Aprenda cómo formar líderes en su empresa

La mayoría de las organizaciones reconocen la importancia de contar con líderes en su interior, pero pocas tienen claro qué es liderazgo y cómo se logra desarrollar las habilidades para ejercerlo.

A pesar de que los conceptos líderes y liderazgo hoy hacen parte de la cotidianidad de las empresas en el mundo entero, aún no hay acuerdo sobre su significado. Un estudio realizado en el Reino Unido en 2010 por el Consejo de Liderazgo Empresarial- CBI (por sus siglas en inglés), mostró cómo el 48% de las empresas encuestadas consideraron que la mejora de las habilidades de liderazgo son esenciales para alcanzar el éxito, pero pocas lograron definir concretamente qué es liderazgo.

Tal vez esta falta de claridad es la responsable de que las empresas realicen grandes inversiones en capacitaciones y programas sin obtener los resultados esperados, pues no siguen un plan general para la formación de líderes, terreno en el cual también existen numerosas y diversas opiniones.

Para algunos expertos, los líderes son personas que por las características de su personalidad, surgen de las crisis y desaparecen con ellas. Otros afirman que el liderazgo es una habilidad que debe ser trabajada y reforzada permanentemente a través de la capacitación. Independiente de quién tenga la razón, lo único cierto es que la mayoría de las empresas se preocupan por contar con líderes en su interior. A continuación ACCION presenta algunos conceptos dados por los expertos que podrán ayudar a los empresarios a mejorar su liderazgo y a formar líderes en su organización.

PAUTAS FORMADORAS

Autores como Richad L.Daft y Stephen Robbins, aseguran que el futuro de una organización depende de la formación de líderes potenciales y que los líderes eficaces reconocen la necesidad de desarrollar de manera permanente futuros líderes en todos los niveles de la organización.

Un estudio realizado por la firma consultora internacional Hay Group y la revista Chief Ejecutive, identificó que entre las grandes compañías que se esfuerzan por apoyar la formación de líderes y se han consolidado como escuelas de líderes están General Electric, Procter & Gamble, PepsiCo, IBM, Dell, Citigroup, Johnson & Johnson y HSBC Holdings. Jack Welch, ex director de General Electric, reveló en sus memorias que “dedicaba más tiempo al componente de recursos humanos que al componente financiero”.

ALGUNAS RECOMENDACIONES

Las siguientes observaciones, dadas por especialistas, le ayudarán a formar líderes en su empresa:
» Todos los integrantes de la empresa pueden desarrollar habilidades de liderazgo.
» Tenga claro los resultados que espera en la formación de líderes para definir las capacidades y habilidades que se pueden potenciar.
» Enfoque los programas de desarrollo a las situaciones reales que enfrenta la organización.
» Los procesos de formación no deben limitarse a la realización de cursos esporádicos, sino que deben ser una actividad continua.
» Comparta con sus trabajadores la historia de la empresa, su visión y experiencias personales acerca de cómo superó algunos problemas de la organización. Así transmitirá energía, ideas y valores.
» Tenga presente que la formación de líderes es una inversión que dará rendimientos a largo plazo.

Apuntes prácticos

Para empezar hay que tener presente que los elementos que aparecen con mayor frecuencia e intensidad para la definición del liderazgo son, entre otros:

» Visión
» Motivación
» Comportamientos generados
» Resultados esperados

Partiendo de estos elementos, el especialista Juan Felipe Cadavid, presidente de la firma consultora CMC Internacional, propone definir liderazgo como “la capacidad para irradiar una visión y convencer a los individuos involucrados de generar comportamientos que faciliten alcanzar los objetivos propuestos”.

“Si podemos desglosar la definición e imaginarnos su aplicación en nuestras empresas, ya habríamos avanzado significativamente en acompañar el desarrollo de más y mejores líderes”, explicó el experto.

Liderar con el ejemplo

Coloquialmente se dice que “nadie da de lo que no tiene”. Sin embargo, en liderazgo “nadie da de lo que no es”, así que, según Cadavid, no se puede olvidar que el desarrollo del liderazgo requiere como fase previa el auto-liderazgo. Hay que liderar con el ejemplo y con comportamientos cotidianos que evidencien coherencia entre pensamientos, sentimientos y acciones.

Irradiar Visión

Para entender lo que significa irradiar una visión, cabe recordar al Presidente Kennedy y su promesa: “Antes de que se termine esta década, los Estados Unidos, habrán puesto un hombre en la luna”. Kennedy fue asesinado antes de ver su sueño realizado. Pero todo un país fue irradiado con su visión, y ese solo hecho logró movilizar personas, recursos y voluntades de una forma tal que difícilmente volverá a ocurrir. Ahora bien, ¿tienen sus colaboradores alguna motivación común y poderosa que los motive a movilizarse hacia ella? “Recordemos como lo decía el filósofo Seneca: para aquel que no sabe a dónde se dirige, cualquier camino es correcto”, sostiene el experto.

Convencer

Explica Cadavid, que un comportamiento originado como resultado del verdadero liderazgo es diferente al logrado con el simple ejercicio de coerción desde una posición jerárquica. “Cuando un líder convence, el seguidor libera su motivación natural. El convencer disminuye fricciones y permite que las cosas sucedan de una manera fluida, actuando como el aceite lubricante en un motor, que permite su funcionamiento con mínimo desgaste de las piezas del sistema”.

Generar comportamientos

El conector entre las personas y los resultados son los comportamientos, que convierten las intenciones en acciones y aportan el ingrediente tangible al logro de la visión por medio de resultados. Por lo tanto, cuando un líder logra que otras personas generen comportamientos, la acción de liderazgo se materializa y cobra vida en el mundo real.