Innovar es la premisa

EPSA es una de las empresas del sector energético más sólidas del país. Sus apuestas: la competitividad, el suministro confiable, el recurso humano y una política de responsabilidad social. EPSA genera, transporta, distribuye y comercializa energía. Cuenta con 15 centrales hidroeléctricas en el Valle del Cauca, Cauca y Tolima, que sumadas tienen una capacidad de generación de 979,4 Mw. Atiende a 39 de los 42 municipios del Valle del Cauca y suma 809 colaboradores directos. Óscar Iván Zuluaga, gerente general, habla de su presente y futuro. ¿Qué factores inciden en el desempeño dinámico de Epsa? Los destacados indicadores de cobertura, confiabilidad y calidad se deben al compromiso de nuestros colaboradores y al ambiente laboral. No solo invertimos en nuestros activos, sino en la mejora continua del servicio al cliente. ¿Cuáles son sus claves del éxito? Contar con un modelo de sostenibilidad y una estrategia de generación de valor sostenible compuesta por una Mega (Meta Estratégica Grande y Ambiciosa), acompañada de una fórmula para ganar, el ADN y los valores corporativos. Qué se ‘cocina’ hoy en Epsa? Nos preparamos para convertirnos en una organización inteligente. En 2014 invertimos $7.000 millones en proyectos I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación). También apoyamos la construcción del proyecto del MÍO Eléctrico y el Solar Decathlon 2015. Además, trabajamos en la generación y comercialización de energía solar; investigación sobre la identificación y eliminación de PCB (Bifenilos Policlorados, compuestos altamente tóxicos para el medio ambiente) con la Universidad del Valle y la primera patente de invención por el Péndulo Deslizante, un desarrollo que ante el derribamiento de una torre de energía, permite que los conductores de la línea de transmisión se desenergicen antes de caer al suelo, evitando la electrocución de seres humanos y animales o incendios. ¿Cuentan con una política de responsabilidad social? Tenemos un Modelo de Soste-nibilidad concebido para lograr un equilibrio en temas económicos y sociales. En 2014, invertimos en acciones socioambientales $28.542 millones, un 38,5% más que en 2013. Esto refleja nuestro mayor compromiso con el medio ambiente y el aporte al mejoramiento de la calidad de vida. ¿Cómo evalúa el desempeño reciente del Valle? Es un departamento privilegiado por su desarrollo empresarial, ubicación, clima, malla vial y gente. Como empresa, le apostamos a su crecimiento al realizar inversiones para garantizar la mayor demanda de energía como consecuencia de la llegada de nuevas empresas y el crecimiento habitacional. ¿Cuáles tareas asume su sector hoy y cómo las enfrenta? El reto es contribuir a la competitividad de la industria nacional al buscar mayores niveles de eficiencia. El segundo, garantizar el suministro de energía tanto a hogares como a la industria. El tercero es tener buenas relaciones con las comunidades. ¿Qué futuro le augura al sector minero energético y a Epsa? Es promisorio por su solidez, por el potencial hidroeléctrico del país y por la viabilidad de generación mediante el desarrollo de energías alternativas. Existen grandes posibilidades internacionales como la interconexión con Centroamérica mediante la línea de transmisión de energía Colombia – Panamá.