Las inversiones nos unirán

Los colombianos no son grandes ahorradores y solo los que tienen grandes capitales creen en la diversificación, pero actualmente se hacen esfuerzos para que los países de la Alianza del Pacífico se conviertan en un mercado regional de Fondos de Inversión Colectiva. Colombia es un país con una clase media ascendente que tiene necesidades de financiación productiva, pero los ciudadanos no cuentan con la suficiente educación para tomar las mejores decisiones con respecto a sus inversiones. De hecho, su ahorro total bruto solo alcanza el 2% y el 58% carece de experiencia como inversionista. Esta situación promueve la proliferación de las denominadas ‘pirámides’ que han provocado pérdidas para más de 500 mil colombianos y un total de $3 billones en recursos estafados. En tanto que el sector productivo requiere unos $40 billones para impulsar su reconversión. Estas son las conclusiones de Leopoldo Romero, presidente del consejo directivo de la Asociación de Fiduciarias de Colombia. Durante el tercer congreso de esa entidad, realizado el 11 y 12 de junio en el Centro de Eventos Valle del Pacífico con el apoyo de la Cámara de Comercio de Cali e Invest Pacific, el experto aseguró que se puede aprovechar el momento para repotenciar la industria de los fondos de inversión colectiva (FIC) que registraron un crecimiento del 13% entre 2011 y 2014. A pesar de que la cifra de ahorradores que conocen estos fondos (246 entidades en todo el país) disminuyó al pasar de 45% en 2012 a 34% en 2014, la uniformidad regulatoria y la construcción de confianza en torno a ellos allana el camino para consolidar las tres estrategias a futuro, que son: ofrecerle al mercado soluciones a la medida, mejorar la experiencia del cliente y promover el asesoramiento, promoción, educación y divulgación de la información que produce la industria para facilitar las decisiones de inversión. A lo anterior se suma el hecho de que en marzo de este año, según Jorge Castaño, Superintendente financiero de Colombia, el sistema financiero tuvo un crecimiento real anual de 8.15% en sus activos, motivado por el aumento de la cartera y el incremento de las inversiones. De un total de activos de $1.148,2 billones, $334.5 billones correspondieron a las fiduciarias. Aunque en ese mes la aversión al riesgo en los mercados internacionales aumentó y se reflejó en la desvalorización de los mercados de renta variable, el sector fiduciario concentró el 34.3% de las inversiones. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, quien envió un mensaje en video a los asistentes, se refirió a las reformas al mercado de capitales que entrarán en vigencia el tres de agosto próximo y al punto de inflexión que marcarán en la historia de los FIC porque llevarán los mejores estándares internacionales a la industria nacional de fondos. Destacó que la familiarización de los inversionistas con el nuevo esquema, gracias a la acción conjunta de Asofiduciarias y otros actores, se produjo sin traumatismos. De acuerdo con el funcionario, en adelante tanto la industria como los inversionistas tendrán diferentes ventajas. La primera es que se ofrecerán mayores niveles de seguridad al contar con una custodia independiente. La segunda es que se autorizará de una forma más rápida y ágil la creación de fondos, especialmente los de baja complejidad. La tercera es que va a haber nuevas oportunidades para jugadores especializados, se segmentarán actividades y se diferenciarán los actores en la gestión, distribución o administración de fondos. “El inversionista tendrá una mayor oferta de productos porque en la medida en que el trámite de aprobación sea más ágil, surgirán nuevos jugadores en el mercado. Habrá más espacio para la innovación y el diseño de nuevos proyectos. Además, vamos a poder lograr que más empresas, en especial las pequeñas y medianas, puedan utilizar este mecanismo como fuente de financiamiento”, afirmó Cárdenas y resaltó que las nuevas medidas garantizarán que una gran cantidad de inversionistas pequeños acceda al mercado de capitales colombiano. De cara al Pacífico El mercado de FIC en el país es aún incipiente. Mientras en Colombia solo un 2% invierte hoy en estos fondos, en Chile el porcentaje llega a 10% y en Estados Unidos, a 30%. Los activos que se manejan a través de ellos representan el 6% del PIB nacional, el 15% del chileno y el 77% del estadounidense. En el país austral, que solo tiene 17 millones de habitantes, cerca de 1.600.000 personas tienen estas cuentas. En Colombia la cifra solo llega a 913.000. La creación de la plataforma Mercado Integrado Latinoamericano fue un primer paso para explotar ese potencial. No obstante, según Juan Carlos Botero, Chief Information Officer de Sura Investment Management Colombia, existe “descoordinación en los mensajes cuando se reciben de los diferentes países con respecto a cómo se consume el servicio, qué riesgos operativos se generan y por qué es una buena alternativa”. Por esta y otras razones, el Ministerio de Hacienda le apuesta a internacionalizar la industria de fondos. El objetivo es convertirla en un nuevo motivo de integración de los miembros de la Alianza del Pacífico (AP) que son Chile, Perú, México y Colombia. Así se lograría que del mercado bursátil se trascienda a un escenario que abarque todo el mercado de capitales. Los representantes de la misma cartera de estos países ya han avanzado en la tarea. “Queremos que haya un mercado regional de fondos de inversión, que uno que se cree en Colombia automáticamente tenga un pasaporte para los países de la AP, es decir que quede inscrito en ellos. También, que podamos hacer una homogeneización de los regímenes de inversión de inversionistas institucionales. Esto quiere decir que el mercado natural para ellos sería el regional y no el local”, manifestó el ministro. Así se podría buscar inversionistas en las naciones aliadas para FIC creados en Colombia, por ejemplo. A mediano plazo la meta es lograr la eliminación de arbitrajes tributarios y cambiarios. Eso permitirá, explica Cárdenas, establecer estándares regulatorios y en materia de supervisión. Los fondos de baja complejidad son los que primero se someterían al nuevo esquema que, además, busca atraer inversión extranjera por parte de quienes prefieren fondos de diversificación natural. Por ahora, el paso siguiente es la expedición de un decreto que permita la creación de una comisión asesora con representantes del sector a nivel nacional que dé orientaciones para que, como dijo Botero, “la AP se convierta en una región autónoma en el allocation de los fondos globales” y el sueño del mercado regional de fondos de inversión sea una realidad.