Abra las puertas a la innovación

Buscar por fuera las soluciones que han sido esquivas dentro de las empresas es una tendencia que gana cada vez más adeptos en el sector empresarial colombiano. Nadie se las sabe todas, dice el adagio popular, y es la base de la que parte lo que se conoce como la innovación abierta o innovación colaborativa. Este es un concepto que en el mundo se viene manejando desde hace una década y que en Colombia es relativamente nuevo, aunque algunos empresarios ya lo venían haciendo de manera intuitiva. En este modelo una empresa le cuenta al mercado cuál es esa necesidad o problema y pide ayuda a sus clientes, proveedores y hasta a la misma competencia para darle solución. Un ejemplo de ello fue la Copa de los Sabores, un concurso que lanzó Frito Lay para que los consumidores propusieran nuevos sabores para las papas Margarita. Después de varios meses evaluando propuestas se impuso la sazón colombiana del chorizo con limón, frente al asado brasilero y el churrasco argentino. En otros casos, una gran compañía apela a sus proveedores pequeños para optimizar la cadena de suministro. Este es el caso del Reto Bavaria, en el que la gran cervecera colombiana busca emprendedores que propongan soluciones a tres retos: cómo activar la cadena de reciclaje industrial del pet ambar que se usa en la Pony Malta; generar una disposición y/o aprovechamiento sostenible de más de 5.000 refrigeradores que se renuevan al año en las tiendas; y, finalmente, darle un uso novedoso al alcohol sustraído de su nuevo producto Águila Cero. Así es. A diferencia de lo que se conoce normalmente como procesos de innovación & desarrollo (I+D) al interior de una empresa-que es una metodología necesaria para garantizar la sostenibilidad del negocio- aquí no hay secretos y se dice abiertamente qué es lo que se quiere lograr. En Colombia desde el adelantando un programa que busca incentivar esta práctica entre empresas grandes (ancla) y organizaciones más pequeñas que forman parte de su cadena productiva. Este programa está a cargo de iNNpulsa Colombia, la agencia que promueve la innovación y el crecimiento extraordinario de las empresas a nivel nacional. La primera experiencia que se tuvo en la materia dejó algunas enseñanzas clave. Una muy valiosa es que a los empresarios locales les cuesta admitir que tienen un problema sin resolver en su empresa. Tanto así que en esa convocatoria, que se hizo como proyecto piloto en empresas de minería e hidrocarburos, se identificaron 37 problemas o desafíos tecnológicos, de los cuales las compañías que los tenían solo autorizaron a iNNpulsa para que se publicaran 18.
10 empresas innovadoras del país han planteado 32 desafíos entre ellas están: Aldor, Bancóldex, Belcorp, Conconcreto, Cotecmar, Emcali, Finagro, Fundación Cardiovascular, Haceb, Levapan y Servientrega, también están buscando soluciones.
Así se hizo, y 96 empresas, sobre todo pequeñas y medianas organizaciones con potencial de crecimiento extraordinario, presentaron propuestas de solución. Y es que en esta metodología no basta con que la gran empresa consiga la solución a su problema y pague por ella, la idea es que el proveedor que lo resuelva entre a formar parte de su cadena de abastecimiento, con la probabilidad de crecer juntos. Uno de esos casos es el de Indepence, firma que se dedica a la perforación de pozos petroleros y requería unos camiones con una suspensión mejorada para que sus equipos de perforación, que deben transportarse por terrenos en mal estado, no sufrieran daños. Una pyme del sector de autopartes dio en el clavo y ahora están en negociaciones. El tema ha resultado tan dinámico que INNpulsa abrió su segunda convocatoria en la que 11 grandes empresas de todos los sectores están interesadas en buscar afuera soluciones que les ha costado encontrar puertas adentro. Emcali y Aldor forman parte de ese grupo. Los nuevos retos En el caso de Aldor hay tres grandes retos: el primero es crear un dulce divertido, que involucre nuevos ingredientes y nuevos empaques. El segundo, encontrar ingredientes innovadores y saludables que puedan incorporar como alternativa al azúcar tradicional. Y el último reto es encontrar esquemas innovadores para la distribución de sus productos de confitería en el país. El objetivo es explorar nuevos canales de comercialización (ya cuenta con distribuidores tradicionales) que les permitan llegar a más lugares y nuevos consumidores. Emcali también ha identificado y caracterizado tres desafíos. Uno de ellos es ‘Te agarré Pérdida’, una estrategia de trabajo con las comunidades encaminada a desarrollar sistemas de reducción de pérdidas por instalaciones defectuosas o irregulares, detección de fugas tanto en acueducto y alcantarillado y proceder a corregirlas con participación conjunta de empresa y suscriptores. Otro, denominado ‘El cobre quiere ser fibra’ está orientado a poder utilizar las redes de cobre de EMCALI, que son mayoría, como componente adicional a las redes de fibra óptica para la transmisión de datos, voz e imagen. Y con del desafío ‘+ acceso + calidad de vida’ busca ofrecer soluciones para que los consumos de agua y energía de los hogares ubicados en la línea de pobreza sean más eficientes. iNNpulsa está realizando giras de divulgación en nueve ciudades, formando a los empresarios y contándoles en qué consiste el programa de innovación abierta. De igual manera, los desafíos de las 11 empresas que participan en esta convocatoria están publicados en el sitio web de la entidad www.colombiaco4.com Mary Luz Escobar, coordinadora de desarrollo de productos de INNpulsa, sostiene que sigue siendo válido guardar reserva en las empresas, al hacer referencia al modelo de innovación intraempresa. Sin embargo, buscar soluciones por fuera puede ser una alternativa. “Se trata de generar alianzas de valor para que se hagan buenos negocios”, dice. Para quienes están interesados en este modelo de innovación, Escobar recomienda, primero, cuantificar el problema que están presentando dentro de su compañía. Saber si eso le representa pérdidas y documentarlas con cifras. De esa manera, cuando se reciban las opciones de soluciones se podrán realizar negocios que beneficien a las dos partes interesadas en trabajar.