The Frenchie Co, un emprendimiento con vocación internacional

The Frenchie Co, un emprendimiento con vocación internacional

5 jun 2018

Rompiendo el paradigma de que se debe conocer muy bien cómo opera un sector para emprender con éxito en él, los hermanos Camilo y Daniel Mejía crearon una firma que vende billeteras y accesorios de cuero en 130 países.

The Frenchie Co., se clasifica dentro del exigente grupo de emprendimientos BornGlobal, que surgen con una vocación netamente internacional. Este tipo de compañías se destacan porque desarrollan grandes habilidades competitivas que les permiten incursionar en diversos países desde sus primeros días de operaciones. Y esta firma de billeteras creada por dos hermanos caleños da buena cuenta de ello.

Camilo y Daniel Mejía sacaron una gran ventaja de su falta de conocimiento sobre el sector marroquinero en Colombia porque diseñaron un modelo de negocio totalmente innovador, libre de sesgos y enfocado en el segmento que denominan smart-buyers o compradores inteligentes, el cual no tiene barreras geográficas. ¿Cuál era el mercado? “Pensamos en los compradores en Japón, Estados Unidos y Europa por eso a nuestro primer modelo lo denominamos The Worlds First Speed Wallet para generar mayor interés”, asegura Camilo, quien se graduó como ingeniero civil en la Universidad de los Andes.

Lee también: El legado de Arroz Blanquita

Debido a este foco su página web está en inglés y preparan versiones en otros idiomas, pero no en español. “El objetivo era que nuestro home funcionara en cualquier mercado porque la billetera está diseñada para billetes grandes, como los que se usan en Hong Kong, y pequeños, como los colombianos”, señala el emprendedor.

Los roles en la compañía están claros: Daniel es el líder de los temas administrativos, y Camilo es el responsable de los diseños y de la estrategia de negocio, incluyendo el marketing. Y la fórmula les ha funcionado. En solo 22 meses de operaciones han logrado despachar alrededor de 30 mil billeteras y 1.700 maletines (The Speed Backpack) a compradores de 130 países. El principal mercado es Estados Unidos (20%), seguido por Australia, Hong Kong, Singapur, Reino Unidos y México.

Pero The Frenchie Co, no es una fábrica de billeteras. En realidad es un negocio de mercadeo, en el que la innovación y el foco en el cliente hacen la diferencia y la fabricación se delega a proveedores expertos. “Uno debe centrarse en cómo se vende el producto, más que en el producto en sí. Yo estoy convencido de que el éxito comercial viene en un 40% del producto en sí y un 60% en el cómo se vende”, señala Camilo con la convicción de quien se ha preparado a conciencia para cosechar el éxito internacional.

El interés en el diseño de billeteras surgió como muchas de las ideas de emprendimiento: de la necesidad de encontrar un producto que se ajustara a sus necesidades, que fuera pequeña pero cómoda para guardar el dinero y acceder rápidamente a las tarjetas de crédito y de débito. El diseño surgió como un hobby, pero en el camino conoció el modelo de plataformas de crowdfunding, en donde los emprendedores lanzan sus productos y obtienen clientes e inversionistas. En paralelo se dedicaron a prepararse en temas comerciales, de tendencias de mercado y en todo lo que estuviera relacionado con el lanzamiento de un producto.


Las ventas se iniciaron en Indiegogo.com, una plataforma internacional de crowdfunding, y fue tal éxito que en noviembre de 2015 y en diciembre decidieron parar la gestión comercial para dedicarse a la producción de aproximadamente 3.900 artículos. Una vez validado el modelo de negocio diseñaron su propia página y la lanzaron en abril de 2016. “Este ha sido un proceso difícil, y de hecho se me acabó el noviazgo cuando lanzamos el maletín. Ella no entendía que yo tuviera que trabajar tanto para ese proyecto”, dice Camilo sobre los sacrificios que conlleva echar a andar una idea de negocio.

Como unas son de cal y otras de arena, también ha vivido gratas experiencias. Una de ellas fue la invitación que les extendió Sony para que participaran en la versión colombiana de Shark Tank. En el capítulo que ya salió al aire lograron ofertas de inversión de dos de los tiburones, pero tienen la expectativa de lograr el ingreso de otros miembros del jurado. “El dinero no es el objetivo de incluir a estos accionistas. Lo que nos interesa es el networking que ellos manejan y la posibilidad de generar alianzas con grandes marcas globales así como la exigencia que se genera al tener que rendirle cuentas a otros”, reconoce el empresario.

La meta de la empresa es hacer dos lanzamientos de producto al año, lo que implica desarrollar el concepto durante más de doce meses. Por lo pronto, lanzarán la Speed Wallet Mini en pocos días y en octubre de 2018 presentarán la línea de billeteras para mujer, para probar qué tan funcional es la nueva generación de consumidoras inteligentes.

Quienes visiten la página de este innovador emprendimiento, se encontrarán con la graciosa figura de un bulldog francés. Se trata de Bruce, la mascota de Camilo que inspiró el nombre y la imagen de marca. “Queríamos algo que la gente recordara con facilidad y cuando miramos a nuestro perro supimos que él tenía la respuesta”, concluye Camilo.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Cómo Pautar