Cargas con exigencias especiales

Llevar el producto en el momento y en las condiciones exactas es un verdadero reto logístico para las empresas. Conozca algunas de las cargas más requeridas.

Algunos sectores industriales requieren servicios específicos en el manejo de su carga en su transporte y almacenaje. Embalajes especiales, manipulación certificada y cadena de frío son algunos de los más utilizados.

ACCIÓN le presenta algunas de las cargas especiales:

Peligrosa: Es la carga que por sí misma o por factores externos puede causar algún daño.
Perecedera: Es aquella que se encuentra en estado natural (es decir, que no ha sido procesada) y requiere condiciones específicas de temperatura y ventilación. Son mercancías que pueden sufrir algún deterioro que se reflejaría directamente en su calidad comercial y en su costo.
Animales en pie: Como su nombre lo indica, la carga incluye animales vivos.
Pesada o Voluminosa: Este tipo de carga es la que excede en peso y/o volumen a la usual, por lo que se debe contar con un manejo, equipos y sitios especiales o acondicionados temporalmente. Según la normatividad nacional, es aquella carga indivisible que excede las dimensiones de la carrocería de los vehículos convencionales homologados por el Ministerio de Transporte para la movilización de carga.

CADENA DE FRÍO
La cadena de frio es un sistema organizado de almacenamiento, transporte y distribución bajo condiciones de temperatura y/o humedad relativa controlada, con el objetivo de garantizar la conservación de las características potenciales de los productos, desde el proceso de fabricación hasta el consumidor final.

Existen dos tipos de conservación a través del frío: congelación y refrigeración. En ambas se logra inhibir los agentes alterantes y bajar considerablemente la velocidad de crecimiento de microorganismos. Carlos David Giraldo, Gerente de la compañía de logística de frío Apix, explica que entre los sectores que requieren de una cadena de frío especializada en el Valle del Cauca están los laboratorios farmacéuticos, las semillas, los productos lácteos y cárnicos y la agroindustria.

Giraldo asegura que la logística en la cadena de frio en la región ha venido evolucionando, pues anteriormente, muchas empresas tenían que buscar proveedores en Bogotá y Medellín. “La inversión para mantener los estándares de calidad y seguridad en un operador de logística de frío es mayor que los de operadores de carga seca, teniendo en cuenta que además de una infraestructura logística similar, el operador de frío debe administrar y controlar todos los elementos necesarios en temperatura y humedad”.