Compromiso con la PAZ

El israelí Shlomo Ben Ami, experto en resolución de conflictos y asesor de la Presidencia de la República para el proceso de paz con las Farc, visitó la capital del Valle y habló sobre la responsabilidad que tendría la sociedad civil durante el posconflicto. Hace un poco más de tres años en La Habana, Cuba, se dio inicio a los Diálogos de Paz entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Hasta el pasado diciembre se habían acordado cuatro de los cinco puntos de la agenda temática: la política de desarrollo agrario integral, la participación política de los miembros del grupo subversivo, la solución al problema de las drogas ilícitas y las víctimas y la verdad. Quedó pendiente por resolver el punto sobre el fin del conflicto. Según el presidente, Juan Manuel Santos, se prevé que en menos de tres meses se firme el acuerdo final. La fecha límite para lograrlo es el 23 de marzo de 2016. Este proceso, calificado por el mandatario como una iniciativa seria, digna, realista y eficaz, ha contado con el apoyo de expertos nacionales e internacionales. Shlomo Ben Ami, actual vicepresidente del Centro Internacional de Toledo por la Paz (CIT), quien ha sido miembro del Partido Laborista Israelí, ministro de Asuntos Exteriores y Segundo Embajador de Israel en España, ha sido uno de los principales asesores de Santos durante esta travesía. Para él, uno de los principales problemas que aqueja a Colombia es la presencia débil del Estado a lo largo y ancho del territorio nacional. “Las fronteras no están bien protegidas. Donde hay Estado no hay arbitrariedad. Eso es lo que hay que conseguir, aunque no es fácil y va a tardar tiempo”, manifestó durante una visita que realizó a finales de 2015 a Cali para reunirse con los empresarios de la región en un conversatorio realizado por la Cámara de Comercio de Cali. Así mismo, recalcó que para conseguir la meta se debe invertir en carreteras, colegios, tribunales, autoridades y empresas porque eso, finalmente, es lo que constituye al Estado, y manifestó que hay fenómenos violentos en la sociedad que no se le pueden endilgar únicamente a las Farc, por lo que es necesario trabajar en poner fin a todas las formas de coacción y violencia. Sobre los puntos que no pueden obviarse en ningún proceso de paz, el experto en resolución de conflictos se refirió a que no se puede hacer política con las armas de por medio. Según Shlomo Ben Ami, los colombianos juegan un rol importante al dar a conocer su punto de vista a través de los medios de comunicación y de los partidos políticos. “Sería bueno que eso se haga mediante asociaciones cívicas. Cuando se negoció el tema agrícola, por ejemplo, hubo asambleas donde sugirieron ideas. Durante el posconflicto, las asociaciones de profesionales y las cámaras de comercio deben ayudar en la reinserción y ser más abiertas hacia las personas que han tenido un récord criminal si quieren que se conviertan en ciudadanos útiles para la sociedad”, afirmó. Pese a que los procesos de paz en el Medio Oriente son diferentes al colombiano, el israelí indicó que, como ocurre allá, se deber ser valiente en tomar decisiones que no son populares. “Se debe buscar un equilibrio entre la paz interna y la paz con el enemigo. Si quieres que todos en tu país te apoyen, serás popular, pero tal vez no puedas llegar a un acuerdo con la contraparte. Puedes conseguir un consenso entre la derecha, la izquierda y el centro, pero eso no garantiza que se logre el acuerdo que se busca. Habrá quien diga que esa no es la manera de hacerlo, pero en ningún lugar del mundo todos están a favor de un acuerdo como este” concluyó.