La Manicurista un ejemplo de emprendimiento caleño

La Manicurista un ejemplo de emprendimiento caleño

10 jun 2017

La Manicurista fue elegida por AppCircus como la mejor aplicación del Valle del Cauca y la tercera en el país. Ahora participa en la convocatoria de Apps.co.

Después de graduarse de la maestría en administración de empresas en la Universidad Icesi, Alejandra Tenorio y María Isabel Montesdeoca tomaron un curso de arreglo de uñas en una academia de belleza, con el objetivo de tomar esa experiencia como base para La Manicurista, una aplicación para solicitar el servicio de arreglo de uñas a domicilio que ya recibe reconocimientos.

Su inmersión en la academia les ayudó a entender cómo trabajaban las manicuristas, cuáles eran los parámetros para seleccionar el personal más confiable y qué estándares de calidad se debían exigir en este servicio. Ese conocimiento es el gran factor diferenciador en su modelo de negocio.

La idea surgió de la observación de las necesidades de los usuarios en su cotidianidad. Luego de varios ejercicios encontraron que la falta de tiempo y las dificultades de movilidad eran dos factores que molestaban a quienes deseaban tener arregladas sus uñas. Y para identificar la solución estas jóvenes decidieron aplicar la metodología Design Thinking, que permite generar ideas innovadoras a partir del conocimiento de las necesidades del usuario.

La Manicurista está disponible en las tiendas de aplicaciones de Apple y Google Play. Cuando se confirma el servicio es posible ver la foto de la persona que atenderá el servicio, así como sus datos de contacto. Al finalizar el arreglo de uñas el usuario puede calificar la calidad del servicio recibido.

Como resultado de este ejercicio, en septiembre del 2016 nació La Manicurista, aplicación para smartphone o dispositivos móviles que garantiza un tiempo de respuesta de 45 minutos para atender el domicilio. “Funcionamos como intermediarios entre las manicuristas que buscan flexibilidad en el horario de trabajo y los clientes que necesitan el servicio”, dice Alejandra, encargada de mercadeo y publicidad.

María Isabel, responsable de seleccionar al personal, señala que las candidatas deben tener como mínimo tres años de experiencia en el oficio. A todas se les realiza una prueba técnica para verificar la calidad del trabajo y el tiempo que tardan en brindarlo. “Nosotros además realizamos una visita domiciliaria antes de contratarlas y un estudio de antecedentes y pasado judicial para garantizar la seguridad al cliente”, afirma María Isabel. Al personal seleccionado se le brinda capacitación en diferentes técnicas de manicure y se le pide cumplir con un protocolo de vestuario para prestar el servicio.

Gracias a la efectividad de su estrategia de marketing digital la dinámica de crecimiento ha sido exponencial: pasó de 250 usuarios activos registrados en diciembre de 2016 a 1.500 en febrero, y de 30 manicuristas a 60. Tras cinco meses de operación, los ingresos mensuales por los servicios de intermediación ya alcanzan los $12 millones.

Dado que su foco está en brindar una excelente experiencia al cliente, trabajan constantemente en actualizaciones con el desarrollador de software que hace parte del equipo de trabajo. Entre los ajustes que realizaron una vez entraron en producción está la opción de efectuar el pago en efectivo, ya que al inicio sólo se podía realizar con tarjeta de crédito y débito, y la posibilidad de hacer una llamada para solicitar el servicio si la aplicación no detecta una manicurista en el rango de ubicación del cliente.

Tras probar que La Manicurista es un modelo de negocio con todo el potencial de éxito, proyectan expandir sus servicios a Bogotá y Medellín; también están convencidas de que tienen grandes oportunidades de mercado en Brasil, en donde cuentan con varios contactos. El reto ahora es conseguir inversionistas que apoyen el emprendimiento.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas