El Poder de la diversidad empresarial

El tejido productivo diversificado de la región ha permitido que la dinámica económica del Valle registre un comportamiento positivo en lo que va de este año. Desempeño económico regional Las condiciones de bajos precios de las materias primas y el consecuente aumento de la tasa de cambio del peso han generado una desaceleración de la economía nacional en los dos últimos años. Sin embargo, en este mismo contexto, la dinámica productiva y comercial de Cali y el Valle del Cauca ha registrado un desempeño positivo en 2015 y en lo corrido de 2016. Los principales indicadores asociados al sector industrial, el comercio, la construcción, la dinámica empresarial y la generación de empleo, así lo confirman. Según estimaciones del Banco de la República y la Universidad Javeriana Cali, el PIB del Valle del Cauca creció 3,9% en 2015 y 4,6% en el primer trimestre de 2016. Estas cifras son superiores a las registradas por Colombia en iguales periodos: 3,1% en 2015 y 2,5% en primer trimestre de 2016. El sector de la construcción ha jugado un papel relevante en el buen momento económico que vive la región. En efecto, el crecimiento de las ventas de vivienda nueva en el Valle del Cauca durante los primeros cinco meses de 2016 fue de 19,7% frente al mismo periodo del año anterior, siendo esté el segundo mayor registro entre los principales departamentos (Gráfico 1). Uno de los principales efectos de la devaluación de la tasa de cambio ha sido el de la sustitución de importaciones en algunas ramas industriales de la región. Al respecto, la producción de la industria manufacturera en Cali (incluye Palmira, Yumbo y Jamundí), registró un crecimiento de 0,5% en el primer trimestre de 2016 frente al mismo trimestre de 2015. Sin embargo, cabe destacar que cuatro subsectores industriales registraron crecimientos sobresalientes durante este periodo: bebidas (20,6%), confecciones (18,6%), papel y cartón (14,8%) y productos farmacéuticos (12,9%). El sector comercio también ha jalonado la economía regional en lo corrido de 2016. Según cifras del DANE, las ventas minoristas en Cali crecieron 4,5% durante enero-mayo de 2016 frente a igual periodo de 2015, crecimiento superior al de otras principales ciudades (Gráfico 2). El destacado desempeño del sector comercio se explica fundamentalmente por dos razones: i) la mayor capacidad de compra de los hogares, fruto del repunte del valor en pesos de las remesas recibidas desde el extranjero y ii) la notable reducción en la tasa de desempleo en Cali y Yumbo. El valor en dólares de las remesas recibidas por las familias en el Valle del Cauca durante el primer trimestre de 2016 aumentó 18,6% y, debido a la devaluación, este aumento medido en pesos fue de 43,7%. De esta forma, los hogares del Valle del Cauca pasaron de recibir $571 mil millones por concepto de remesas en el primer trimestre de 2015 a $820 mil millones durante el mismo periodo en 2016. En línea con el buen desempeño de los principales sectores productivos, en el Valle del Cauca se crearon 14.379 nuevas empresas durante el primer semestre de 2016, lo que significó un crecimiento de 17,5% respecto al mismo semestre de 2015, siendo el segundo registro más alto entre los principales Departamentos (Cuadro 1). El buen desempeño de la economía regional y la mayor creación de empresas han impulsado un marcado proceso de reducción sostenida de la tasa de desempleo en Cali y Yumbo, que llegó a 10,7% en el trimestre abril-junio de 2016, el menor registro desde la adopción de la nueva metodología del DANE (2001) (Gráfico 3). La disminución de la tasa de desempleo en Cali frente al trimestre abril-junio de 2015 fue de 1,4 puntos porcentuales (PPS), la más pronunciada entre las principales ciudades del País: Bogotá (-0,4 pps), Medellín (-1,0 pps), Barranquilla (+0,2 pps) y Bucaramanga (+0,2pps). En el trimestre abril-junio de 2016, en Cali se generaron 37.706 nuevos empleos, hecho que representó un crecimiento de 3,2% en el número de personas ocupadas frente al mismo periodo del año anterior (Gráfico 4). El número de nuevos empleos reportados en Cali durante el último año representó 35,1% del total de empleos creados en las 23 ciudades del País. En cuanto a la calidad del empleo, la población ocupada en Cali que cotizó a fondos de pensiones durante febrero-abril de 2016 creció 6,8% (36 mil personas más) frente al mismo periodo de 2015, el crecimiento más alto entre las principales ciudades, después de Barranquilla (7,9%) (Gráfico 5). El número de trabajadores afiliados a las Cajas de Compensación Familiar (CCF) en el Valle del Cauca aumentó 7,0% (54.222 personas más) en enero-abril de 2016 frente a igual periodo de 2015. Asimismo, y como resultado del dinamismo empresarial de la región, el número de empresas afiliadas a las CCF del Valle del Cauca en los primeros meses de 2016 creció 3,0% frente al mismo periodo de 2015. Diversidad productiva y empresarial del Valle del Cauca La principal razón que explica la diferencia entre el desempeño reciente de la economía nacional y la de Cali y Valle del Cauca corresponde a la relativa mayor diversidad productiva y empresarial de esta región. En la medida que la actividad productiva del Departamento no está concentrada en pocos sectores o actividades productivas, sino que se fundamenta en la interacción y complementariedad de varios encadenamientos productivos y de servicios, puede ajustarse de mejor manera a los cambios en las condiciones externas. Según cifras del DANE, el PIB del Valle del Cauca es altamente diversificado, siendo la industria (16,2%), las actividades inmobiliarias (13,3%), los servicios empresariales (10,3%) y el comercio (8,0%) los sectores con mayor participación (Cuadro 2). Asimismo, al interior del sector industrial, el Valle del Cauca dispone de un diverso tejido manufacturero en el cual el Departamento ocupa posiciones de liderazgo con altas participaciones en el ámbito nacional en varios subsectores (Gráfico 6). En 2015, el Valle del Cauca registró un total de 127.149 empresas. Este tejido empresarial se encuentra distribuido por buena parte del territorio departamental, aunque existen claros polos de aglomeración empresarial en las 8 principales ciudades, gracias a las economías de escala y la urbanización. La mayor diversidad de la estructura empresarial del Valle del Cauca se ve reflejada en la diversidad de sus exportaciones. En este sentido, el Valle del Cauca y Bogotá cuentan con las canastas exportadoras más diversificadas del País. A manera de ejemplo, mientras que en 2015 el principal producto de exportación del Valle del Cauca (azúcares) representó 12,3% del total departamental, las exportaciones de oro en Antioquia representaron 25,9%. Como casos extremos, las ventas externas de combustibles en Meta y Santander representaron 99,9% y 75,2%, respectivamente. En síntesis, los principales motores de la economía regional en los últimos dos años han sido: i) el dinamismo del consumo local, apalancado en el mayor flujo de remesas recibidos desde el exterior y la reducción de la tasa de desempleo; y ii) la sustitución de importaciones en el mercado nacional, aprovechando la cercanía a los otros tres principales centros de consumo de Colombia (Bogotá, Medellín y el Eje cafetero). Como se refleja en los 13 rankings empresariales de este especial de la Revista Acción, contar con un tejido empresarial sólido y diverso, que se distribuye por todo el territorio departamental, llegando incluso a conectarse con el Norte del Cauca y el Eje Cafetero, constituye una ventaja competitiva de Cali y el Valle del Cauca. Los dos grandes retos para la región son seguir reduciendo la tasa de desempleo hasta llevarla a niveles de un digito a finales de 2016 e implementar estrategias que permitan aprovechar en 2017 las oportunidades que ofrecen los mercados internacionales ante la coyuntura favorable de tasa de cambio. Este es un reconocimiento de la Cámara de Comercio de Cali a la tenacidad y liderazgo de los empresarios del Valle y norte del Cauca. Estamos convencidos de que si las empresas creen, le región crece.