Con ingenio de sobra

Desde pasabocas de chontaduro, hasta mapas magnéticos para mejorar la productividad de los cultivos fueron presentados por las pequeñas y medianas empresas de la región y la academia, en el marco de Exponegocios 2014. Conozca algunos de ellos. Depilación en frío Cristales de sábila y extracto de caña de azúcar son la base del gel depilatorio en frío ‘Grenn Gel’, un producto desarrollado por Patricia Quiroz Bonilla a partir de una técnica egipcia. “La mayoría de las ceras de depilación se usan de manera caliente, esta gel es fría, de fácil aplicación, no irrita ni mancha la piel”, explicó la empresaria. Este emprendimiento fue el producto de una investigación sobre alternativas de depilación que realizó cuando era docente del SENA y que consolidó con la ayuda del químico Raúl Franco. “Él nos concretó la idea que teníamos”. El producto ya se vende en salas de belleza y escuelas de estética con gran acogida, y con la participación en esta rueda de negocios Quiroz aspira a abrir canales de distribución en almacenes de cadena y grandes superficies.
Pasabocas nutritivos Julio César Pantoja, jefe administrativo de Nutri Tost, llegó desde Popayán con Chontacones, unos chips de chontaduro que conservan toda la riqueza nutricional de este fruto, como el omega 6 y 9. La empresa nació en el 2010 para desarrollar la idea planteada en una tesis de grado por un estudiante de ingeniería agroindustrial a la que se unieron un comunicador social y un realizador de cine. Julio César explica que el objetivo de la firma es elaborar productos alimenticios innovadores, de alta calidad, saludables y que fomenten la buena nutrición. La visión es ambiciosa porque están seguros de tener la capacidad para “llevar al ámbito mundial productos muy colombianos”. La empresa transforma 300 kilos de chontaduro al mes, genera 7 empleos directos y 4 indirectos. Por ahora los Chontacones se comercializan en el Cauca, en algunas tiendas naturistas en Cali y el Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón.
Barniz de icopor Un barniz elaborado a partir de residuos de icopor, fue la innovación presentada por la empresa IQA Soluciones Ambientales, que trabaja de la mano del grupo Gaox de la Universidad del Valle, para el aprovechamiento de los residuos que se producen a nivel industrial y doméstico. Este barniz puede ser utilizado para madera y cemento. Diego Fernando Blandón Reyes, representante de la empresa, explicó que también están trabajando en la fabricación de agregados para construcción a partir de residuos industriales como arena y cenizas, y en la fabricación de muebles con botellas de plástico.
Movilidad para emergencias Jalime Zúñiga, estudiante de diseño industrial llevó un sistema de movilidad para emergencias médicas. Se trata de una camilla para el transporte de pacientes en terrenos de difícil acceso. Su diseño cumple con los protocolos de emergencia y busca brindar seguridad tanto a los pacientes, como a los brigadistas quienes se exponen a riesgos de salud pues con los equipos de movilidad que se utilizan actualmente deben adoptar posturas o realizar esfuerzos que muchas veces afectan su salud.
Eficiencia agrícola Un mapa energético del suelo, fue presentado por el grupo de investigación Ilama de la Universidad del Valle. Esta es una herramienta para determinar la Reserva Energética del Suelo con el fin de definir su productividad de forma detallada, para establecer una estrategia de fertilización diferencial que reduce hasta en un 30% los costos y esfuerzos en las labores de adecuación del terreno, uso de agua para riego y aplicación de fertilizantes. Esta nueva tecnología, que ya tiene patente en Colombia y solicitudes en Brasil, Estados Unidos y México, también permite la reducción de efectos residuales (huella ambiental).
Reciclaje más eficiente Juliana Jaimes, presentó ‘Coresia’, un compactador de residuos sólidos diseñado para ser utilizado en las cocinas, que da solución a los problemas de falta de espacio para disposición de residuos. El compactador, creado como tesis de grado de esta estudiante de Diseño Industrial de la Universidad del Valle, trabaja con una serie de rodillos que permiten compactar desechos con volumen como botellas de plástico, cartón, caucho, textiles y otros productos que ocupan espacio. Juliana explicó que la idea es que este compactador sea utilizado por las constructoras para incorporarlos con el mobiliario de las cocinas de los nuevos apartamentos.