Germinadoras de empresarios

Cuando el ecosistema del emprendimiento aún era incipiente, Parquesoft, en Cali, tomó las riendas y se convirtió en una entidad pionera en América Latina en apoyar a los nuevos empresarios. Hoy, otras instituciones lideran diversas iniciativas, entre las que se destacan Prospera Aguablanca, que apoya el empleo y el espíritu emprendedor en este Distrito. Las incubadoras de negocios son organizaciones que detectan el potencial de una idea empresarial y generan un entorno propicio para que los emprendedores la desarrollen hasta convertirla en un producto o servicio atractivo. Se valen de mentorías con expertos, networking y ofrecimiento de infraestructura para que los nuevos empresarios puedan operar y construir alianzas estratégicas. Aunque no se define como tal, Parquesoft, en Cali, fue una de las pioneras en crear un modelo que aportara al naciente ecosistema de emprendimiento de la región al ofrecer una plataforma en la que los empresarios podían contar con un espacio físico y relacionarse con otros que se especializaran en tecnología de punta para fortalecerse mutuamente. María Fernanda Martínez, cofundadora y directora de Desarrollo Institucional, recuerda que Parquesoft nació en 1999 cuando Orlando Rincón, tras un viaje a la India, dejó la empresa que había fundado y en la cual trabajaba, para replicar en la capital vallecaucana un nuevo modelo de desarrollo de software. “El emprendimiento no hacía parte del dialecto. Juntábamos componentes para generar valor alrededor de los proyectos que se presentaban”, afirma ella. Cerca de 3.500 personas, pertenecientes a diferentes empresas, han pasado por sus instalaciones. Actualmente, hay 53 compañías. “Para pertenecer a Parquesoft, fundamentalmente, hay que tener una idea relacionada con tecnología de punta –dice Martínez-. La solicitud se analiza y se busca que no sea similar a la de otro miembro o que, en ese caso, le genere valor a una propuesta ya existente”. Una vez aprobada la solicitud, las empresas pueden compartir la infraestructura física con las demás, así se genera una economía de escala porque los gastos se dividen en el número de metros cuadrados que ocupa cada una. Así mismo, existe la modalidad extra muros para las iniciativas que por su escala operan desde otro lugar. Sin embargo, todas tienen algo en común: el trabajo juicioso en torno a la investigación y la innovación que les puede garantizar su inserción en nuevos mercados. Ventajas comprobadas Una de las compañías que se ha beneficiado con este modelo es Green SQA, una compañía que por su gran proyección forma parte del programa Valle Impacta. Su gerente, Liliana Gómez, llegó a Parquesoft porque Rincón era su jefe en su antigua compañía y aceptó su colaboración para apoyar emprendimientos que estaban iniciando su proceso. Liliana se enamoró de la idea, que era algo diferente para la época, y dos años después, en 2003, decidió que su recién fundada empresa haría parte de esa comunidad. Ser miembro la obligaba a respetar un acuerdo que establecía que la pasión era un ingrediente vital para seguir adelante. Además, podía acceder a un acompañamiento especializado a nivel jurídico y de talento humano. Incluso existía una iniciativa llamada Familias al Parque para que los padres de los emprendedores, que no comprendían que sus hijos dejaran lo seguro por lo incierto, conocieran lo que estaban haciendo. “Parquesoft nos daba un músculo y un impulso para hacernos visibles, algo que habría sido imposible de haberlo hecho solos. Como éramos una masa crítica, había muchos ojos posándose en la organización, una red de empresarios dispuestos a comprar lo que ofrecíamos, una red de parques a nivel nacional para abrirnos mercados y un grupo de personas curiosas dándonos oportunidades”, asegura la gerente, quien también participó en el comité que elegía a los nuevos e inspiradores emprendedores. Lo que siguió a ese momento en el que Parquesoft se montó en la cresta de la ola del emprendimiento en el Valle, fue una construcción y consolidación del ecosistema que, bajo la tutela de entidades como la Cámara de Comercio de Cali, las universidades Javeriana e Icesi y el gobierno nacional a través de iNNpulsa Colombia y ProColombia cuenta con espacios para hacer networking, conseguir inversionistas, conocer historias de éxitos y fracasos y generar negocios. Con 114 empleados calificados, hoy la historia de Green SQA está a punto de dar un giro. Hay clientes y colaboradores que quisieran que la empresa tuviera un espacio corporativo propio. Aunque en el parque se sienten en casa, Gómez visualiza a la compañía en su propia sede y a una célula de investigación que opere desde el parque. “Espero que esta iniciativa recupere sus fuerzas porque sabemos que parte de lo que somos se lo debemos a Parquesoft”. Detonar el emprendimiento La CCC también ha realizado sus pinos en la incubación empresarial de otro nivel con el Programa Prospera Aguablanca, Centro de Desarrollo Empresarial y la Empleabilidad, una iniciativa que nació en el 2013 con el compromiso de impulsar el fortalecimiento empresarial y las competencias para el empleo en especial de la población vulnerable víctima de la violencia. Según la directora de Servicios para los Negocios de la CCC, Luisa Fernanda Cadavid, “con este programa, fruto de una alianza público privada entre el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Alcaldía y la Cámara de Comercio de Cali, se brindan opciones a esta zona en diferentes frentes: la puesta en marcha de nuevos negocios y el apoyo a los empresarios en su crecimiento”. En el área de emprendimiento se han brindado 326 servicios de atención, 846 asesorías y 11 evaluaciones de modelos de negocio. En crecimiento empresarial, se han realizado 753 diagnósticos y planes de mejoramiento, 2.586 asesorías, 330 talleres y capacitado a 4.797 empresarios. En empleabilidad, se han logrado 652 empleos efectivos y 2.518 participaciones en procesos de selección. El centro apoya y acompaña a las personas desempleadas o que deseen cambiar de empleo en su búsqueda y les da la posibilidad a los empleadores de encontrar al personal que requieran. Actualmente, 4.366 personas están registradas en la red de empleo, 7.203 han sido asesoradas, 306 han participado en talleres y 5.153 han recibido capacitación. Luisa Fernanda Cadavid recalca que gracias a la alianza establecida con la Caja de Compensación Familiar Comfandi, tienen un satélite de los centros municipales de empleo. Gracias a esa metodología, las personas de Aguablanca han podido encontrar puestos de trabajo que se ajustan a sus perfiles.