Innovar debe ser emocionante

Innovar debe ser emocionante

9 jun 2017

Pensar, crear y vender: tres puntos claves dentro de todo proceso de innovación. Entrevista con uno de los más destacados expertos internacionales en metodologías para pensar y actuar fuera de la caja.

Hitendra Patel ha usado todos los ‘sombreros’ que se necesitan para conocer en detalle cómo funciona la innovación en el mundo de los negocios. Además de trabajar hace algunos años como consultor senior en la firma Arthur D. Little, creó el modelo de innovación en Monitor Group y logró la aprobación de seis patentes, dos de ellas asociadas a sistemas de energía en dispositivos electrónicos. También, es el Gerente del Centro internacional IXL y el Presidente del Programa de Innovación y Crecimiento de la Escuela Internacional de Negocios de Hult.

Patel estuvo en Cali hace algunas semanas participando en los programas que adelanta la Cámara de Comercio para promover este tema. En diálogo con Acción, dio algunas claves sobre el proceso que se debe seguir para convertir al Valle del Cauca en líder regional.

¿Cómo impulsar una cultura de innovación en las empresas? Lo primero es promover un flujo de ideas en el que participen proveedores, empleados, clientes y otras empresas; pero lo más importante es tener personas que crean que pueden hacer cosas grandes, que miren el mundo y digan “yo creo que el mundo puede ser mucho mejor de lo que es ahora y puedo contribuir a ello”.

Para innovar tienes que recogerte las mangas y ensuciarte las manos. Además, por definición, la innovación se trata de vender. Entonces tienes que pensar en grande, trabajar duro y vender las ideas o los productos que salen de ese proceso.

¿Cómo estamos en términos de innovación en el Valle? Estoy trabajando con 50 empresas de acá y veo en sus gerentes esas ganas de pensar en grande. Si estas empresas son buenas representantes de lo que hay en la región, entonces tenemos un gran futuro en términos de innovación, especialmente si se les da el entrenamiento y la capacidad para llevarla hasta sus últimas consecuencias. Si se mantiene este espíritu de trabajo duro, el Valle se puede convertir en un líder regional en innovación.

¿En cuánto tiempo podríamos alcanzar ese liderazgo? Cali podría convertirse fácilmente en ese líder en innovación en 3 a 5 años, pero esto es una competencia, es una carrera de largo aliento porque al mismo tiempo Medellín se mueve, Barranquilla hace muchas cosas y Bogotá es el líder histórico. Hay que entrar en el juego pero, si quieres ganarlo de verdad, tienes que enfocar a las empresas en la innovación.

Para alcanzar esa meta hay que promover una mentalidad internacional en los empresarios, hacer que piensen globalmente y lograr que cada vez más personas manejen varios idiomas. Eso va a generar una aceleración muy importante.

¿Qué otros retos tiene el Valle en innovación? Hay muchas empresas que están trabajando por su propia cuenta, no están colaborando mucho y no han logrado apalancar el sistema. Este modelo de trabajo tiene mucha relación con la confianza, porque los empresarios temen mucho los riesgos que se generan al compartir con la competencia. En lugar de eso, deberían evaluar todo lo que se puede ganar al sentarse con otras empresas y construir en conjunto.

Para generar confianza se tiene que convocar a las empresas para que discutan sobre cómo lograr que el ecosistema sea el más fuerte. No se trata siquiera de que una empresa compita con otra de Bogotá sino de que este ecosistema compita con otro a nivel internacional.

¿Cómo ha sido el trabajo con los empresarios que participaron con IXL en los programas de innovación? En primer lugar, les pedimos que identificaran una idea aledaña al negocio, que no estuviera en el núcleo del mismo. Por lo general, se tiene la premisa de que el negocio central es el que da las ganancias pero también podría ser uno que genere los recursos para financiar una nueva línea de negocio.

Con nuestros talleres buscamos que esa idea aledaña resulte más emocionante para todos: el jefe, los clientes, los socios. Este es el tipo de ideas que llamamos 10x, porque es el que va a lograr que la empresa crezca por 10. Todos queremos trabajar en una idea 10x.

Así que en la primera fase trabajamos en generar la idea. En la segunda, en lograr la emoción de la gente entorno a la innovación y en la tercera, nos enfocamos en hacerla realidad. En este último punto los dotamos de herramientas para que pudieran lograr una alineación de su idea con los clientes, con ellos mismos y con el gerente mediante la creación de un brochure, que es algo más fácil de modificar que un prototipo de producto.

Luego, desarrollaron el prototipo que trataron de vender a su cliente mediante un elevator pitch (presentación del proyecto). En menos de 4 meses, logramos que el 80% de las empresas que tomó los talleres lograra captar el interés de clientes reales en su nuevo producto. ¿Te imaginas lo que pasaría si pudiéramos hacer esto para 10 mil empresas en Cali? ¿La cantidad de ingresos y nuevos empleos que se podrían crear en la región?

¿Qué va a pasar con las empresas que no quieren innovar? Lo más sencillo que puedo decir es que tienen una sola opción: se van a morir. Una empresa que no crece, tarde o temprano va a desaparecer. Y aunque es posible mantener el ritmo de crecimiento mediante adquisiciones y reducción de costos, el crecimiento más rentable es el que se hace a través de la innovación.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas