“En el Valle tenemos con qué, pero nos cuesta creerlo”

Catalina Ortiz Lalinde, gerente general de iNNpulsa Colombia.La caleña Catalina Ortiz Lalinde, gerente general de iNNpulsa Colombia, estuvo en Cali con la gira de Empresarios Extraordinarios y habló con ACCION sobre el trabajo que realiza la entidad para impulsar emprendimiento e innovación. ¿En qué se especializa iNNpulsa? Estamos buscando crecimiento empresarial extraordinario jalonado por innovación. Colombia necesita más empresas que crezcan de manera extraordinaria porque éstas son las que generan más empleo de calidad. ¿Cuáles son las acciones que desarrollan para lograr este propósito? La primera es cambiar la mentalidad y cultura para influir en la forma como pensamos que eso es lo que más nos está deteniendo. No somos ambiciosos, no pensamos de manera global, castigamos durísimo el fracaso y enriquecerse está estigmatizado. Nuestra tarea fundamental es tratar de cambiar este pensamiento. Por eso vinimos a Cali con experiencias de otras partes del país para mostrar que se puede hacer emprendimiento extraordinario ‘Made in Colombia’. La segunda es acercar la oferta a la demanda y corregir fallas de mercado financieras y no financieras. La financiación para este tipo de innovación no es fácil e iNNpulsa haciendo parte de Bancoldex y del sector Comercio, Industria y Turismo se dedica a poner dinero para lograr activar a los privados, financiar el emprendimiento y la innovación para que tengamos una mejor industria. Y la tercera, es trabajar de la mano de las regiones respetando la autonomía regional y fortaleciendo sus capacidades. Buscamos activar el diálogo en las regiones de tal manera que creen sus propias estrategias para tener empresas que crezcan de manera extraordinaria. ¿Cuál es el diagnóstico que tiene iNNpulsa del emprendimiento en el país? En general en todo el país están pasando cosas muy interesantes en emprendimiento e innovación. Hay varios casos en la costa Caribe, y Bucaramanga ha tenido una levantada impresionante, lastimosamente son casos aislados que no alcanzan todavía a hacer jalonadores del crecimiento empresarial. ¿En el Valle hay temor a arriesgarse a innovar? Eso por un lado, pero también es que no contamos lo que estamos haciendo. Yo por ejemplo hago un llamado a los empresarios vallecaucanos exitosos para que se dejen ver, para que cuenten sus historias e inspiren a otros. Aquí tenemos la creencia de que es peligroso que a uno lo conozcan, pero si no contamos esas historias no vamos a construir una historia del emprendimiento regional. Es muy importante que el empresariado vallecaucano se deje ver porque tenemos mucho que contar y necesitamos que el país y el mundo lo conozcan. ¿El emprendimiento de alto impacto o dinámico tiene algún modelo de aplicación o simplemente surge? Creo que no hay una receta para el emprendimiento de alto impacto, pero uno sí ve unas cosas comunes que todos tienen: visión global desde que arrancan y ambición. Se puede dar en cualquier sector no solamente en tics, biotecnología y ese tipo de cosas, sino que puede haberlo en toda la industria. ¿Cómo ve al Valle frente a este tipo de emprendimiento? En el Valle tenemos con qué, pero nos cuesta creerlo. Es impresionante lo que el Valle ha podido escalar en el tema de industrias culturales. Tenemos unas de las empresas más importantes de software como es la de Orlando Rincón, a quien hay que reconocerle el liderazgo de crear un ecosistema en Cali y Colombia muy enfocado a lo digital absolutamente importante. ¿Qué modelos exitosos de otros países podrían aplicarse en el Valle? Hay que entender cómo funciona el mundo pero no hay que tratar de copiarlo y una de las grandes oportunidades que tiene el Valle es entrar al mundo del emprendimiento no tratando de parecerse a Israel, Bostón ni a Silicon Valley, sino pareciéndose al Valle, eso es parte de creerse la historia. Nosotros somos capaces de crear un ecosistema de emprendimiento del Valle para el Valle, que refleje la forma como invierten los vallecaucanos y sus modelos de negocios. Aquí hay una oportunidad enorme para que sea esta región la que innove buscando nuevos instrumentos financieros y nuevas formas de organizarse. La ciudad con más oficinas con inversión familiar en Colombia es Cali. Si logramos que cada una de ellas pusiera una inversión para crear un fondo para impulsar el emprendimiento como apuesta por esta región habríamos recorrido un camino importantísimo. La Universidad del Valle es la segunda en el país con el mayor número de patentes internacionales y esas patentes están enterradas en la universidad. ¿Dónde está el capital privado de los vallecaucanos experimentando para poder aplicarlas? ¿Cuál es el impacto que tiene el emprendimiento dinámico en la economía del país? Cuando iNNpulsa habla de emprendimiento dinámico no habla de empresas nuevas sino de las que tienen más potencial para crecer de una manera extraordinaria, porque entre el 4% y 6% de las empresas que más crecen tienden a crear más de la mitad del nuevo empleo que se genera en una economía. ¿Cualés son las proyecciones que tiene iNNpulsa? Queremos influir en la forma como piensan los colombianos, que todos hablemos de emprendimiento y nos creamos el cuento. En términos de recursos vamos a manejar alrededor de 150 mil millones de pesos al año.