La cultura en el bolsillo

Una estudiante de administración de empresas y bailarina unió sus intereses a los de un alumno de ingeniería de sistemas para fundar una empresa especializada en el desarrollo de aplicaciones para el sector cultural. La solución móvil para la Feria de Cali es la muestra de que van por buen camino. Peewah, un precioso término caribeño con el que se conoce el tradicional chontaduro, fue la puerta de entrada de la Feria de Cali al mundo móvil. En 2013, un par de emprendedores unieron sus gustos e iniciativas en el dinámico salón del StarUp Café, el centro de emprendimiento de la Universidad Icesi, para darle vida digital a los diferentes eventos que se mueven en torno a la fiesta más importante de la capital vallecaucana. La bailarina Luisa Cantillo, estudiante de administración y mercadeo internacional, y Camilo Sacanamboy, alumno de ingeniería telemática y de sistemas, decidieron que los visitantes tenían el derecho de conocer toda la información de la Feria de manera gratuita y lanzaron la primera versión de la aplicación en el 2013. Con los excelentes resultados en la mano, los emprendedores obtuvieron de Corfecali un rotundo sí para desarrollar la segunda versión de la aplicación en el 2014 y ya están definiendo las novedades de la versión 2015. Gracias al acompañamiento del equipo del StartUp Café lograron diseñar un modelo de negocio con el que aspiran ser rentables muy pronto, y además generaron los contactos con las directivas de la Corporación Feria de Cali. Los ingresos de Peewah se originan en tres tipos diferentes de pauta publicitaria. La primera es la presencia de marca en activaciones como concursos online o videos, la segunda es la promoción de productos específicos en la plataforma y la tercera es la experiencia. Esta última es la más novedosa porque permite que los patrocinadores tengan visibilidad a través de diferentes recursos como las plantillas o marcos de fotos que las personas seleccionan para sus imágenes y luego envían o comparten por medio de las diferentes redes sociales. El contenido es una fortaleza de la aplicación, ya que incluye programación, datos de contactos, rutas para llegar a los diferentes escenarios y galería de imágenes en las que todos los usuarios pueden publicar imágenes. La interacción, precisamente, es otra de las herramientas vitales porque, de acuerdo con los emprendedores, hace que los usuarios se sientan cercanos al evento y puedan ser partícipes de él por medio de las funcionalidades que les ofrece la solución.
Actualmente, se encuentran evaluando las posibilidades de crear una aplicación para el Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, que también se lleva a cabo en Cali.
Llegar a este punto, sin embargo, no ha sido fácil. Estos jóvenes confiesan que su mayor reto ha sido volverse diestros en el área comercial, algo que no habían explorado durante sus años universitarios y que se vieron obligados a aprender para sacar adelante su negocio. Su recuento de logros es el estandarte con el que Peewah mira hacia el futuro. Sus fundadores, que hoy trabajan con dos personas más, quieren expandir su radio de acción. Su línea de negocio principal será apostarle a desarrollar herramientas tecnológicas para los más importantes eventos culturales del país. Paralelamente, seguirán creando aplicaciones móviles a la medida para clientes de otros sectores, su segundo grupo objetivo. Cuando se habla de innovación y emprendimiento, los fracasos siempre forman parte del historial previo al éxito pero en el caso de Peewah arrancaron con el pie derecho y piensan subirlo muy alto.