A romper barreras

Las medidas no arancelarias siguen siendo un palo en la rueda para los exportadores e importadores colombianos. Los vallecaucanos son los más afectados. Problemas con las inspecciones, requisitos técnicos, certificaciones y evaluaciones de conformidad son algunas de las principales dificultades que los empresarios enfrentan en sus operaciones de comercio exterior. Esto se puede concluir de los resultados de la Encuesta sobre Medidas No Arancelarias (MNA), implementada por el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (Cepec) de la Universidad del Rosario, bajo la guía técnica del Centro de Comercio Internacional (ITC, por su sigla en inglés). Tanto en exportaciones como en importaciones, el Valle del Cauca es la región en la que proporcionalmente se presentan mayores obstáculos, pues 2 de cada 5 empresarios encuestados han tenido dificultades en sus actividades de comercio exterior debido a medidas no arancelarias. En contraste, la Costa Caribe es la región donde el número de empresas que ven afectados sus procesos comerciales por este tipo de problemas es menor. Según el resultado de la encuesta solo el 26% de los exportadores y el 12,5% de los importadores expresaron haber tenido algún problema relacionado con las MNA. Para José Roberto Concha, jefe del Departamento de Mercadeo y Negocios Internacionales de la Universidad Icesi, quizás estos resultados tienen que ver con que la vocación exportadora del Valle está orientada a productos no tradicionales, que son los que se negocian en los acuerdos comerciales y los que están sujetos a mayores controles y requisitos. “El Valle exporta productos semiprocesados y procesados, muchos del sector agroindustrial. Esa es la riqueza de nuestra región y son los bienes que se negocian en los TLC. El problema es que no solo el Valle, sino Colombia en general aún está atrasada en los procesos de certificación y trazabilidad”, explica. Adicionalmente, Concha llama la atención sobre los procesos realizados por las entidades gubernamentales que, a pesar de que han mejorado, siguen siendo lentos si se comparan con los de otros países, lo cual afecta el flujo normal de las operaciones. Principales trabas De acuerdo con el informe, entre los problemas específicos que afectan a los exportadores existen “siete medidas gravosas diferentes”, según la clasificación de MNA de ITC, de las cuales las inspecciones, los requisitos técnicos específicos y las certificaciones requeridas concentran el 90% de los casos identificados. Las inspecciones a las exportaciones son las medidas que más impactan de manera negativa la labor exportadora, pues 7 de cada 10 encuestados lo señalaron como el paso más traumático en el proceso exportador. Aunque en esta actividad intervienen cuatro entidades, los empresarios afirman que es con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y con la Policía Antinarcóticos con las que se presentan los principales problemas. En el caso de la Policía Antinarcóticos son recurrentes las quejas sobre revisiones que afectan las características de la mercancía, ya que esto ocasiona sobrecostos a los exportadores. A su vez, en las inspecciones adelantadas por la DIAN, los encuestados se quejan de “la arbitrariedad de los funcionarios, demoras, fallas en las plataformas tecnológicas y tarifas elevadas relacionadas con la regulación”. Por su parte, los importadores identificaron ocho medidas no arancelarias aplicadas por Colombia, que dificultan sus operaciones. Las inspecciones previas al embarque, las evaluaciones de conformidad y los requisitos técnicos concentran casi el 90% de los casos identificados. En el 87% de casos, las dificultades que se presentan en las inspecciones son de procedimiento, según la encuesta sobre MNA. Llama la atención que en el 98% de los eventos mencionados por los importadores, el país que aplica las regulaciones objeto del obstáculo es Colombia. Cómo derribar los obstáculos Aunque las MNA siguen siendo un factor que reduce la competitividad de las empresas colombianas vinculadas al comercio exterior, es importante anotar que menos de la mitad de las compañías entrevistadas (42%) indicaron tener algún tipo de problema de esta naturaleza en el desarrollo de sus operaciones. Si se compara con datos de las otras 21 encuestas nacionales que siguen la metodología desarrollada por el ITC, Colombia tiene el sexto porcentaje más bajo de empresas que enfrentan regulaciones gravosas y obstáculos al comercio. No obstante, países como Perú o Trinidad y Tobago registran menos problemas. Por eso es prioritario que se siga avanzando en la reducción de MNA para mejorar la productividad y competitividad de la industria colombiana. En el caso del Valle, es fundamental que los industriales, comercializadores internacionales y exportadores se concienticen sobre la importancia de incorporar la trazabilidad en sus procesos, estandarizar sus productos y obtener las certificaciones que se exigen en mercados internacionales. En opinión de Concha, también es necesario trabajar en reducir los procesos burocráticos que se presentan en entidades asociadas a las operaciones de comercio exterior, ya que estas deben adaptarse a los procesos internacionales y ofrecer servicios ágiles 24 horas al día y 7 días a la semana (7×24). La viceministra de Comercio, Mariana Sarasti Montoya, señaló que el Gobierno ya trabaja en la eliminación de barreras, como la inspección de mercancías, y prueba de ello es la expedición del decreto 2155 de 2014, que define estándares unificados de tecnología de los equipos de inspección no intrusiva, que deben ser utilizados en puertos, aeropuertos y pasos de frontera para controlar los bienes que ingresan y salen del país. a