La bici, una buena socia

Francisco Gonima Villamizar, creador de la empresa Bobber.El potencial de crecimiento rápido y rentable que presenta la empresa caleña Bobber Motor Cycles SAS, fabricante de bicicletas con motor y diseños inspirados en los años 30, lo llevó a ser seleccionado por iNNpulsa Colombia para apoyarlo en su proceso de consolidación. El caleño Francisco Gonima Villamizar vivió en carne propia el calvario del tráfico bogotano. En ese momento se desempeñaba como un destacado ejecutivo financiero y se mudó a un apartamento al frente del edificio de la entidad donde trabajaba para no seguir sufriendo los trancones. A pesar de tener un futuro prometedor en la banca, Francisco sentía que algo no andaba del todo bien en su vida. Entonces afloró en él la nostalgia del niño emprendedor que vendía mango biche en el colegio y había desbaratado el motor de la tricimoto que le regaló su mamá en una Navidad sólo para saber cómo lo habían ensamblado. Sus sueños de emprender los había guardado en la misma maleta que se trajo de Francia y Estados Unidos, después de culminar sus estudios de economía y administración. Ese ‘bichito’ se sumó a su inconformismo con la movilidad de Bogotá y empezó a formar en su mente la idea de un negocio basado en la comercialización de bicicletas con motor. Sin dejar su cargo en el banco, Francisco empezó a importar este tipo de vehículos de diferentes países pero al evaluar la calidad, encontro que no era muy buena. “El problema estaba en que muchos fabricantes utilizaban bicicletas diseñadas para pedal y le acondicionaban un motor, lo cual no resultaba seguro ni estético”, afirma el empresario. Ese inconveniente fue la semilla de su verdadera vocación, fabricar sus propias bicicletas con motor.
Uno de los diferenciales de Bobber es que puede ofrecer bicicletas personalizadas variando los diseños de tanques de combustible, rines, llantas, manillares y chasis, entre otros. Además, tiene activada la venta vía web en www.bobber.com.co. En esta página los clientes pueden elegir los colores y accesorios de su bicicleta, así como el medio de pago preferido.
Renunció al banco y regresó a Cali, donde se asoció con su madre e invirtió todos sus ahorros (cerca de 80 millones de pesos) para iniciar la investigación que lo llevó a desarrollar la bicicleta con motor de cuatro tiempos, impulsado con gasolina, que ya tiene registro de marca y desde el 2012 rueda por avenidas colombianas. En su crecimiento Bobber ha contado con el respaldo y la tecnología de Multipartes S.A., una firma de su familia con más de 40 años de experiencia en la fabricación de piezas y partes para el sector automotor. Ahora avanza en su propósito de convertirse en el líder de las soluciones de movilidad a nivel nacional con el apoyo de la Universidad Icesi y de iNNpulsa Colombia, que seleccionó este emprendimiento para acompañarlo en su crecimiento. Las noticias buenas le están llegando a manos llenas pues acaban de cerrar un negocio con Bionx, de Canadá, compañía líder en la fabricación de motores para bicicletas eléctricas de las principales marcas del mundo. “Vamos a fabricar bicicletas eléctricas OEM (Original Equipment Manufacture) para Bionx, lo que nos permite aparecer en el mapa de los fabricantes a nivel internacional”. En enero del 2015 estará listo el prototipo de una bicicleta cuyo motor autogenera energía. Bastará con pedalear, descender una pendiente o frenar para recargar la batería. En apenas dos años de actividades Bobber Motor Cycle SAS ya tiene presencia en Cali y Cartagena, y muy pronto empezarán a comercializar el producto en Barranquilla y Ecuador, y avanzan en negociaciones con potenciales clientes, España y Estados Unidos. “Siempre soñé con ser empresario para no tener que cumplir horarios ni trabajar para otros, pero la vida me enseñó que no funciona así; hoy me dedico las 24 horas del día a sacar adelante mi empresa, hasta dormido pienso en Bobber, trabajo para mi esposa y mi hijo y para aportar a la generación de empleo en el país”, dice Francisco con la pasión característica del emprendedor nato.
Negocio + calidad de vida

A partir de las investigaciones de mercado que realizó Francisco pudo determinar el enorme potencial de su negocio. “En Europa se comercializan alrededor de un millón de bicicletas eléctricas al año, solamente en Colombia ruedan cerca de 11 mil y en Estados Unidos este mercado vale 6.1 billones de dólares”.

Estas cifras, junto con el propósito de contribuir a mejorar la calidad de vida de los millones de colombianos que sufren las ineficiencias de los sistemas masivos de movilidad, son los motores que mueven su entusiasmo. En su modelo de negocio contempla la realización de alianzas con fondos de empleados y empresas privadas para facilitar la adquisición de los vehículos con el subsidio de transporte, que serviría para cubrir la cuota de amortización.

El valor de sus bicicletas oscila entre un $1.500.000 y $3.200.000 dependiendo del modelo, pero por compras masivas se pueden manejar precios más módicos. Este plan ya lo implementó con sus propios trabajadores y con muy buenos resultados. “Salen de la puerta de su casa a la puerta de la fábrica, no llegan tarde, pueden dormir más horas y los fines de semana salen a pasear”, dice con una sonrisa de satisfacción.