La carta de navegación financiera

El análisis de los estados financieros básicos permite anticipar posibles inconvenientes en la operación, proponer correctivos y replantear nuevas opciones estratégicas. Por: Mauricio Díaz Young, Miembro Comité de Tesoreros. El análisis financiero es un ejercicio fundamental para proyectar los negocios en el largo plazo y en esa medida requiere de una mayor rigurosidad. El primer punto a tener en cuenta es efectuar una lectura comparativa del Balance General y el Estado de Resultados, pero incorporando los informes de periodos anteriores para establecer la tendencia que muestra la empresa en su operación. Otro factor importante es el análisis del entorno que rodea la empresa, su medio ambiente, el sector industrial o comercial al que pertenece y las variables económicas del país en el que opera. Los expertos recomiendan efectuar la lectura vertical y la horizontal de los informes financieros. En la lectura vertical, bien sea del PyG o del Balance General, se comparan las cuentas relacionadas con el total o el subtotal del mismo estado, a lo que se denomina cifra base. Por ejemplo, se puede tomar cada una de las cuentas del activo y calcular su participación porcentual respecto a un gran total de activos, con ello podríamos determinar cuánto pesa en términos porcentuales la cuenta de inventarios y la cartera por cobrar dentro del total del activo corriente. Si se hace el ejercicio en la columna de los pasivos, se podrá determinar el peso del endeudamiento de corto plazo (a menos de un año) por ejemplo con proveedores, sobre el total del pasivo. De esta forma se estaría evaluando la relación entre la deuda con proveedores con el las cuentas por cobrar a nuestros clientes. Si elaboramos el análisis vertical para el estado de resultados, los diferentes conceptos o cuentas de este estado financiero se relacionan o se comparan con respecto a las ventas netas para calcular su participación porcentual. Para efectuar la lectura horizontal lo más importante es tener información de por lo menos dos períodos para lograr determinar las variaciones y tendencias, tanto porcentuales como en valores. De acuerdo con lo anterior, entrar a definir las variaciones más significativas y determinar las causas que las originan, para tomar las acciones correctivas o de sostenimiento. Cuando se está efectuando tanto el análisis vertical como el horizontal, debemos centrar nuestra investigación en las ‘banderas rojas’ o aquellas cuentas que presentan un comportamiento inusual de aumento o decrecimiento. Estas señales podrían ser alarmas que invitan a efectuar correctivos de manera proactiva. Surtida la fase de las lecturas, procedemos a establecer los diferentes indicadores financieros: endeudamiento, rentabilidad neta, rentabilidad operacional, rotación de cartera, entre otros. De esa forma se puede determinar la tendencia en la eficiencia de la operación, la solvencia crediticia, la rentabilidad del capital y la forma en que se invierte el capital disponible.
Algunos indicadores para tener en cuenta:

Indicadores de liquidez, que permiten apreciar la capacidad del negocio para atender sus compromisos inferiores a un año. Estos son algunos de los básicos:

La razón corriente = total activos corrientes / total pasivos corrientes.
La prueba ácida = (total activos corrientes – total inventarios) / total pasivos corrientes.
Capital de trabajo = total cartera clientes + inventarios.
Capital neto de trabajo = total activos corrientes – total pasivos corrientes.

Indicadores de actividad, que permiten apreciar si una empresa es eficiente en el empleo de los recursos propios de la operación del negocio, trabajando con el mínimo de inversión y logrando el máximo rendimiento de cada uno de dichos recursos. Calcule los de su empresa siguiendo estas fórmulas:

La rotación de cartera = (ventas a crédito / promedio cartera) = veces.
Días cartera = 360 días / rotación de cartera en veces.
La rotación de inventarios = (Costo de ventas / promedio inventarios) = veces.
Días inventario = 360 días / rotación de inventario en veces.
La rotación de proveedores = (compras a crédito / promedio cuentas por pagar) = veces.
Días proveedores = 360 días / rotación proveedores en veces.

Indicadores de endeudamiento, que sirven para analizar la bondad de la política de financiación de una empresa, su grado de endeudamiento, su capacidad para continuar endeudándose, la correcta distribución de pasivos de acuerdo al plazo y el efecto del endeudamiento sobre la utilidad de cada período. Evalúe su endeudamiento con estas propuestas:

El nivel de endeudamiento = = total pasivos / total activos.
La concentración de la deuda a corto plazo = total pasivos corrientes / total pasivos.
La cobertura de intereses = utilidad operacional / intereses pagados.

Indicadores de actividad permiten apreciar el adecuado manejo de los ingresos, costos y gastos y la consecuente habilidad para producir utilidades. Analice cómo va la rentabiidad de su empresa con estas fórmulas:

El margen bruto = Utilidad bruta / ventas.
El margen operacional = utilidad operacional / ventas netas.
El margen neto = utilidad neta / ventas netas.
El rendimiento del patrimonio = utilidad neta / patrimonio.
Rentabilidad del activo = Utilidad operativa / total activos de operación.
Ebitda = ventas – costo de mercancía vendida – depreciaciones y amortizaciones – gastos de administración y ventas = resultado operativo antes de intereses e impuestos.