El gigante del Pacífico

Bertha Cecilia Rojas, gerente Zona Franca del Pacífico.La Zona Franca del Pacífico cuenta con 36 empresas que generan 2.752 empleos, se prepara para recibir a ocho compañías más este año y adelantará un ambiciosa ampliación de 300 mil metros cuadrados adicionales. Uno de los grandes aportes de las zonas francas en Colombia es la generación de empleo. Según el viceministro de Desarrollo Empresarial del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Felipe Sardi, a corte de septiembre de 2014 y según lo reportado ante la DIAN, este tipo de organizaciones generaron 27.393 empleos directos y 83.016 indirectos. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, DANE, durante el tercer trimestre de 2014 las exportaciones desde ZF presentaron una disminución del 44.6%, pasando de US$801,8 a US$ 444,1 millones FOB, mientras que las importaciones de mercancías aumentaron un 43.1%, al pasar de US$599.4 a US$857.9 millones CIF (Costo, Seguro y Flete). Estos resultados según la entidad generaron un déficit en la balanza comercial de las zonas francas de USD$399.8 millones FOB. Sin embargo, los analistas coinciden en afirmar que el régimen franco sigue siendo una de las principales herramientas con las que cuenta el país para impulsar la producción nacional. De acuerdo con el viceministro Sardi, a enero de 2015 en el país se contaba con 103 parques industriales operando en 21 de los 32 departamentos del territorio nacional. El Pacífico Una de las que viene pisando fuerte es la Zona Franca del Pacífico, que desde su aprobación el 26 de agosto de 1993 ha registrado una importante dinámica de crecimiento y se ubica en los primeros lugares tanto en ingresos como en salidas de mercancías, según el DANE. Y dada la amplia batería de acuerdos de libre comercio que ha negociado el país en los últimos años, las directivas decidieron ampliar sus instalaciones en 300 mil metros cuadrados adicionales, con lo cual antes de finalizar el 2015 contará con 854 mil metros cuadrados totales. Según su gerente, Bertha Cecilia Rojas, la decisión se tomó en virtud de que un buen número de multinacioanles está requiriendo espacio para instalarse y la actual estructura se estaba quedando corta. “Nosotros ya tuvimos una primera ampliación en el 2008 en donde crecimos 54 mil metros cuadrados y ahora calculamos que en unos seis meses estaremos radicando el reporte de ampliación ante la DIAN”, dice la ejecutiva. Con un clima cada vez más extremo y variable, resulta imposible evitar la pregunta sobre las medidas que se tomaron para evitar que se presenten nuevos siniestros por inundaciones, como ocurrió en el año 2010. En este sentido, Rojas señala que se tomaron todas las medidas de prevención, como el cerramiento de la zona con la construcción de diques perimetrales y otras normas de seguridad que garantizan la operación sin sobresaltos aún en condiciones de abundantes lluvias. “Realizamos una inversión muy grande, superior a $12.000 mil millones para subsanar ese desastre. El reto era volver a poner la Zona Franca del Pacífico en la agenda de los inversionistas. Fue un proceso muy comprometido, en donde afrontamos la emergencia y esto permitió que rápidamente todas las empresas volvieran a reactivar su producción. Todo el mundo se sorprendió de lo rápido que nos levantamos”, asegura. Rojas también afirma que la Zona Franca del Pacífico pasa por un gran momento y está en condiciones de competir con la de Bogotá, que es la más grande en operaciones de comercio internacional en el país.
Actualmente la entidad cuenta con 36 empresas que generan 2.752 empleos, y la meta este año es recibir a ocho firmas más. Además del crecimiento en terrenos, en la Zona Franca del Pacífico se construirán cinco bodegas más y se instalarán tres plantas industriales.
“Existe mucha competencia, pero en el tema del régimen franco estamos muy bien posicionados a pesar de que en Buenaventura también existe una zona franca con un objetivo diferente al de nosotros. Queremos competir con Bogotá que es la región a la que quieren llegar la mayoría de las empresas. A veces llegan inversionistas diciéndome que necesitan ubicarse en una zona con rápido acceso a la ciudad, buenas universidades y excelente calidad de vida, y en la región estamos en capacidad de darles todo eso”, afirma. Para finalizar, Rojas sostiene que todavía queda mucho terreno para que los empresarios de la región conozcan y aprovechen los beneficios del régimen franco. “Si trabajamos juntos podemos hacer una integración que contribuya a la competitividad del Departamento; también podemos trabajar con economías de escala y contar con proyectos que incluyan a los gremios, todo esto para que logremos un objetivo común: impulsar el crecimiento de la región”, concluye.