El cluster recuperará nuestro líderazgo

Una de las compañías vallecaucanas que le apuesta a esta iniciativa clúster es Aritex, fundada hace 22 años por Nelson Aristizábal. Durante los primeros años operó como La Bodega de las Camisetas, ya que se especializaba en esta prenda y en generar valores agregados a través de procesos como la estampación, el diseño y el bordado. Con una visión de largo plazo, el empresario asistió a ferias internacionales que le permitieron conocer tecnologías de punta para incrementar la competitividad de su sector. Como resultado de esta tarea hace diez años decidieron construir su propia planta de producción, en Yumbo, e incluyeron una línea para la estampación y el bordado automatizado. Su sede cuenta con 9.000 metros cuadrados, en los que laboran 450 personas. Diariamente producen entre 12.000 y 15.000 prendas entre las que se destacan las camisetas tipo polo, y otras referencias de moda, tanto masculina como femenina. El 95% de la producción se distribuye en el país y el 5% se exporta a Centroamérica y Ecuador. De acuerdo con el empresario, la cifra de producción aumentará hacia finales de 2016 cuando entre en operación la tintorería especializada en tejeduría y acabados que abrirán en Palmira. De esta manera reforzarán su capacidad instalada con el propósito de llegar a mercados más sofisticados y ofrecer un mejor tiempo de respuesta a los clientes. Inicialmente, generará 60 empleos directos. “Tenemos una alianza con las alcaldías para construir centros de formación con tecnología de punta para capacitar a 200 operarios en los próximos seis meses. En el Distrito de Aguablanca ya estamos capacitando a 30 personas en alianza con la Fundación Carvajal. Este tipo de acciones son las que configuran un cluster porque generan sinergias alrededor de las fábricas para integrar procesos y prestar mejores servicios”, afirma Aristizábal. Él está convencido de que el cluster permitirá generar confianza entre los empresarios del sector, de tal forma que evalúen sus potencialidades y piensen en términos de región. A largo plazo, estas iniciativas también propiciarán que Cali recupere la vocación y el liderazgo que tuvo en la industria hace unos años. Además, se podrán aprovechar las ventajas que brinda el Valle como un departamento en donde se puede integrar toda la cadena productiva, desde el cultivo eficiente del algodón de calidad hasta el proceso logístico para las exportaciones. “Muchos empresarios hemos hecho bien la tarea de incorporar valor agregado a nuestros productos. Ahora existe una gran oportunidad para que los actores del sector que operan en los municipios cercanos a Cali se adhieran a un modelo de reconversión tecnológica y lo asuman como un factor fundamental para ser competitivos sin importar su tamaño. Solo así será posible abordar mercados exigentes como el europeo”, concluye el gerente de Aritex. www.aritexonline.com.co