Con buen pronóstico

Existen las condiciones para que el buen momento económico que vive el Valle del Cauca se consolide en lo que resta del 2014 y se sostenga el próximo año. Pese a no participar directamente del “boom” minero energético que ha experimentado el país en los últimos años, el Valle del Cauca ha mantenido un ritmo de crecimiento sostenido desde el 2011. Según cifras del DANE, en el 2013 el Producto Interno Bruto del Departamento creció 4,4% (Gráfico 1), jalonado fundamentalmente por el sector de la Construcción (25,7%), Electricidad, Gas y Agua (10,9%) y Servicios (4,3%). Esta tendencia se ha mantenido en el presente año y el desempeño sectorial ha estado por encima incluso de los principales departamentos del país. Las cifras del DANE muestran que durante el primer semestre del 2014 la producción industrial de Cali creció 2,4%, superior al crecimiento registrado por Bogotá (0,9%) y Medellín (-0,1%). Otro de los indicadores de actividad industrial es el consumo de energía, que en el Valle del Cauca entre enero y agosto de este año aumentó 2,5%, cifra superior a las alcanzadas por Bogotá (1,2%) y Antioquia (2,2%). Además, en el departamento del Cauca el consumo de energía aumentó 6,7% para el mismo periodo, cifra de gran importancia para la región si se tiene en cuenta el enclave industrial de empresas vallecaucanas en el Norte de ese departamento. De otra parte, según Coordenada Urbana, hasta agosto las ventas de vivienda nueva en el Valle del Cauca ascendieron a 11.924 unidades, lo que representó un crecimiento de 28,0% respecto a igual periodo del 2013, mientras que en Bogotá aumentaron 7,6% y en Antioquia se contrajeron 12,5%. En el caso de las exportaciones, éstas han presentado un comportamiento relativamente estable y en el acumulado enero–agosto del 2014 ascendieron a USD 1.406 millones, registrando un crecimiento de 1,0% respecto al mismo periodo del 2013. Este resultado es destacado si se toman como referencia los casos de Antioquia y Bogotá que registraron en este mismo periodo reducciones de 15,6% y 4,4%, respectivamente, en el valor de sus ventas al exterior. Más consumo Por su parte, la percepción de los consumidores caleños frente a sus condiciones económicas actuales y futuras es favorable y se mantiene por encima del registrado en las principales ciudades del país. De acuerdo con las cifras de Fedesarrollo, el Índice de Confianza del Consumidor durante el mes de septiembre en Cali fue 30,5 (Gráfico 2) superior al de Barranquilla (28,7), Bogotá (22,3) y Medellín (7,9).
El buen desempeño del consumo se traduce en indicadores positivos para inversionistas y empresarios.
En consonancia con estos resultados, el consumo de los hogares caleños en el mes de septiembre creció 11,6% frente al mismo periodo del año anterior, ubicándose en el primer lugar frente al registro de las principales ciudades (Gráfico 3). El gasto presenta tasas de crecimiento cada vez mayores desde el mes de julio y se espera que con las expectativas favorables de los consumidores se logren incrementos en la época decembrina. El buen desempeño del consumo se traduce en indicadores positivos para inversionistas y empresarios. De acuerdo con la Encuesta Ritmo Empresarial realizada a las empresas Afiliadas de la Cámara de Comercio de Cali, el 68,6% del total indicaron que sus ventas aumentarán en el segundo semestre del 2014 frente al primer semestre. Asimismo, el 28,6% reportó que incrementará su planta de trabajadores en la segunda mitad del año. En términos generales, el 78,9% de los empresarios considera que la economía vallecaucana se encontrará mejor o mucho mejor en lo que resta del año. Positivo desempeño fiscal Otro factor positivo ha sido el comportamiento del sector público. Los ingresos del municipio de Cali entre enero y agosto del 2014 han alcanzado los COP 3,5 billones siendo 121,3% superiores a los registrados en igual periodo del 2013 (COP 1,6 billones). Los ingresos tributarios han crecido 137,7% pasando de COP 550 miles de millones entre enero-agosto del 2013 a COP 1.307 miles de millones en el 2014. Esto significa más recursos para inversión y empleo. Las noticias también son positivas en el ámbito departamental, pues los ingresos totales en el Departamento durante el primer semestre del 2014 se registraron en COP 847.222 millones y se incrementaron 6,8% respecto al mismo periodo del 2013. Por su parte, los ingresos tributarios, aumentaron 17,7% para este mismo periodo. En la vigencia fiscal 2013, los gastos de funcionamiento representaron el 51,1% de los ingresos corrientes de libre destinación, lo cual ubica al departamento 3,9 puntos porcentuales (p.p) por debajo del límite de la primera categoría donde actualmente se encuentra y 1,1 p.p por encima de la categoría especial a la cual espera retornar en el 2015 si continúa manteniendo el control de los gastos de funcionamiento. El panorama Esta buena dinámica de la economía se ha traducido en generación de empleos de calidad y reducción del desempleo en Cali. Durante el trimestre junio-agosto del 2014, según el DANE, la tasa de desempleo en Cali fue 13,2%, menor en 0,4 p.p respecto al mismo trimestre del 2013 y 6,1 p.p frente a la del 2001. De otra parte, el número de ocupados informales en Cali se ubicó en 46,9% inferior a la registrada en Barranquilla (53,1%) y Bucaramanga (55,1%). Dicha tasa de informalidad en Cali logró una reducción del 4,5% frente al periodo junio-agosto del 2013, el mayor descenso entre las principales ciudades.
La recuperación económica de Estados Unidos que, sumado a la devaluación del peso, estimulará las exportaciones regionales y la generación de empleo
Así las cosas, existe evidencia de que el buen momento económico que vive el Valle del Cauca se consolidará en lo que resta del 2014 y existen las condiciones para que se sostenga en el 2015: la mejoría en el desempeño fiscal tanto de Cali como del Valle del Cauca, la recuperación económica de Estados Unidos que, sumado a la devaluación del peso, estimulará las exportaciones regionales y la generación de empleo. Además, la reciente devaluación del peso impactará positivamente los ingresos de los hogares del Valle del Cauca por concepto de remesas, hecho de particular importancia para el Departamento, pues es el principal receptor de remesas desde el exterior (34% del total nacional). No obstante estas buenas expectativas, también existen riesgos que podrían moderar la tasa de crecimiento regional en el 2015 y afectar los balances empresariales. En la medida que el precio del petróleo siga descendiendo (en los últimos tres meses cayó 23%) impactará las finanzas públicas del Gobierno Nacional reduciendo su inversión y afectaría el desempeño económico de los dos principales socios comerciales del Departamento, Ecuador y Venezuela, afectando las ventas externas del Valle.