Empresas, a invertir en la felicidad de sus empleados

Tal Ben Shahar, experto en psicología positiva y liderazgo, estuvo como conferencista en Exponegocios 2013 y habló con ACCIÓN sobre cómo lograr la felicidad en las empresas. ¿Qué se entiende por felicidad dentro de las organizaciones? La felicidad es el sentimiento que tiene en cuenta nuestra completa y única naturaleza. Una persona feliz disfruta de las emociones positivas, mientras que perciba la vida como un propósito. La definición se refiere a un conjunto generalizado de las propias experiencias: una persona puede soportar el dolor emocional a veces y aún así ser felices en general. Para llevar una vida feliz, tenemos que experimentar, en la medida de lo posible, la combinación del significado y del placer. Por ejemplo, si encuentro mi trabajo significativo pero no agradable, no voy a ser feliz haciéndolo, y si puedo encontrar lo que hago agradable pero tiene poco sentido para mí, voy a perder rápidamente el interés. ¿Cuál es la receta para que una empresa pueda tener una visión más positiva? Primero, los directivos tienen que darse cuenta que un panorama positivo genera buenos negocios. La mayoría de la gente cree que el éxito conducirá al bienestar. En este caso su modelo mental es: Éxito (causa) ► Felicidad (efecto) Pero la mayoría de la gente cree mal, y esto es algo que las organizaciones más exitosas saben. El éxito conduce a un aumento en los niveles de la felicidad, pero el pico es temporal, efímero. Por eso, cuando el éxito no conduce al bienestar, el caso es el siguiente: Éxito (efecto) ◄ Felicidad (causa) Este hallazgo es muy importante y convierte la relación de causa y efecto en todo para corregir la percepción errónea que muchas personas tienen. La razón de lo anterior es que cuando experimentamos emociones positivas somos más creativos, estamos más motivados, formamos mejores relaciones y somos físicamente más saludables. Las organizaciones deben invertir en la felicidad de sus empleados como un fin en sí mismo, y también como un medio para lograr mayores beneficios. ¡La felicidad paga! Tal Ben Shahar, conferencista internacional.¿Se aplica esta receta para todo tipo de empresas? Cada empresa es diferente y tiene que llegar a su propia receta, sin embargo, los principios pueden ser similares. Por ejemplo, las organizaciones necesitan proporcionar lo que el profesor de Harvard, Amy Edmondson, llama ‘seguridad psicológica’, que es la confianza para que ningún miembro del equipo este avergonzado o castigado si pide ayuda en una tarea específica. Cuando los jefes de equipo crean un clima de seguridad psicológica y los miembros fallan, comparten y discuten sus errores, pueden aprender, mejorar y ser creativos. En cambio, cuando se ocultan los errores, es menos probable que el aprendizaje tenga lugar y que surja la creatividad. Otro componente importante de una organización positiva es alentar a los empleados a tomar descansos regulares durante el día para su recuperación. Estar activos todo el tiempo no es útil para el empleado ni para la organización. Más, no es necesariamente mejor. Tenemos que recargar las baterías psicológicas para optimizar la creatividad y la productividad. ¿Cuál es la responsabilidad de los líderes en este proceso de cambio? Un líder, ante todo, predica con el ejemplo, ya que los empleados en su mayoría hacen lo que el líder hace, más que lo que dice. Un líder no tiene que ser perfecto y por supuesto puede cometer errores, sin embargo, para ser eficaz tiene que estar comprometido con el aprendizaje y crecimiento, y como resultado, los empleados van a hacer lo mismo. Una de las características de los líderes exitosos es su enfoque en las fortalezas. Ellos ayudan a sus empleados a identificar y ejercer sus fortalezas, y como resultado sus empleados son más felices y más exitosos en el lugar de trabajo. ¿Cuánto tiempo puede tomar este proceso de cambio mental? Varía el tiempo, pero lo que sí sabemos es que para lograr el cambio debemos introducir rituales en nuestras vidas. La iniciación de un ritual es a menudo difícil, pero mantenerlo es relativamente fácil. Los atletas de élite tienen rituales: saben que a determinadas horas durante todos los días deben estar en el campo, luego en el gimnasio, y luego deben hacer estiramiento. Para la mayoría de nosotros, cepillarse los dientes al menos dos veces al día es un ritual, y por lo tanto no requiere poderes especiales de la disciplina. Tenemos que adoptar el mismo enfoque hacia cualquier cambio que queremos introducir. En promedio se tarda unos 30 días para que una práctica se convierta en un ritual, así que necesitamos persistir durante ese tiempo para que se convierta en parte de nuestra rutina.
“El cambio no es fácil, y para aumentar la probabilidad de éxito, tenemos que motivarnos permanentemente”.
¿Por qué cree que Colombia es catalogado como uno de los países más felices? Relaciones. El indicador número uno de bienestar es el tiempo que se pasa con las personas que le importan y que se preocupan por usted. La única característica común que encontramos en los países más felices del mundo es “apoyo social”. Países en los que la gente se interesa en sus relaciones y que invierten en sus relaciones, son más felices. Por ejemplo, países como Dinamarca, Israel, Colombia y Australia gozan de altos niveles de bienestar debido a las relaciones por sus valores culturales. En Estados Unidos y en muchos otros países, las relaciones han pasado a segundo plano, pues se interesan primero por el éxito material el prestigio, y cosas así. No es que la manera convencional de tener éxito no sea importante, pero cuando se trata de lo que llamo “el valor final”- el valor de la felicidad-, las relaciones importan mucho más.