Las cifras hablan bien de Cali

Esteban Piedrahita Uribe Presidente Cámara de Comercio de Cali Cuando las cifras económicas y sociales de un país o una ciudad salen mal, la culpa se la achacan al gobierno; cuando salen bien, culpan a las cifras. Después de varios años de resultados malos o mediocres en materia económica, Cali y el Valle muestran, en los últimos tiempos, sensibles avances que ojalá puedan reconocer quienes creen en la validez de los números solo cuando sirven para pregonar el desastre. De acuerdo con los registros del Dane, en abril pasado Cali cumplió 22 meses seguidos incrementando el empleo y en los últimos 42 meses, solo en 2 ha caído el número de ocupados en la ciudad. Entre abril de 2013 y el mismo mes de 2015, Cali lideró la creación de empleo entre las 5 capitales más importantes del país. En ese lapso, el número de ocupados en la ciudad aumentó en 127.000 (un 12,1%, frente a un crecimiento poblacional estimado del 2,3%) y el número de desocupados se redujo en 32.000 (un 15,7%). Y no solo hay más empleos, sino que son de mejor calidad. La tasa de informalidad en la ciudad bajó de 54% en 2009 a 47% en 2014, lo que confirma una tendencia favorable. Según los resultados más recientes de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta de la Andi, en febrero pasado el Valle acumuló 14 meses seguidos de crecimiento industrial. Mientras en el primer bimestre del año la producción de la industria colombiana cayó un 2,7% frente a igual período de 2014, la del Valle subió un 7,4%. A pesar de la fuerte revaluación del peso, la producción industrial del Valle (y el Norte del Cauca) aumentó un 3,6% por año en promedio entre 2003 y 2013, más rápido que Antioquia, Santander y Bogotá y ligeramente por debajo de Atlántico. Se habla mucho de la desindustrialización en Colombia, pero el peso de la industria en el PIB del Valle escasamente varió entre 2003 y 2013. Aunque la noticia de la partida de Mondelez es sin dudas lamentable, la agencia de promoción de inversiones InvestPacific, reporta que desde 2011 han llegado a la región 19 nuevas empresas del sector real y 23 de los sectores comercio, turismo y servicios, todas de capital extranjero. Compañías de Francia, Estados Unidos, India, Brasil, España, Holanda, Suecia, Singapur, Chile, México, Canadá, Uruguay, Reino Unido, Trinidad y Tobago, Austria, Guatemala y Japón, están apostándole al crecimiento del Valle. Por los lados del consumo, las noticias también son buenas. Durante los primeros cuatro meses de este año, el número de vehículos nuevos vendidos en el departamento registró un aumento del 7% frente al año anterior. En Bogotá (-11,6%), Bucaramanga (-7,8%) y Antioquia (-2,5%) las ventas de automóviles cayeron, y en Barranquilla crecieron un 2,4%. Durante los últimos 10 años, la economía vallecaucana creció por debajo de las de los otros grandes departamentos del país, en parte porque fue, de entre éstas, la menos beneficiada por el auge minero-energético. Sin embargo, en un nuevo panorama de petróleo más bajo y dólar fuerte, Cali y el Valle, que cuentan con el segundo tejido empresarial más complejo y la canasta exportadora más diversa de Colombia, así como una conectividad cada día mejor con el Pacífico y el mundo, tienen todas las condiciones para capitanear el crecimiento económico del país. Esteban Piedrahita Uribe Presidente