Llegó diciembre con sus negocios

Con los villancicos, los buñuelos y las novenas llegan también los regalos. Por eso, las fiestas de fin de año se convierten en las mejores aliadas del comercio caleño para incrementar sus ventas. “ …Arbolito lindo de Navidad, qué me vas a dar”, dice el estribillo de una de las canciones más guapachosas de la época decembrina. Y eso lo entienden muy bien los comerciantes, que cada año se preparan para sacarle el mejor provecho a esta temporada. Nuevos productos, más personas para atender sus puntos de venta, una decoración llamativa, y hasta grupos de baile y canto para atraer público a sus tiendas, forman parte de sus estrategias. En Navidad hay más dinero circulante porque muchos reciben la esperada prima, pero sobre todo hay más disposición para gastar. Esta fiesta es para todos, aunque hay algunos sectores que se benefician más que otros: los centros comerciales, restaurantes, hoteles, y las misceláneas de barrio, están en la lista. Este es el caso del Centro Comercial Unicentro de Cali, en donde la administración diseña unos planes o paquetes navideños a los cuales las tiendas pueden vincularse con patrocinio. En contraprestación reciben publicidad en las pantallas de la ciudadela comercial, y estrategias publicitarias mediante volanteo o mailing. La idea es que las marcas se vinculen con las novenas y todas las actividades que se realizan entre el 15 y el 23 de diciembre, fechas en que se rezará la novena. Además programaron una jornada de horario extendido el 23 de diciembre hasta las 10 de la noche. Otros beneficiados Otros de los sectores que se mueve es el de los hoteles. Aunque como lo señala Nubia Gaona, directora de Cotelco Valle, no se observa un pico en ocupación. “Lo que sí vemos es el retorno de mucho inmigrante, pero ellos vienen al hotel mamá”, sostiene. Ocupar las habitaciones en diciembre requiere entonces de más creatividad, por eso los 65 hoteles organizan promociones como una quinta noche gratis, o las espectaculares fiestas de San Silvestre con cena y orquesta incluidas. Las misceláneas de barrio también se benefician de la temporada. Ellas son el salvavidas de muchos compradores que hicieron mal sus cuentas y necesitan un regalo más para completar su bolsa de Papá Noel. Y como dice el adagio popular: la unión hace la fuerza. Al igual que en los centros comerciales, estos establecimientos también pueden organizarse para atraer gente a sus locales con la celebración de novenas, y la presentación de grupos musicales. Aquí el esfuerzo es mayor pues deben concertar con las autoridades locales para el cierre de calles, en caso de ser necesario. De esta manera todo el comercio se viste de Navidad: almacenes de decoración, regalos, ropa y calzado, comida y hoteles. La lista es larga, y aunque se trata de una celebración, en esencia, religiosa, lo cierto es que diciembre se convierte en la mejor oportunidad para hacer sonar la caja registradora.
Especialistas en Navidad

Pero si bien es fácil entender que los negocios deben vestirse de Navidad para vender más, ¿qué hacen las tiendas especializadas como Navilandia durante el resto del año? “Nos concentramos en la producción durante los primeros nueve meses del año”, responde Fernando Rúa, director administrativo de esta empresa caleña.

Durante estos meses realizan investigación en diferentes países del mundo para ver cuál es la tendencia que se marcará en la temporada. También desarrollan algunos show rooms con sus clientes mayoristas para determinar los pedidos que se deben trabajar en materia de decoración, y árboles. Cuando llega septiembre se abren las puertas de los locales en Cali y Medellín, y personal pasa de 60 a 140, especialmente madres cabeza de hogar en condiciones de vulnerabilidad, con grandes talentos para embellecer la Navidad de los colombianos.