En Universidad San Buenaventura desarrollan bioinsecticida para el control de la hormiga arriera

En Universidad San Buenaventura desarrollan bioinsecticida para el control de la hormiga arriera

22 nov 2017

La hormiga arriera es considerada una de las plagas más grandes que existen en América, desde EE UU hasta la Patagonia, y usualmente es controlada con agroquímicos que pueden contaminar el suelo y el agua, además de afectar la salud de quienes trabajan o viven en el campo.

Para resolver esta necesidad el profesor Raúl Cuervo y su equipo de investigación de la Universidad de San Buenaventura, seccional Cali, desarrollaron en los últimos 13 años una investigación que los llevó a crear un bioinsecticida eficiente, rentable y no contaminante para el control de esta plaga.

“La formulación actual es la mezcla de esporas de dos hongos: Beauveria Bassiana y Trichoderma Viride, que buscan atacar tanto a la hormiga adulta como a la larva. Además, tiene dos características especiales: unos elementos naturales que permiten que la espora se conserve en buenas condiciones durante un largo periodo de tiempo y un efecto atrayente que hace que la hormiga vaya tras el producto, se encuentre con la espora y se contamine”, explica.

Para llegar a la versión más reciente del bioinsecticida, Cuervo y su equipo desarrollaron tres proyectos. En el primero, financiado por la Universidad, llegaron a una formulación basada en un hongo filamentoso que logró una eficiencia del 90% y obtuvo una patente. La segunda etapa cambió y optimizó la formulación, pues ya no utiliza uno sino dos hongos filamentosos y fue patrocinado por iNNpulsa. El nuevo bioinsecticida ya está registrado ante la Superintendencia de Industria y Comercio y espera recibir la patente.

Durante este periodo también se hizo un estudio de mercado y se analizaron las opciones más plausibles para llegar al consumidor final y hacer la transferencia de la tecnología. Al final de la investigación se concluyó que el licenciamiento es la mejor alternativa, pues la creación de nuevas empresas o la comercialización directa de productos no se encuentran entre los objetivos de la institución.

Gracias a un nuevo proyecto aprobado el año pasado por Colciencias, han logrado comprobar la efectividad del producto en diversas regiones. “Hasta ahora hemos contado con muy buenos resultados y tenemos una eficiencia aumentada del 92%”, afirma el investigador.

Respecto al proceso de transferencia tecnológica, Julio César Ossa, director de Investigaciones de la institución, señala que desde hace un tiempo trabajan con Reddi, centro de innovación y acompañamiento a investigadores y desarrolladores de nuevas tecnologías, en la identificación de clientes potenciales y adelantan negociaciones con empresas tanto nacionales como extranjeras, al punto que ven muy factible concretar un licenciamiento antes de que termine este año.

Reddi, ha apoyado a la Universidad en este proceso desde el 2016 y a partir del presente año se han enfocado en el despliegue comercial para éste producto. Ejemplo de ello, fue el Experience Day, espacio en el que tuvieron la oportunidad de visibilizar y realizar conexiones de valor con posibles compradores.

Avícola Santa Rita fortaleció su portafolio con productos innovadores

Las 20 + creativas