Dos herramientas para crecer

El leasing y el crédito son dos figuras financieras que sirven de impulso al crecimiento de las empresas y se convierten en grandes oportunidades de apalancamiento según las necesidades del solicitante. Muchos empresarios optan por la figura de leasing para financiar inversiones a largo plazo como vehículos, lotes, maquinaria e infraestructura, rubros que oscilan entre los 5 y 10 años. Para los que necesitan obtener flujo de caja para otras necesidades de más corto plazo, como el pago de nómina o compra de materia prima, la mejor opción es un crédito tradicional.
DATO CLAVE:
» El leasing es una operación de arrendamiento financiero que consiste en la adquisición de una mercancía, a petición de su cliente, por parte de una sociedad especializada. Posteriormente, dicha sociedad entrega en arrendamiento la mercancía al cliente con opción de compra al vencimiento del contrato.

» El crédito es una transferencia de dinero a cambio de una promesa de su devolución y de garantizar el pago de un interés por el uso del mismo.
Tal como lo explica Ana Cristina Molina, gerente Casa Principal del Banco de Occidente, en Cali, “Hay dos frentes que tiene una empresa: Capital del trabajo e inversión. Cuando necesito financiarme para mi actividad regular: pagar proveedores, nómina, pago de materia prima o gastos de producción, se refiere a capital de trabajo y la mejor opción son los créditos de cartera ordinaria o créditos de línea de fomento que dan entidades como Finagro o Bancoldex que nos apoyan para dar unas mejores tasas, pero si la empresa lo que quiere es crecer su planta o comprar una flota de vehículos, no lo puede hacer con el flujo de caja normal sino que requiere una inversión a largo plazo, donde el leasing le ofrece la mejor opción”. Por su parte, Iván Mauricio Ricardo, Vicepresidente de Empresas y Gobierno de Bancolombia en la Región Sur asegura que lo más importante es que el empresario se asesore muy bien de su entidad financiera. “Lo que hacemos es analizar las necesidades del solicitante y tener en cuenta el plazo, el monto y las condiciones del crédito para elegir la mejor opción con nuestro empresario. Además porque el leasing y el crédito funcionan como figuras complementarias”. En el siguiente cuadro comparativo podrá apreciar algunas de las diferencias más importantes entre estas dos herramientas: