cascarilla del arroz.

José Manuel Suso - 12De acuerdo con José Manuel Suso, gerente de la organización, de cinco toneladas de cascarilla de arroz producto de la trilla se obtiene una tonelada de biocarbón, que muchas veces se quema a cielo abierto y genera efectos negativos sobre el medio ambiente. Mediante un proceso de pirólisis controlada (tratamiento de la biomasa en un ambiente sin oxígeno y a temperaturas de 400–650 grados centígrados) se llega a un biocarbón que, gracias a investigaciones realizadas con profesores y estudiantes de la Universidad del Valle, se enriqueció con bacilos y tricodermas.

Este elemento es un acondicionador que se incorpora al suelo en la etapa previa a la siembra generando excelentes resultados en términos de productividad, ya que alcanza hasta los 12.000 kilos por hectárea. “Las plantas crecen más rápido y con mayor fortaleza frente a las condiciones climáticas; también se ha determinado que la aplicación de ese biocarbón enriquecido ayuda a capturar carbono de la atmósfera, en promedio 3,5 toneladas de carbono por hectárea cultivada”, indican los estudios realizados por Univalle.

El producto de la pirólisis se denomina puzolana, un componente que ya obtuvo una patente en Colombia mediante la resolución 56060 y quedó en cabeza de Arrocera La Esmeralda, Univalle y Colciencias. Según Salazar, al aplicar este producto en el campo se reduce la utilización de úrea en los cultivos tradicionales, también tiene un amplio uso en la construcción al contribuir, junto con el cemento, a reducir los costos de materiales y mejorar las condiciones de estabilidad, durabilidad e impermeabilidad de superficies.

Cabe señalar que con la nueva metodología se incrementa el gasto en mano de obra para la aplicación por eso este insumo es más usado por quienes están en la producción de arroz orgánico, que es una apuesta fuerte de la organización. En 2013 obtuvieron la certificación y desde el 2014 lo comercializan a nivel regional. Suso señala que al arroz orgánico le han hecho muchos desarrollos y al agricultor se le paga un precio muy por encima de los mercados internacionales para incentivar su cultivo además, destinan el 5% de sus ventas de orgánico para el Fondo de Desarrollo que constituyeron con el propósito de apoyar a los cultivadores.

La Esmeralda también otorga financiación a los 1.703 agricultores registrados para la compra de insumos y semillas, les brinda asistencia técnica gratuita y realiza transferencia de tecnología. Cabe aclarar que no todos los registrados tienen siembras activas en el año y al cierre de enero de 2017 se encontraban 617 con siembra activa.

Al cierre del programa Sistemas de Innovación, en 2016, ganaron el premio al prototipo de arroz instantáneo por lo que fueron beneficiados con un cupo para asistir al Epic Program del Boston Innovation Gateway.

Las iniciativas en la organización no se detienen y ahora trabajan con la Asociación Calidris para propiciar la conservación de las diversas especies de aves del país. Además, desarrollan el proceso de transplante mecánico en terrenos de los Llanos Orientales, un método menos agresivo en cuanto al uso de agroquímicos para la preparación de los suelos y de herbicidas para el control de malezas.

Las certificaciones

Arrocera La Esmeralda se fundó en 1950 y comercializa las marcas Blanquita, Oryza Gourmet y La Esmeralda. Se destaca su línea de arroz orgánico que cuenta con certificación nacional bajo la Resolución 0187 de 2006 del MADR e internacional para Estados Unidos bajo NOP y la Comunidad Europea bajo el EOS, todas otorgadas y controladas por Ecocert Colombia Ltda. filial de Ecocert S.A.

La Esmeralda está certificada en el Sistema B que, según la página de esta iniciativa, se otorga a compañías cuyo modelo de negocios considera las acciones de la empresa en cuatro áreas: gobernanza, trabajadores, medioambiente y comunidad. También cuenta con Certificado de conformidad de comercio justo, Certificado de conformidad responsable, Certificado ISO 9001 y Certificado ISO 14001.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas