“El éxito es temporal”

Josh Linkner, experto en creatividad. Josh Linkner, emprendedor y experto en creatividad, lanzó un llamado urgente a la reinvención y la innovación empresarial. En el marco de Exponegocios 2014, advirtió que muchos se dedican a proteger las viejas ideas que tuvieron éxito y no abren el espacio para generar las nuevas. ACCION habló con él. ¿Creatividad o innovación? De hecho creatividad e innovación son dos cosas diferentes, para mí la creatividad es generar nuevas ideas y la innovación consiste en hacer estas ideas productivas. Un ejemplo: puede que para mí sea muy creativo pintar la pared de morado, pero no es productivo entonces no puede ser llamado innovación. Pero si voy a crear un nuevo tipo de pintura que comience a tener éxito como producto a nivel comercial, sí sería innovación. Creatividad es la condición humana donde usas tu mente para imaginar las cosas que aún no existen y la innovación toma la creatividad para darles un uso práctico.
“La creatividad es clave para que las empresas cautiven públicos y crezcan. Hay que construir en las empresas la cultura del libre pensamiento para generar nuevas ideas que las impulsen”.
Las compañías tienen establecidos procesos para todo y esto es positivo desde el punto de vista de la eficiencia. ¿Qué pasa entonces con la creatividad? Es un mito que la creatividad tiene que pasar o suceder sin estructura, de hecho la mejor creatividad sucede cuando se tiene un poco de sistema que ayuda a aterrizar las ideas. Lo que sucede es que cuando la estructura es muy rígida no se logran aterrizar las ideas creativas. Pero en las compañías con estructuras flexibles llevan creatividad y la innovación a bordo. ¿Qué hacer entonces para identificar, cultivar y desarrollar la creatividad en las empresas? Todos los seres humanos tenemos una enorme capacidad de ser creativos. Tener empresas creativas o no depende de las personas que la conforman. Toda compañía tiene la capacidad de ser creativa, lo que pasa es que existen empresas con sistemas culturales que tienden a afectar negativamente la creatividad. Las personas generalmente tienen miedo de mostrar sus mejores ideas por no parecer tontos. Hay que crear una cultura organizacional donde la gente se sienta cómoda para compartir sus ideas. Los resultados saltarán a la vista. Recientemente leí sobre una compañía que tiene un patio muy amplio y si una persona tiene una idea pone una pieza de mármol transparente, si esa idea funciona y es exitosa deben poner en remplazo un mármol de color. Cuando miras este patio ves que casi todas son piezas transparentes y muy pocas de colores. Esto quiere decir que la única forma de obtener buenas ideas es teniendo una gran cantidad de ellas. Está bien si solo una de ellas funciona. Por esta razón lo mejor que pueden hacer los líderes es dejar fluir libremente las ideas, primero sin estructura alguna, y luego ir identificando las que sirven o no.
“En la vida empresarial hay que ser curiosos para afrontar retos. Los empresarios deben plantearse desafíos, cambiar sus tradiciones para innovar y crear. Debe arriesgarse e ir mucho más allá de los límites para ser diferentes e impactar”.
Si el cambio es inevitable en las empresas y a la vez genera tanto miedo. ¿Cómo hacerlo exitosamente? El cambio puede ser miedoso, pero sucede también que cuando los cambios tienen éxito es fácil querer protegerlo y mantenerlo. Por eso mucha gente sobreestima la seguridad de quedarse en lo mismo o subestima la oportunidad de poder cambiar cosas. Los cambios pasan cuando la gente está dispuesta a tomar riesgos e intentar cosas nuevas, esto es lo que realmente lleva al progreso del mundo. Por esta razón deberíamos recordar y recordarle a los líderes que es nuestra responsabilidad permanecer creativos e impulsar las nuevas ideas. Hay que reconocer que los cambios siempre están sucediendo. Las compañías de software hacen muy bien este papel. Los líderes de estas compañías hacen innovaciones constantemente y las prueban previamente antes de salir al mercado. Se deben construir compañías que se abran a los cambios y que todo el mundo en ellas entienda que siempre se harán cosas nuevas y si alguna iniciativa o proyecto no está funcionando, las personas disponibles para explorar entre todo el equipo cómo mejorarla y sacarla adelante.
“Cuando las cosas no salen bien, hay que cambiar la visión, hay que reinventarnos para que las empresas o negocios no queden en acciones comunes”.
Hay empresas que siempre están vigentes y son exitosas, otras se estancan y hasta desaparecen. ¿Por qué sucede esto? Generalmente las empresas comienzan siendo emprendedoras, creativas, innovadoras. Ellas generan nuevas formas de solucionar los problemas del mundo. El éxito, tiene un problema y es que se convierte en una terrible característica, porque después de un tiempo las personas se dedican solo a proteger estas viejas ideas que tuvieron éxito y no están generando el espacio para generar las nuevas. Estas compañías son relevadas o reemplazadas por las compañías más jóvenes que son creativas, que continúan innovando y se reinventan así mismas. Las compañías que tienen largos períodos de crecimiento sostenible, como Google o Apple, no solamente son innovadoras, sino que también tienen procesos abiertos de creatividad y reinvención. ¿Cómo saber que una empresa necesita reinventarse? Todas las compañías necesitan reinvertarse. El éxito es temporal, por eso la reinvención debe de ser una situación abierta y continua que todas las compañías deben adoptar. Lo bueno es que no necesitas reinventar toda tu empresa constantemente. Se trata de dar una mirada sistemática a todos los aspectos de la empresa e ir reinventando una por una según sea necesario: producto y servicios, procesos operacionales, cultura, ventas y distribución, la forma cómo comunicas tu historia o la experiencia del cliente. Los mejores logros no se obtienen abordando todos estos aspectos a la vez porque puede saturar. Por ejemplo, si pensamos en enfocarnos en la experiencia del cliente, se trata de reinventar la manera cómo estamos interactuando con él, hay que revisar todos los puntos de contacto, cómo es la forma en qué estamos contestando el teléfono, cómo se siente o qué siente una persona cuando entra a nuestro edificio, cuál es la actitud del cliente cuando abre nuestro producto, esos son los puntos a tener en cuenta para reinventarlos. Las mejores siempre están buscando cómo reinventarse.