Aliviar el Dolor del Mundo

46

Una de las invenciones patentadas por Osorio, cuyo lanzamiento comercial se realizó el año pasado, es el Aspire SR (fabricado por Cyberonics, en Houston-Texas, y Livanova en Londres) para la detección y cuantificación automática de crisis epilépticas usando señales cardiacas. Este dispositivo permite detectar el inicio de una crisis, mediante su instalación en el pecho del paciente, y generar un pulso eléctrico que estimula el nervio vago, llevando la señal al cerebro y abortando la crisis epiléptica.

Con 92 patentes aprobadas en EE.UU., el neuro-cientifico vallecaucano Iván Osorio se prepara para desarrollar un nuevo dispositivo que tendrá sello vallecaucano.

Para acabar con la arraigada creencia de que ‘nadie es profeta en su tierra’, el neurólogo Iván Osorio se propone desarrollar en el Valle un dispositivo para tratar el dolor crónico, que afecta a un 47% de los colombianos.

Este médico graduado de la Universidad del Valle, con estudios en Neurociencias en la Universidad de Miami (EE.UU), ha demostrado el gran valor de la transdisciplinariedad y la investigación al lograr el registro de 92 patentes en Estados Unidos, de las cuales varias cuentan con validez en Asia, Canadá y la Unión Europea.

Entre sus aportes figuran la creación del Programa de Neurología Académica del Jackson Memorial Hospital de la Universidad de Miami, la fundación del Centro Integral de Epilepsia y Centro Integral del Sueño de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, y el desarrollo del Centro de Epilepsia Integral del Centro Médico de la Universidad de Kansas.

Precisamente en esta última institución dio inicio al Programa de Innovación Tecnológica para Epilepsia, con el que ha desarrollado los dispositivos y tecnologías patentados y otros 25 que se encuentran bajo proceso de análisis.

En septiembre el investigador estuvo de nuevo en la región, dictó una charla en su alma mater y se reunió con diversas instituciones vinculadas al ecosistema de innovación del departamento. Además anunció su compromiso para desarrollar en Cali, con especialistas vallecaucanos, un dispositivo que permitirá anticipar y tratar el dolor crónico.

Según el doctor Osorio, este retorno se lo debe a Bernardo Barona Zuluaga, profesor de Univalle que se ha propuesto lograr que una de las invenciones de este científico tenga sello vallecaucano.

“La patente que quiero desarrollar es un dispositivo médico que permitirá la utilización de varias modalidades terapéuticas, como estimulación eléctrica o con cambios de temperatura, estimulación magnética y otras modalidades no convencionales”, explica el neurólogo.

De acuerdo con Osorio, los tratamientos tradicionales para el dolor en todo el mundo, en la mayoría de los casos, resultan ser inadecuados de tal forma que el propósito del dispositivo es incorporar nuevas tecnologías de punta y generar una intervención más efectiva, que mejore la calidad de vida del paciente.

“Me interesa que esta patente se desarrolle aquí porque tengo una deuda con la Universidad del Valle y con la región. Ahora tengo el tiempo y la oportunidad para contribuir al crecimiento del departamento”, expresa Osorio.

Lo más atractivo de esta invención es que tiene un inmenso potencial de exportación, ya que el dolor es una realidad que afecta a una gran parte de la población mundial, genera altos costos económicos por las incapacidades laborales ocasionadas y deteriora el bienestar de las familias.

De esta manera, tras 40 años de triunfos internacionales, este científico se conecta al ecosistema de innovación del Valle con grandes semillas de conocimiento con las que espera demostrar que él es un profeta en tierra propia.