Ahora le toca al Valle

Pese a la incertidumbre internacional y a la desaceleración de la economía colombiana, el Valle del Cauca exhibe un desempeño económico sobresaliente al cierre del primer semestre de 2015. Estos son los resultados de los principales indicadores de actividad económica de Cali y el Valle del Cauca frente al contexto nacional. Dinámica Industrial Durante el primer trimestre de 2015, la producción industrial de las empresas en Cali1 creció 2,9% frente al primer trimestre de 2014, superior al crecimiento de Medellín (2,2%), Santanderes (-0,1%) y Bogotá (-4-4%) (Gráfico 1). Sobresale la dinámica de los subsectores de productos químicos (35,8%), bebidas (23,0%), maquinaria (11,5%), molinería (5,1%), confitería (4,1%) y papel (3,5%). Sectores como acero (1,9%), alimentos (1,5%) y farmacéuticos (0,4%), crecen de forma rezagada mientras que se registraron contracciones en los subsectores de plásticos (-8,6%), confecciones (-6,1%) y detergentes (-0,4%).
1 Incluye Yumbo, Jamundí y Palmira. Por reserva estadística el DANE no incluye ingenios en la muestra. Construcción De acuerdo con el DANE, las perspectivas en el sector de la construcción en el Valle del Cauca son positivas ya que el área aprobada para construcción en el Departamento creció 39,1% en enero – mayo 2015 frente al mismo periodo de 2014, superando a Santander (34,2%), Atlántico (18,5%), Antioquia (15,0%) y Bogotá (-54,7%) (Gráfico 1). Exportaciones y remesas En el contexto de una fuerte revaluación del dólar en el mundo durante el último año, el sector exportador del Valle del Cauca ha ganado competitividad cambiaria. El valor de las ventas externas de las empresas colombianas en los primeros cinco meses de 2015 (sin minería y refinería de petróleo) se redujo 15,4% frente al mismo periodo del año anterior. Por su parte, las exportaciones del Valle del Cauca disminuyeron 6,3%. La respuesta de las exportaciones a la tasa de cambio no necesariamente es inmediata, toda vez que las compañías deben realizar inversiones, ampliar sus plantas y desplegar, en muchos casos, nuevas cadenas de distribución y comercialización en otros países. Sin embargo, en el contexto de la caída de las exportaciones totales, las ventas del Valle del Cauca a EE.UU. se han incrementado 4,1%. El Valle del Cauca es el principal receptor de remesas enviadas desde el exterior a Colombia y al primer trimestre de 2015 representaron 28,8% del total nacional. Los ingresos que recibió el Departamento en el primer trimestre de 2015 por concepto de remesas provinieron principalmente de EE.UU. (38,6%), España (21,8%), Chile (7,1%) y Reino Unido (2,9%). Durante el primer trimestre de 2015 el valor en dólares de las remesas dirigidas a Colombia creció 1,3%, mientras que las remesas recibidas en el Valle del Cauca registraron un crecimiento de 3,3%, llegando a USD 298,0 millones. Sin embargo, gracias a la devaluación, el valor en pesos de las remesas al Departamento creció 23,6% en el mismo periodo (Gráfico 2). Consumo y comercio interno Durante el periodo enero – mayo de 2015, las ventas del comercio minorista, que incluyen las de automóviles y motocicletas, crecieron 2,5% en Cali frente al mismo periodo de 2014. Este registro es el segundo más alto después de Medellín (3,9%) y superior al de Barranquilla (1,0%), Bogotá (-0,7%) y Bucaramanga (-2,9%). Específicamente, el comercio de vehículos nuevos en el Departamento creció 5,1% en 2015 a mayo y es el único registro positivo entre los principales departamentos: Bogotá (-14,7%), Santander (-12,2%), Antioquia (-3,4%) y Atlántico (-0,4%) (Gráfico 3). El Valle del Cauca representó 11,1% del total de nuevos vehículos matriculados en Colombia, el tercero después de Bogotá (33,7%) y Antioquia (14,1%). Lo anterior permite afirmar que la dinámica comercial de Cali mantiene un importante ritmo en los primeros cinco meses de 2015, resultado que ha impulsado el proceso de expansión comercial. De esta forma, Cali se posiciona como una ciudad estratégica para llevar a cabo procesos de inversión, razón por la cual se adelantan proyectos comerciales en diferentes puntos de la ciudad. Algunos de ellos son: C.C. Parque Oeste, C.C. y Hospitalario Guayacán, World Trade Center, C.C. Portal del Oriente, Marcas Mall, Centro Empresarial y Comercial Bazaar La Flora y Hotel y Locales Comerciales La Sagrada Familia, entre otros. Empleo El positivo desempeño de la región en los diferentes renglones de su economía desde 2014 se ha traducido en mejores indicadores en el mercado laboral. Al respecto, Cali y Yumbo se destaca por ser la única entre las principales áreas metropolitanas que registró una reducción en la tasa de desocupación (–0,8 pps) a mayo de 2015. Mientras que Barranquilla (1,3pps), Medellín (1,1pps), Bucaramanga (0,5pps) y Bogotá (0,3pps) registraron aumentos en este indicador (Gráfico 4). La calidad del empleo en Cali y Yumbo también ha mejorado. La tasa de informalidad (46,0%) continúa reduciéndose y se ubica por debajo del registró de Bucaramanga (53,9%) y Barranquilla (55,1%) y cada vez más cercana a la de Bogotá (44,1%) y Medellín (44,7%). El número de personas ocupadas en Cali a mayo de 2015 aumentó 5,3% (59 mil nuevas personas ocupadas) frente al mismo periodo de 2014. Este crecimiento fue superior al de Bogotá (2,0%), Medellín (-0,9%), Bucaramanga (-2,6%) y en las 13 principales ciudades (2,7%). En síntesis, el Valle del Cauca registra un desempeño sobresaliente en los principales indicadores de actividad económica al cierre del primer semestre de 2015. El reto para lo que falta de 2015 y los próximos años es mantener este impulso y consolidar una senda amplia de crecimiento, pese a las turbulencias externas y a la menor dinámica de la economía colombiana. La buena noticia para los empresarios del Cali y el Valle del Cauca es que las condiciones están dadas para que continúen liderando el desempeño de la economía nacional. Tenemos la estructura productiva más diversificada de Colombia, podemos contar con un flujo de divisas relativamente estable por concepto de remesas en el mediano plazo y disponemos del principal puerto del País, especializado en el movimiento de contenedores y por donde pasa el 65,0% del comercio no minero energético. Después de casi una década del boom minero energético que benefició a otras regiones del País, la situación actual es propicia para que las empresas del Departamento lideren la reactivación de la economía nacional. Las condiciones están dadas y es posible pensar que ahora le toca al Valle.