Apuesta sostenible

Álvaro José Henao, presidente de Smurfit Kappa Colombia
Smurfit Kappa Group es líder en el suministro de soluciones de empaques a base de papel a nivel mundial. En Colombia se fundó en 1944.

Número de empleados en Colombia: 4.500.
Ingresos por ventas en 2015: $875.000 millones de pesos.
Inversiones de capital en 2015: $126.000 millones.
Sedes: molinos papeleros y plantas de corrugado en Yumbo, Medellín, Bogotá y Barranquilla. Oficinas en Cartagena, Popayán y Armenia.
Smurfit Kappa es una compañía altamente innovadora y líder en la producción de empaques de cartón corrugado, pulpa y papel. Smurfit Kappa Colombia tiene una caldera de recuperación que genera 11 MW de energía producida por lignina, biocombustible subproducto de la fabricación de pulpa, además cuenta con 68.000 hectáreas en patrimonio forestal ubicado en seis departamentos. Hablamos con su presidente, Álvaro José Henao. ¿Cuál es la filosofía de sostenibilidad de la empresa? Ser líderes en el suministro de empaques y productos a base de papel implica la responsabilidad de utilizar los recursos eficientemente y de elaborar productos de forma sostenible. Esta responsabilidad cubre nuestras operaciones y se extiende a clientes, proveedores y comunidades vecinas. Es nuestra responsabilidad asumir la sostenibilidad como parte de nuestra cultura corporativa. Tenemos establecidas metas en sostenibilidad en cinco áreas clave: forestal, cambio climático, agua, residuos y gente. ¿Cómo opera el modelo de eficiencia de la firma? Nos dirigimos hacia la economía circular como modelo de hacer negocios. Tratamos de ser más eficientes en el uso de materias primas para minimizar la huella ambiental. Buscamos una mejor gestión del impacto de los productos a lo largo de su ciclo de vida. ¿Qué opina de la Narrativa Estratégica de Competitividad del Valle que apuesta por la promoción de los bionegocios? Es acertada porque se enfoca en nuestros factores diferenciadores como departamento: tenemos centros de investigación como nuestra División Forestal, que ha trabajado sobre plantaciones de especies tropicales. ¿Cómo ha sido su experiencia dentro del cluster de Bioenergía? Ha sido grato evidenciar el potencial regional en bionegocios y bioenergía. Es una oportunidad para generar sinergias que permitan disminuir costos y generar valor agregado para el aprovechamiento de biomasas. La primera etapa de la iniciativa cluster, el levantamiento del mapa de biomasa de la región, será de gran importancia para desarrollar negocios novedosos. ¿Qué otros actores deberían formar parte del cluster? Este es el cluster más grande del Valle, está conformado por 2.891 empresas y es difícil pensar que no cuente con todas las que deben estar vinculadas. Faltan algunos actores de la academia y es importante que esté en diálogo con la industria para cerrar brechas entre investigación e innovación. ¿Retos para superar en el cluster? Mantener esfuerzos conjuntos, incentivar la innovación abierta y la sinergia Empresa-Estado-Academia. Por otro lado, en la empresa hemos explorado opciones con otras fuentes de biomasa, pero hay obstáculos para materializarlas como el alto costo del transporte. ¿Qué puede aportar Smurfit Kappa a los bionegocios del país? Nuestras plantaciones son la principal fuente de empleo de varias ciudades donde nos encontramos. Nuestra División Forestal cuenta con un grupo de investigación con 43 años de experiencia. Además, desde la unidad de I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación) permeamos a toda la cadena integrada para introducir desarrollos y aprovechar la biomasa para la producción de energía y para la de productos con altísimo valor agregado. A nivel internacional, ¿qué oportunidades tiene el sector de empaques? Los empaques han evolucionado y hoy son fundamentales en el mercadeo. Una tendencia es la de empaques SRP (Shelf Ready Packaging) o empaque corrugado. Las nuevas tecnologías, nos permiten determinar las necesidades de los clientes y diseñar correctamente antes de producir.